Público
Público
Únete a nosotros

De Berlín a la leyenda

El Barça se puede convertir hoy en el primer equipo de la historia en lograr dos tripletes, si gana la final de la Champions a la Juventus. Los italianos aspiran también a la triple corona

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 3

Messi, Luis Suárez y Piqué, durante el entrenamiento del Barça de este viernes en Berlín. OLIVIER MORIN / AFP

MADRID.- Recibiendo derechazos en el mentón durante media temporada. A puñetazos sobre la mesa en la Champions. El Barça se ha ganado de las dos maneras su grandioso final de campaña. Con una cuestionable actuación hasta el duelo de Anoeta en Liga y una remontada en lo futbolístico y en lo espiritual después, que se trasladó también a la competición europea. Ahí comenzó una memorable segunda parte del año en la que han arrollado tanto en España como en Europa. Ha ejecutado el cuadro de Luis Enrique a sus rivales sin ninguna ternura, como Donny en Malditos bastardos. Así se ha cargado a todos los campeones de las grandes ligas continentales –Manchester City, PSG y Bayern de Múnich- hasta llegar al capítulo final de esta noche (La 1 y Canal + Liga de Campeones, 20.45 horas).

En él aguarda como una aldea gala la Juventus, sólo consagrado como un equipazo a los ojos de todos tras dejar en la estacada al Madrid. Previamente apeó al Borussia y al Mónaco, sin la categoría, desde luego, como para considerarlos temibles aunque los franceses aspiraran a revelación del año. El equipo de Allegri no es sólo un equipo; es un bloque. Un blocazo. Tiene individualidades impresionantes en el mediocampo, pero su gran valor reside en su cohesión, su garra, su coraje y su capacidad para moverse como en un futbolín: todos a una. Sólo así pudo eliminar al Madrid en el Santiago Bernabéu cuando una pancarta les advertía que “Noventa minuti…”.

En ese bloque, la baja esta noche de Chiellini se antoja dura para sus intereses; quién sabe si decisiva. El líder de la defensa transalpina es clave, sin duda, en el esquema de Allegri. Lo sustituirá Barzagli, y el resto del once titular será el mismo que triunfó en el Bernabéu. Asegura, como todos, el técnico juventino que dispone de un plan para frenar la locomotora culé y salir victoriosos de Berlín. En ese croquis se encuentra, sin duda, unas líneas muy juntas y una defensa al más puro italiano. Por supuesto, también la pegada, las jugadas a balón parado y el contragolpe del que disponen con hombres como Tévez, Vidal, Morata, Pogba o Pirlo, que hoy se jubila del balompié al máximo nivel. Tiene un plan la Juve, como todos, pero resta saber si será capaz de llevarlo a cabo.

Aspiran los italianos a un hito similar al de los azulgranas: la triple corona. La salvedad es que, si sale campeón, el Barça entraría esta noche en la historia como el primer conjunto en lograr dos tripletes. Ahí es nada. Esta es la fórmula de Luis Enrique y sus chicos para abandonar por un tiempo las comparaciones con el equipazo que moldeó Guardiola.

Los azulgranas no han bajado el pistón en cuatro meses. Sólo se permitieron un descanso en la última jornada liguera para después atropellar al Athletic en la final de Copa. Ahí demostró Messi otra vez que es el mejor del mundo y que vuelve a estar en su mejor nivel de siempre. Su portentosa exhibición, culminada con un gol antológico, es un aviso para aquellos que esgrimen que eso no lo haría contra equipos italianos. Dirían algunos que con su temible delantera –Messi, Luis Suárez y Neymar- es suficiente, y así lo ha sido en muchos encuentros esta campaña. Desde luego es decisiva, pero el éxito de este conjunto, que este año sabe interpretar varios papeles, reside también en una defensa a prueba de balas.

"Esta Champions no es el reto más importante de mi vida", aseguraba ayer Luis Enrique. Quizás no. Puede que tampoco para buena parte de la plantilla, acostumbrada a ganar un sinfín de títulos. Sí significará algo muy importante para Xavi, que esta noche cuelga las botas para siempre como jugador culé. Su desenlace puede ser un sueño. Su Barça, eterno.

Posibles alineaciones:

Juventus: Buffon; Lichsteiner, Bonucci, Barzagli, Evra; Pirlo, Marchisio, Pogba, Vidal; Tévez y Morata.

Barcelona: Ter Stegen; Alves, Piqué, Mascherano, Jordi Alba; Sergio Busquets, Rakitic, Iniesta; Messi, Luis Suárez y Neymar.

Árbitro: Cüneyt Çakir (TUR)