Público
Público

El Palau de la Música de València reabrirá en 2023

Las obras que permitirán mejorar la acústica y la eficiencia energética del recinto durarán, previsiblemente, 18 meses y rondarán los 13 millones de euros de presupuesto.

Palau de la Música de Valencia
Palau de la Música de Valencia. Europa Press

Después de una "rehabilitación integral", cuyas obras se adjudicarán el primer trimestre de 2022, el Palau de la Música de València reabrirá sus puertas a lo largo del 2023. Con esta remodelación, el edificio pretende resolver definitivamente "todas sus deficiencias" y a su vez recuperar la "esencia" del proyecto original que redactó el arquitecto José María García de Paredes en 1984 y que fue construido en 1988.

Las obras durarán, previsiblemente, 18 meses y rondarán los 13 millones de euros. Aunque el resultado definitivo, vendrá determinado por los resultados de los sondeos y ensayos que se están realizando actualmente, según lo ha avanzado  la concejala de Gestión de Recursos, Luisa Notario, durante la presentación del proyecto de adecuación del Palau la Música, "la mayor intervención de toda su historia", ha resaltado.

"El plazo de ejecución se calcula en 18 meses, pero esto no contempla cuestiones ajenas al procedimiento que pueden interferir"

Notario ha recordado además que "el plazo de ejecución se calcula en 18 meses, pero esta previsión no contempla posibles cuestiones ajenas al procedimiento que pueden interferir (recursos, bajas anormales o enmiendas de documentos, entre otros) que alargarían el plazo", por lo que espera que el auditorio reabra en 2023 pero todavía no puede concretar en qué mes.

Las zonas que se rehabilitarán serán la fachada del edificio, las dos salas afectadas por los desprendimiento de 2018 y 2019 y la sala de exposiciones que cuenta con humedades. además, se mejorará la acústica y la eficiencia energética del edificio entre un 40% y un 50%.

La duración de las obras

A pesar de la voluntad del equipo de gobierno de acelerar las obras, la concejala ha recordado que el proceso de licitación y adjudicación de las obras se ha retrasado por diferentes factores, entre ellos, la declaración del Estado de alarma.

Ahora, con ese proceso ya en marcha, las obras actuarán sobre distintos ejes: La cúpula, en la que hay que sustituir el aplacado, la cubierta vidriada, de la que se eliminará la "tapeta" blanca del exterior, la climatización, los reflectores acústicos, las butacas y las filtraciones de agua de la sala de exposiciones.

Mejor acústica

El proyecto incluye también la sustitución de los reflectores acústicos y falsos techos, que tendrán los mismos acabados de madera que hay ahora, pero con tableros de base menos sensibles a la humedad. Además, para lograr una mejor acústica en las salas, desde el Departamento de Física Aplicada de la UPV se han obtenido los parámetros acústicos de ambas salas y se han escaneado en tres dimensiones para poder reproducir la geometría de los techos con exactitud.

El proyecto incluye volver a poner en marcha los paneles móviles de los laterales de la Sala Iturbi, que se incorporaron en los primeros años de uso del edificio para regular el nivel de absorción y el tiempo de reverberación, y que hace muchos años que no se utilizan. Con estos paneles, el comportamiento acústico de la sala se asemejará en la situación de ensayos, con la sala vacía y conciertos, es decir, con la sala llena, y facilitará el trabajo diario de la orquesta. También se conseguirán mejores condiciones para música de cámara.