Público
Público

Informer 'Informer', la serie que te cuenta la trastienda de la lucha contra el terrorismo

‘Informer’ fue, junto a ‘Bodyguard’, uno de los grandes títulos seriéfilos que la producción británica regaló a los espectadores la pasada temporada. Nominada al BAFTA, llega a España de la mano de Filmin y, como aquella con la que la compararon en su día, está a la altura de las siempre peligrosas expectativas.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 3

Protagonistas de 'Informer'

Bajo el sello de la BBC y con dos creadores noveles pero con un tremendo potencial a los que conviene seguir la pista de cerca, Informer se convierte a lo largo de sus seis episodios en un thriller trepidante en el que todo gira en torno a la relación de superioridad y sumisión que se crea entre un agente de una unidad antiterrorista con un bagaje con el que es difícil lidiar (Paddy Considine) y un joven de ascendencia paquistaní víctima de su condición social y racial (Nabhaan Rizwan).

Informer se convierte a lo largo de sus seis episodios en un thriller trepidante

Rory Haines y Sohrab Noshirvani dejan claro en su primer trabajo para la televisión que manejan a la perfección los ritmos de un género en el que es fácil pinchar y perder el interés del público sin un guion sólido y bien dosificado. Lo demuestran, entre otras cosas, usando el truco de comenzar cada episodio con unos minutos del juicio que avanzan, parcial y sesgadamente, cuál va a ser el final de su historia. Y lo hacen sembrando y alimentando la duda de quién será el tirador del que se habla en la corte y cuáles han sido sus motivaciones para llegar armado a esa cafetería londinense y abrir fuego.

Informer se entiende desde el punto de vista de una trama inmersa en un clima de amenaza terrorista permanente que sobrevuela a una sociedad, la británica, que ha sufrido el terror en carne propia en varias ocasiones. Al igual que en otras ciudades europeas, mientras los civiles intentan no pensar en ello y vivir el día a día, en la trastienda y casi en silencio, los agentes especializados en la lucha contra el terrorismo se levantan cada día con el objetivo de evitar el mayor número de víctimas posibles conscientes de que no podrán salvar a todos siempre.

Esta serie se adentra en la importancia que los informantes 
juegan en el entramado de una investigación policial

En ese juego de cazador y presa al que se enfrentan en su rutina diaria los investigadores, esta serie se adentra en la importancia que los informantes (o soplones, como se les llama de manera despectiva) juegan en el entramado de una investigación policial. Llegan donde el agente no puede. Tienen acceso a lugares y personas inalcanzables para las fuerzas del orden. Son cruciales, pero también hay que saber llevarlos. Como todo ser humano, cada cual tiene su propia motivación o presión para convertirse en un chivato.

Imagen del thriller 'Informer'

Decía Haines en unas declaraciones recogidas por las notas de producción facilitadas por Filmin a los medios que "la relación entre un confidente y su controlador es una de las claves sobre las que se construye la guerra contra el terrorismo desde el 11-S". Ese es el principal tema sobre el que se sustenta Informer, el contrario de colaboración que establecen Gabe Waters (Paddy Considine) y Raza Shar (Nabhaan Rizwan). El primero ve en el segundo una fuente en potencia a la que exprimir. Solo tiene que encontrar la clavija que ha de presionar para obligarle a "colaborar" con él. Cuando lo hace, no hay vuelta atrás para ninguno.

“El segundo gran tema de la serie es la identidad cultural", afirma Haines en su análisis

"El segundo gran tema de la serie es la identidad cultural, pues Raza, el protagonista, es un joven británico de origen pakistaní, y ese rasgo determina su participación en esta historia", continúa Haines en su análisis sobre de qué va y en qué contexto se mueve la ficción creada junto a Noshirvani. Y es que Raza no habría sido un candidato a informador perfecto de no haber sido por sus orígenes. De no ser de ascendencia paquistaní, habría dado igual que le encontrasen en posesión de drogas en un hospital cuando intentaba ayudar a una amiga. De hecho, es muy probable que de no ser por sus rasgos ni siquiera le hubiesen cacheado como ocurrió y nada de lo que pasó después habría tenido lugar. Es una idea muy presente en esta serie, los prejuicios y cómo se tiende a juzgar y condenar a una persona simplemente por una idea preconcebida.

Nacida con vocación de ir más allá de una sola temporada -aunque aún no se ha confirmado una segunda-, además del interés que puede nacer del planteamiento argumental de esta serie, uno de sus grandes alicientes son las potentes escenas de acción y tensión con las que cuenta en sus seis horas de duración. Aderezadas con una música muy bien elegida en cada ocasión, Haines y Noshirvani manejan a la perfección los tiempos del thriller, sabiendo muy bien cuándo el ritmo ha de ser más acelerado y cuándo más pausado. En cuanto a la dirección, está es obra al completo de Jonny Campbell, en cuyo currículum figuran títulos como Westworld, Doctor Who y Shameless, entre otros muchos trabajos.

El conocido actor británico Paddy Considine realiza un trabajo de auténtica orfebrería a la hora de construir tanto a Gabe como a ese alter ego fascista y violento llamado Charlie creado para infiltrarse en una complicada red que logró descabezar en sus años como agente encubierto y cuyas secuelas arrastra en la relación con su mujer Emily (Jessica Raine), su compañera Holly (Bel Powley) y con todo el mundo en general. De aquel tiempo es de donde extrae muchos de los consejos que le da a su nuevo recluta, Raza, un joven con un talento especial para sacar información y un fondo que no tienen el resto de los informantes de Waters. Al menos no los que se conocen en esta primera temporada que llega a Filmin y que ha colocado en el mapa al debutante Nabhaan Rizwan por su impecable sólida y empática interpretación de Raza. Cualquiera podría él en según qué circunstancias.

No son amigos, no son discípulo y maestro como tampoco superior y subordinado. La relación que se establece entre Gabe y Raza es mucho más compleja y rica que todo eso y es el corazón que mueve Informer. Más allá de quién sea el tirador o el porqué hizo lo que hizo. Después de todo, como dice el agente Waters, "no hay un patrón fijo para estos incidentes (…) Tal vez la persona correcta estaba en el lugar equivocado o la persona equivocada en el lugar correcto".