Público
Público

El historiador Andy Durgan rescata del olvido a los milicianos del POUM

Durgan acaba de publicar 'Voluntarios por la revolución. La milicia internacional del POUM en la Guerra Civil española' (Laertes), un volumen que pone nombres y apellidos a los brigadistas internacionales que lucharon contra el fascismo.

Andy Durgan,  Lourdes Prades i Marià de Delàs, durant la presentació del llibre.
Andy Durgan, Lourdes Prades y Marià de Delàs, durante la presentación del libro. @Sidbrint

En 1994 Ken Loach contactó con el historiador británico Andy Durgan para que le asesorara con Tierra y libertad (película que se basa en el Homenaje a Catalunya de Orwell). A partir de ese momento, el interés de Durgan por el POUM empezó a fermentar, porque si bien este libro de Orwell es muy leído, se sabían muy pocas cosas de los brigadistas internacionales que aparecen, la mayoría de los cuales eran obreros antifascistas.

Ahora, después de años de investigaciones, Durgan, especialista en el comunismo no estalinista en la España de la II República y la Guerra Civil, acaba de publicar Voluntarios por la revolución. La milicia internacional del POUM en la Guerra Civil española (Laertes). Un volumen extenso, riguroso y exhaustivo que se presentó el pasado 19 de mayo en la Biblioteca del Gòtic de Barcelona, que lleva el nombre de Andreu Nin.

Hacer la presentación en la biblioteca que lleva el nombre de Andreu Nin, político marxista revolucionario y uno de los fundadores del POUM, no fue una decisión al azar, y es que en este espacio es donde estaba el Hotel Falcon, que alojó a los primeros brigadistas que provenían de Alemania, Inglaterra, Italia u Holanda, todos unidos por el entusiasmo político de acabar con la guerra y plantar cara al fascismo. E ironías —algo sórdidas— de la historia, el antiguo Hotel Falcon que había sido sede del comité militar del POUM, poco después se reconvirtió en un centro de encarcelamiento de presos políticos.

Los encargados de presentar el libro de Durgan fueron Lourdes Prades, jefa del CRAI Biblioteca del Pabelló de la República (uno de los archivos más importantes del mundo sobre la Segunda República, la Guerra Civil, el exilio, el franquismo y la Transición española ), y el periodista Marià de Delàs. Como señaló Prades, uno de los principales retos de Durgan en este volumen ha sido resumir qué fueron las brigadas internacionales y poner nombres y apellidos a todas estas personas que luchaban contra regímenes totalitarios y que estaban unidas por un firme compromiso antifascista y una insólita solidaridad internacional.

Durgan: "Sobre sus milicianos se han esparcido muchas mentiras"

En este sentido, los protagonistas de Voluntarios por la revolución. La milicia internacional del POUM en la Guerra Civil española, por sólo citar algunos, son Margaret Zimbal (1916-1936), una joven alemana que en 1933 huyó de su familia pronazi y se fue a Mallorca, y que murió en el frente con veinte años; o Georges Kopp (1902-1951), el comandante de Orwell, que sin tener experiencia militar acabó haciendo de agente doble.

Para Durgan, que ha estudiado muy a fondo la historia del movimiento obrero en el Estado español, "el POUM no era desorganizado", y uno de los temas que aborda en el libro es la represión que sufrió el Partido Obrero de Unificación Marxista. Dentro de un contexto de represión, "a los del POUM les llamaban fascistas, desertores o nazis, también borrachos, delincuentes o trotskistas, por eso cuesta mucho encontrar a los militantes del POUM en los registros. Muchos miembros del POUM fueron acusados de fascistas, y sobre sus milicianos se han esparcido muchas mentiras".

Un moment de la presentació del llibre de Durgan a Barcelona.
Un momento de la presentación del libro de Durgan en Barcelona. L. Penelo

Las descalificaciones y acusaciones de traición contra los milicianos del POUM se perpetuaron y quedaron reflejadas en los libros de historia, por eso Durgan considera que "toda esa gente necesitaba ser puesta en contexto, ser rescatada". Según Delàs, "la izquierda revolucionaria siempre ha sido minoritaria y hay falta de rigor respecto a ella. Por eso el libro de Durgan era tan necesario y evidencia la extraordinaria movilización internacionalista que hubo en tiempos de la República y la Guerra Civil. Buena parte de esos milicianos eran gente de la clase trabajadora, gente del campo". Pero, también estaba lo que se llama turismo bélico, apuntó Prades, una gente que cuando caían las bombas, volvían a casa.

Delàs: "La izquierda revolucionaria siempre ha sido minoritaria y hay falta de rigor respecto a ella"

Y mientras se desarrollaba el acto, en la Biblioteca del Gòtic, aparecieron los hijos de George Orwell y de Kopp, redondeando una presentación a la que asistieron un centenar de personas. El hijo de Orwell, aparte de felicitar a Durgan por el trabajo realizado, aseguró que "pondremos todo nuestro esfuerzo para encontrar una editorial que publique este libro en el mercado anglosajón". Y es que el interés de los estudiosos británicos y de otros historiadores de todo el mundo respecto a la Guerra Civil se explica porque hay que tener presente que se trata de uno de los grandes acontecimientos del siglo XX, y que fue el preludio de la Segunda Guerra Mundial.

En este contexto, uno de los valores añadidos de Voluntarios por la revolución. La milicia internacional del POUM en la Guerra Civil española, como observa Delàs, es que el libro se aleja de "exaltaciones épicas y de juicios de valor, para recuperar para la memoria colectiva, para rescatar del olvido, con nombres y apellidos, la valiosa, sacrificada y silenciada contribución de los milicianos extranjeros en la defensa de la clase trabajadora".

"Se trata de un trabajo extraordinario sobre una insólita movilización internacionalista, con la atención puesta en uno de los aspectos más ocultos y deformados, concretamente en los cientos de milicianos que se alistaron en las filas del POUM, un partido convertido en objeto de calumnias y en víctima de la represión por su defensa de la revolución social y las críticas contra la política de Stalin", concluyó Delàs.