Público
Público

Frank Spotnitz, creador de ‘Los Medici’: “No es ningún secreto que hemos inventado ciertas cosas”

Esta producción italiana se encuentra en el ecuador de su emisión en España (dos capítulos cada martes en Movistar Series). De su desarrollo, particularidades y futuro hemos hablado con Frank Spotnitz a su paso por Madrid con motivo del Festival de Series que se celebra este fin de semana en la capital.

Frank Spotnitz, creador de la serie de 'Los Medici'

MARÍA JOSÉ ARIAS

MADRID.- Los Medici. Señores de Florencia es un drama histórico familiar y político en el que, aunque se basa en una familia que existió y ascendió durante los siglos XV y XVI, ficción y realidad van de la mano alternándose al servicio de la historia. Con Dustin Hoffman en el papel del patriarca, Giovanni, y James Madden como su hijo y sucesor, Cosimo, la serie parte de lo que los angloparlantes llaman un What if…? Y este ‘¿qué pasaría’? no es otro que la muerte por envenenamiento de Giovani.

Spotnitz explica que este planteamiento ha hecho que Los Medici se abra a un grupo mucho más amplio de espectadores. Y la apuesta ha sido acertada vistos los resultados en su estreno italiano. Aún compitiendo con la Liga de Campeones consiguió un 30%. Tal es la confianza en la serie que los productores dieron luz verde a una segunda temporada antes de estrenar si quiera la primera. Seis meses reconoce su creador y guionista que llevan trabajando en la nueva tanda de episodios.

De momento, la primera temporada, compuesta por ocho capítulos, cumple holgadamente su propósito como una serie que no deja de ser un drama político y familiar sobre unos personajes que existieron en la realidad. La investigación de la muerte de su padre es el arranque, pero hay más, como ese mecenazgo que los Medici ejercieron durante los siglos XV y XVI contribuyendo a la alimentación de una época dorada para el arte italiano y mundial. De ahí que en escena aparezcan grandes artistas como Donatello y Michelangelo, que se cruzan en la vida de Cosimo. De todo esto y alguna cosa más, como Expediente X –serie en la que ha trabajado- hablamos con Spotnitz en su hotel madrileño antes de acudir al Festival.

¿Por qué los Medici? ¿Por qué Cosimo y no Giovanni?

La respuesta sencilla es que hemos hecho Los Medici porque quería escribir una serie sobre los Medici ya que nunca había hecho un drama histórico anteriormente. Sí, hice The Man in the High Castle, pero esa era ficticia, esto [por Los Medici] sí que ocurrió. Así que me documenté mucho sobre los Medici porque no sabía quiénes eran. Sabía que tenían que ver con el arte pero no entendía cómo funcionó, en definitiva, la historia de la civilización occidental. Empecé a leer muchos libros junto con mi colega Nicholas Meyer, que escribió conmigo los primeros episodios, hablé con historiadores y empecé a averiguar cómo empezar la historia.

Un comienzo emocionante habría sido con Lorenzo el Magnífico, que tiene una vida fantástica, así que pensamos que teníamos que empezar próximos al principio de la saga, con Giovanni. Pero no podíamos encontrar drama suficiente en la vida de Giovanni. De repente se nos ocurrió la idea de preguntarnos qué pasaría si fuese asesinado, realmente no estamos del todo seguros de que haya sido así. Pero si hubiera sido asesinado se crea una veta en la historia que nos permite hablar de quién era Giovanni, pero también convertirlo en un misterio de asesinato y en la saga de una familia que intenta entender quién mató a su padre. Esto abre mucho la historia porque estarían interesadas personas que no están interesadas en los Medici.

Menciona el hecho de arrancar la serie con una premisa que no es cierta pero podría serlo, ¿qué parte de la historia que se cuenta en la serie es real y qué parte ficción?

Una de las cosas que me sorprendieron haciendo este drama histórico es hasta qué punto la ficción tiene que desempeñar un papel porque en realidad hay muchas cosas que no sabemos. Entonces, tenemos que trabajar con lo que tenemos, interpretarlo y hacer drama con ello. Y, bueno, la historia y los datos son insuficientes. Por ejemplo, de Contessina, la mujer de Cosimo, sabemos algunas cosas sobre ella pero hay otras muchas que no sabemos. Sin embargo tenemos que hacer un historia en la que es un personaje principal, tenemos que encajar las piezas del puzzle e imaginarlo y decir, ‘bueno, esto es coherente con lo que sabemos’. Lo mismo puede decirse sobre muchos personajes en esta saga.

Yo diría que el drama está en que es una mezcla de hechos y de ficción, hay que comprimir todos estos eventos para convertirlos en una historia que la gente entienda y esté interesada, porque dura ocho horas, al fin y al cabo. Y lo que es cierto para nosotros es lo que creemos que representa la familia Medici para las artes modernas. Porque hay que interesarse por esta historia. No es ningún secreto que hemos inventado ciertas cosas, comprimido otras, creado personajes… pero yo espero que si a la gente le gusta esta serie al final vayan y lean la historia real y se den cuenta de hasta qué punto es diferente lo que hemos creado y entiendan porqué lo hemos cambiado.


Llama la atención que el gran nombre de esta serie sea Dustin Hoffman como Giovanni y que su personaje muera nada más arrancar el piloto. Pero entonces entran en juego los flashback, ¿era un recurso que ya tenían decidido usar o lo incorporaron cuando contrataron a Hoffman?

