Público
Público

Alrededor de 28.000 euros de diferencia en los premios de la carrera ciclista femenina y masculina de París-Roubaix 

La ganadora Lizzie Deignan se llevó 1.535 euros, mientras que el vencedor Sonny Colbrelli se hizo con 30.000 euros.

'Lizzie' Deignan, ganadora de ciclismo femenino
La ciclista británica Lizzie Deignan celebra en el podio después de ganar la carrera París-Roubaix. David Stockman / Europa Press

El ciclismo femenino está en auge por la consolidación de grandes equipos y nuevas deportistas de éxito. Con la París-Roubaix se vuelve a dar un paso más para la presencia femenina en este deporte. A pesar de ello, continúan existiendo grandes desigualdades notorias: una diferencia de 28.465 euros entre los premios de la Roubaix femenina y masculina.

Al igual de con otras carreras de ciclismo, las diferentes organizaciones publican el importe de los premios que ingresan a los ganadores. Lizzie Deignan, que ganó en la categoría femenina, se llevó 1.535 euros, mientras que el ganador Sonny Colbrelli se llevará 30.000 euros de premio por la categoría masculina. Se trata de una diferencia estratosférica que pone de manifiesto el largo camino que queda por recorrer hasta la igualdad real en el deporte.

Usuarios de las redes sociales han mostrado su rechazo ante esta desigualdad. "¿Qué demonios? ¿La histórica primera posición de 'Lizzie' Deignan solo solo le da 1.300 euros? ¿En serio?", expresaba la ciclista británica Juliet Elliott en Twitter.

Apoyo de la Unión Ciclista Internacional

Desde la Unión Ciclista Internacional están intentando equiparar el salario cada vez más entre los circuitos masculino y femenino para poder evitar discriminaciones como la que ha vivido Lizzie Deignan. La asociación publicó el salario de las ciclistas pertenecientes a la Unión Ciclista Internacional World Tour, donde se pudo comprobar que la diferencia se reduce, aunque aún queda mucho por mejorar. 

De esta forma el ciclismo profesional femenino trata de abrirse paso y romper los techos de cristal. El premio monetario supone otra forma de minusvalorar el esfuerzo que hacen estas deportistas.