Público
Público

La SGAE y el Ministerio de Cultura también descargan

Una web también desvela descargas P2P desde ordenadores de La Moncloa

MIGUEL ÁNGEL CRIADO

Desde el Palacio de La Moncloa alguien se ha descargado el juego Awakening: Moonfell Wood desde las redes P2P. También, desde el Ministerio de Cultura y la Sociedad General de Autores de España (SGAE) algunos empleados se han bajado canciones, programas y libros electrónicos. Sin embargo, ambas organizaciones cuentan con políticas informáticas que impiden el uso de estos programas. Las pocas descargas detectadas revelarían que alguien ha conseguido burlarlas.

Un grupo de programadores rusos ha creado una herramienta que permite saber quién descarga qué en la red BitTorrent (el protocolo peer to peer, P2P, más usado). Al introducir una dirección IP (la que identifica a las máquinas en internet), el buscador de Youhavedownloaded.com devuelve las descargas realizadas en las últimas semanas. Días atrás, el responsable de la web Torrentfreak, Ernesto van der Sar usó el sistema para descubrir que desde las redes de Universal, Sony y la Fox se estaba descargando material sujeto a derechos de autor. Ayer mismo, varios sitios franceses contaron que también desde El Elíseo, sede de la presidencia francesa, se habían bajado películas y canciones.

El responsable de la web española Bandaancha.eu, Joshua LLorach, investigó ayer varias direcciones IP de ministerios y organizaciones de defensa de la propiedad intelectual. Para ello creó un programa que, de forma secuencial, iba interrogando al buscador con las direcciones IP que usan estas organizaciones para conectarse a la red. Aunque no aparecen muchos archivos, llama la atención que, desde el Ministerio de Cultura se hayan descargado aplicaciones como I-Doser o un antivirus. En ambos casos, son programas gratuitos. Pero también aparecen en el listado discos de Muse, el artista techno Armin Van Buuren o el rapero Waka Flocka Flame.

Igual de llamativo es el caso de la SGAE. En su lista de descargas P2P, aparece una serie de recetas y un juego para móviles. Ambos son también gratuitos, lo que revela que las redes de intercambio de archivos como BitTorrent o eMule no sólo contienen material que violaría los derechos de autor. Sin embargo, en la lista se encuentra un mp3, en concreto la canción Paradise del último disco de Coldplay.

La lista de descargas es corta, lo que podría mostrar que estos comportamientos son anecdóticos. Pero, como explica Llorach, 'el sistema sólo analiza el 20% de los trackers públicos, lo que representaría entre un 4% y un 6% del total de descargas en la red BitTorrent'. Los trackers son rastreadores que localizan en qué ordenadores se aloja un determinado archivo. Por otro lado, la herramienta creada por los rusos sólo devuelve resultados de unas semanas atrás. 'Es decir, que podría haber muchos más', sostiene Llorach. 'Han usado un cliente P2P y lo han hecho desde el interior de su red. Otra cosa es saber quien ha sido', añade Llorach. A diferencia de los particulares, a los que su operadora le asigna una IP, las empresas y organizaciones con muchos ordenadores se conectan todos a internet a través de la misma dirección.

Desde el Ministerio de Cultura aseguran que el uso de programas P2P está estrictamente prohibido. Además, su departamento de sistemas aplica restricciones a la instalación de estos programas. Desde la SGAE también resaltan que este tipo de programas está vetado en sus ordenadores. De hecho, los sistemas de filtrado de ambas instituciones llegan a frenar el acceso a las redes sociales o la búsqueda de términos conflictivos. Sin embargo, no hay sistema de bloqueo seguro al 100% y alguien ha debido de encontrar la forma de burlarlo.