Público
Público
Únete a nosotros

Personalidades de la cultura piden votar "contra las mentiras reaccionarias" el 28A

A través de un manifiesto, reclaman que "la España real" llene las urnas "de bondad democrática". Entre los signatarios se encuentran la directora de 'Público', Ana Pardo de Vera, Luis García Montero, Pedro Almodóvar, Paco Ibáñez o Marwan.

Publicidad
Media: 3.82
Votos: 11

Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat en rueda de prensa.- EFE

Bajo el epígrafe '28 de abril. Tú decides', decenas de personalidades vinculadas a la cultura y las artes han firmado un manifiesto  en el que piden que "la España real" se ponga en pie el próximo domingo y llene las urnas "de bondad democrática" frente a los "odios de las mentiras reaccionarias".

Entre los firmantes se encuentran la directora de Público, Ana Pardo de Vera, Luis García Montero, Joaquín Sabina, Joan Manuel Serrat, Paco Ibáñez, Marwan o César Reundueles. Un centenar de personalidades pertenecientes a ámbitos diversos como la música, el teatro, el cine, el periodismo o la literatura que reclaman una reacción ante "la pérdida de los derechos sociales, la precariedad laboral, la acumulación de la riqueza en pocas manos y la degradación del planeta". 

El manifiesto, que se presentará en el Círculo de Bellas Artes de Madrid este viernes 26 de abril, último día de la campaña electoral, a las 12 horas, reivindica "la libertad, la igualdad, la justicia y la bondad" como valores imprescindibles para un progreso social que no puede humillarse ante "la mentira, el insulto, el racismo, el machismo y la avaricia".

Ante el ostracismo que ha sufrido la cultura durante la campaña, frente al desinterés mostrado por buena parte de nuestra clase política –apenas ha aparecido en los debates electorales–, la cultura pide paso porque, como apunta el manifiesto, "no es un entretenimiento prescindible". Su antagonista, según reza el escrito, es la creación de "una realidad virtual destinada a extender las mentiras para manipular las conciencias y provocar sentimientos de odio". 

Así las cosas, nuestras "ilusiones democráticas" quedan abocadas, según el escrito, a la "fragmentación", un proceso que viene auspiciado por "los poderes económicos salvajes" y que merma nuestra capacidad de intervenir en la política. Por ello los signatarios abogan por una "democracia social" capaz de afrontar el progresivo declive de nuestro Estado del bienestar, un frente común con la cultura como arma.