Público
Público

El zapping anticapitalista de Michael Moore

El cineasta estadounidense presenta 'Capitalismo. Una historia de amor', su tesis particular sobre el libre mercado y las causas que han provocado la crisis

CARLOS PRIETO

3,2,1... Maaaaaambo. Llegó Michael Moore y se armó el quilombo. Colas, empujones, risas, pitos... Y hasta una periodista embelesada mostrando una pancarta en la rueda de prensa del cineasta con el mensaje: 'Michael, we love you'. Vamos, como si míster Moore fuera el quinto miembro de los Beatles. El director estadounidense presentó este domingo en la sección oficial Capitalismo. Una historia de amor, su particular tesis sobre el funcionamiento del libre mercado en su país. Y habló alto y claro sobre su visión de un sueño americano: 'Es difícil llamar democracia a un sistema en el que la economía arruina las vidas de las personas'.

Más que sobre la película en sí, Moore que vestía chaqueta oscura, polo amarillo y su inseparable gorra, charló sobre todo de movilización ciudadana. Primero, reflexionó sobre sus fundamentos: 'La democracia es un ejercicio que hay que practicar a diario, no vale limitarse a votar cada vez que nos ordenan. No se trata de ejercer el rol de espectador de una competición deportiva, sino de participar'.

Luego, sobre los límites de la movilización: 'Todo es posible. Si me hubieran preguntado hace tiempo si creía en la posibilidad de que un afroamericano llegara a la Casa Blanca, hubiera dicho tajantemente que no. La capacidad de la gente para hacer posible lo imposible es increíble'.

«La democracia es un ejercicio que hay que practicar a diario»

Y, para rematar, apuntó cuál debe ser el siguiente objetivo: sacar adelante la reforma del sistema sanitario impulsada a trompicones por el presidente Barak Obama, materia que Moore trató en su anterior trabajo, Sicko (2007): 'Las fuerzas de la industria harán cualquier cosa para evitar que ocurra. Obama y los miembros del Congreso, sobre todo los del Partido Demócrata, deben permanecer firmes y resistir a las presiones. Al fin y al cabo, los han elegido para que cambien esto. Las encuestas dicen que el 75% de los americanos está a favor de la cobertura sanitaria universal'.

Hasta aquí, las palabras. Vamos ahora con las imágenes. Pues, hombre, no se puede decir que el nuevo trabajo del director de Bowling for Columbine (2002) sea precisamente para tirar cohetes. Pero no se preocupen. Antes de que se ponga usted a tirarse de los pelos, debería escuchar esto: si quiere ver una gran película de Michael Moore sobre las maldades del neoliberalismo, no tiene más que acercarse al videoclub más cercano.

«La capacidad de la gente para hacer posible lo imposible es increíble»

Y es que la mejor manera de entender los defectos de Capitalismo. Una historia de amor (dispersión, falta de estructura narrativa, objetivos difusos) es hablar de los aciertos de su primera obra: el fantástico documental Roger and me (1989), donde el controvertido cineasta contaba el cierre de las fabricas de General Motors en su pueblo natal, Flint (Michigan).

Pese a que entonces Moore solo quería contar una pequeña historia local, Roger and Me acababa siendo una profunda reflexión sobre temas tan universales y complejos como los efectos traumáticos de los procesos de reconversión industrial (léase, la destrucción del tejido productivo para dar paso... a la nada) o el perverso funcionamiento del capitalismo americano.

Es decir, en Roger and Me, Michael Moore vio el mundo a través de un grano de arena; mientras que en Capitalismo. Una historia de amor, intenta meter toda la arena del mundo en un vasito. Más que un filme con planteamiento, nudo y desenlace, su nuevo trabajo es un zapping compulsivo: habla del crack financiero de 2008 y del fraudulento rescate gubernamental, sí, pero también del negocio de los seguros laborales, de la oleada de desahucios, de la era Roosevelt, de Flint, de la Iglesia católica... y de lo que te rondaré morena.

«La industria hará cualquier cosa para impedir la reforma sanitaria»

Como ocurre cuando hacemos zapping, aquí hay un poco de todo: demagogia de gran grosor (cada vez que Moore entrevista a víctimas del capitalismo, sólo incluye los extractos en los que lloran a moco tendido), chistes buenos (el doblaje humorístico de un filme en el que Jesucristo habla sobre el mercado financiero), chistes malos y momentos brillantes (la utilización, para darles la vuelta, de los noticiarios propagandísticos de los años cincuenta o las descripciones de la era Reagan, cuando los chicos de Wall Street tomaron el gobierno al asalto).

Más que un filme con planteamiento y desenlace, es un zapping compulsivo

Uno lo pasa bien, mal y regular viendo esta película. Y al final sale del cine agotado, con la cabeza como un bombo y con una sola idea en mente: hay unos malvados tipos llamados capitalistas que nos roban el dinero con las dos manos (vamos, lo que se dice el descubrimiento de la pólvora), pero sin que quede claro en absoluto cómo hemos llegado a esta situación, quién es el responsable y, sobre todo, por qué demonios sucede todo esto aquí y ahora.

El consuelo es que parte de estas respuestas pueden llegar este lunes de la mano de Oliver Stone, que presenta en la sección oficial de la Mostra, aunque fuera de competición, South of the border, su esperadísimo documental sobre la figura de Hugo Chávez y su revolución bolivariana.

¿Logrará Stone convencernos de que el presidente venezolano no come niños para desayunar? ¿Abducirá Chávez a Stone? ¿Se dejará caer por Venecia el estadista latinoamericano? Sí, suena absurdo, pero hace dos días la Embajada de Venezuela apuntó hacia esa posibilidad. Ahora, todo parece indicar que no. En todo caso, la sola idea de imaginar a Chávez paseando por la alfombra roja envuelto en boas de plumas va más allá de cualquier sueño húmedo que uno haya podido tener nunca. Crucemos los dedos.

Pixar recibe el homenaje de la Mostra
Recibió un León de Oro especial
El realizador estadounidense John Lasseter y la productora de animación Pixar recibieron ayer el León de Oro Especial a toda una carrera de las manos del director George Lucas. “Pixar se basa en la libertad creativa. Mi sueño artístico es el de entretener a todo el mundo en cualquier lugar”, afirmó Lasseter tras recoger el premio.

Mussolini da la nota
Censuran una película
La nietísima ataca de nuevo. La diputada ultraderechista Alessandra Mussolini consiguió ayer su objetivo de detener las proyecciones del filme rumano ‘Francesca’, una historia sobre emigrantes rumanos que viajan a Italia, que incluye una escena donde se insulta a la nieta de Benito Mussolini. Tras ser amenazados con una oleada de demandas, la productora del filme ha decidido dejar de proyectarlo.

Steven Soderbergh llega hoy
El director presenta película con Matt Damon
‘The Informant’, nuevo filme del director estadounidense Steven Soderbergh, se estrena hoy en la Mostra. Tanto Soderbergh como Matt Damon, protagonista de la historia, forman parte de los invitados más esperados por los flashes de las cámaras.