Nos cachondeábamos bastante de que íbamos a contratar a Hoffman y le íbamos a matar en seguida. La gente iba a decir ¿cómo? Pero la verdad es que Nick y yo nos alimentamos de dos películas. Una, El Padrino, por razones obvias. Es otra saga familiar enorme y El Padrino II, para mí, es una obra maestra en cuanto a cambios de tiempo, cómo va hacia delante y hacia atrás entre Al Pacino y Robert De Niro. Eso nos inspiró mucho en cuanto a la estrategia narrativa con Giovanni. La otra película en la que nos inspiramos, no es sorpresa, es Amadeus, porque es otra historia histórica de ‘qué habría pasado si…’. ¿Qué pasa si Salieri hubiese matado a Mozart? Da igual, se trata de entender la relación entre Salieri y Mozart mejor de lo que ocurrió realmente.

En ‘Los Medici. Señores de Florencia’ hay cierto aire teatral en algunas escenas. Por ejemplo, la presentación de los personajes de Donatello y Brunelleschi, ¿es algo intencionado o está propiciado por la época, los ropajes…?

Es una discusión que tienes con el director, con el diseñador de vestuario, etcétera. Y la verdad es que caracterizar genios en un drama histórico es muy difícil. Es muy difícil ver a Donatello y Brunelleschi en la pantalla y creerse que son genios. Si los ves en la vida real no piensas que son genios porque en realidad son personajes mucho más grandes que la realidad y tienes que convertirlos en algo así al contar la historia. Y parte de lo que hacen estos personajes es que se anuncian a sí mismos como genios. Cuando Cosimo se encuentra con Donatello le dice ‘bueno, dibujas muy bien, pero no tan bien como yo’. Y Brunelleschi entra y dice ‘yo soy un genio de mi tiempo’. Y te lo crees, te lo terminas creyendo porque se anuncia muy bien a sí mismo como genio. Ahora estamos trabajando en la segunda temporada y vamos a introducir a Botticelli, Michelangelo, Leonardo Da Vinci y entonces digo, ‘cómo hago que sean creíbles’. No es fácil.

Menciona que están trabajando ya en una segunda temporada. Es decir, que no han esperado al estreno, que, por otro lado, ha sido abrumador en Italia con un 30% del share y buenas críticas.

La verdad es que sorprendentemente comenzamos a trabajar en la segunda temporada hace seis meses. Había mucha confianza en la serie, con nuestros socios italianos, la RAI, pero nadie se esperaba el éxito brutal de la serie, es mucho mayor de lo que nadie había previsto. Realmente ha tocado la fibra de muchas personas y a mí me emociona mucho. Reivindica la decisión de empezar a trabajar hace seis meses.

Habiendo empezado a trabajar ya en la segunda temporada antes del estreno de la primera, ¿tienen pensado hasta dónde creen que puede llegar ‘Los Medici’? ¿Tienen un plan trazado?

Es una buena pregunta, debería tener un mínimo de tres temporadas. Lo que ha estado muy bien trabajando con Lux Vide y con la RAI es que hemos pensado: ‘¿Qué es mejor desde el punto creativo?’. Hemos contado la historia de Cosimo y Giovanni en la temporada uno y ahora en la dos vamos a saltar hacia delante veinte años en el tiempo a cuando Lorenzo el Magnífico es joven. Entonces el plan es que las temporadas dos y tres sean la saga de Lorenzo. Ahí se puede parar. Ahora, si el público quiere ver más y saber más, la saga de los Medici da para más, está Alessandro, está Catalina… En fin, hay muchos más personajes y cosas increíbles que ocurren. Yo creo que vamos a ver cómo van las cosas para decidir cómo seguimos.

¿Dónde han rodado? ¿Pudieron trabajar en escenarios reales de Florencia?

Esto es lo increíble. Cuando me encontré con Luca Bernabei de Lux Vide me dijo ‘queremos hacer esta serie sobre los Medici’ y me contó que él pensaba que Italia estaba cambiando, que el Gobierno había cambiado, que era una nueva época y que quería hacer una serie italiana que representase lo mejor que ha tenido Italia y que anunciara que Italia forma otra vez parte de Europa. Me dijo que íbamos a tener la mejor dirección de vestuario, de escenarios, de producción y así ha sido. Hemos rodado en Florencia, en el Duomo, en el Baptisterio… Hemos tenido un acceso increíble. El propio alcalde me hizo una ruta. Hemos estado en pueblos de la Toscana que tienen el mismo aspecto que en el siglo XV. Hay mucha imagen por ordenador en la serie, pero también hay muchos planos que son tal cual, limpios, sin generación por ordenador y la verdad es que tienen aspecto del siglo XV. Montepulciano, Pienza... Fue increíble, un privilegio.

Actualmente está involucrado en cuatro proyectos: Los Medici, The Man in the High Castle, Ransom y The Indian Detective, ¿cómo funciona la cabeza de un creador de series para estar en tantas historias a la vez? ¿Hay que ser un genio?

No, no funciona como un genio. Yo es que crecí viendo demasiada televisión, demasiadas películas y me encanta cualquier tipo de historia de manera que para mí es emocionante hacer un drama histórico, hacer ciencia ficción, hacer comedia, crimen por episodios… El desafío es encontrar los colaboradores correctos que te ayudan a hacer tu trabajo y con los Medici hemos tenido colaboradores excelentes. Y cuando consigues eso, haces tu trabajo bien y ellos lo mejoran haciéndolo mejor de lo que tú puedes hacerlo, pero tienes que hacer tu trabajo inicialmente para ellos lo puedan hacer también. Es mucho, es cierto que es mucho, pero ha tenido su recompensa.

Usted es parte responsable de la existencia de una serie como ‘Expediente X’. Como parte implicada en su creación, ¿puede decirnos si habrá más temporadas?

Sí, sí, claro. En mi tiempo libre voy a hacer otro Expediente X (risas).