Público
Público

Igualdad La final de la Supercopa se erige en altavoz de los derechos laborales de las futbolistas

El convenio colectivo que se tendría que haber firmado hace casi dos meses tras un acuerdo entre las futbolistas y los clubes sigue sin ver la luz, por lo que las jugadoras del Barcelona y la Real Sociedad se negaron a las jugadoras de ambos equipos se negaron a disputar el primer minuto de partido.

Las jugadoras del Barcelona celebran el título de la Supercopa de fútbol femenino ganado a la Real Sociedad. (J.M.GARCÍA | EFE)
Las jugadoras del Barcelona celebran el título de la Supercopa de fútbol femenino ganado a la Real Sociedad. (J.M.GARCÍA | EFE)

público

Las jugadoras de fútbol siguen luchando por sus derechos laborales. El convenio colectivo que se tendría que haber firmado hace casi dos meses tras un acuerdo entre las futbolistas y los clubes sigue sin ver la luz, lo que llevó a anunciar a las jugadoras de Primera División a anunciar la semana pasada que están al borde de convocar una nueva huelga. Mientras tanto, la competición sigue, pero también las protestas. 

Este pasado se disputó la final de la Supercopa femenina en el estadio Helmántico de Salamanca entre el Barcelona y la Real Sociedad. Como acto de protesta, las jugadoras de ambos equipos se negaron a disputar el primer minuto de partido. Las futbolistas de las dos escuadras se quedaron inmóviles durante sesenta segundos después del pitido inicial de la colegiala. Ese minuto fue el único momento de calma en un frenético partido que terminó 10-1 a favor de las azulgrana.

En un vídeo publicado por la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) en su cuenta de Twitter puede verse como, una vez se inició el minuto de protesta, las gradas de ambos equipos comenzaron a aplaudir este acto simbólico.

Las jugadoras del Barcelona y de la Real Sociedad dieron así nuevas muestras del malestar existente en el fútbol femenino.

Las jugadoras habían llegado a un acuerdo previo al encuentro, a través de una comunicación que habían realizado las capitanas de los dos equipos, según reconocieron diversas jugadoras de ambos clubes.

Tras llegar a un acuerdo entre varias partes para la firma de un convenio colectivo, todavía no ha sido suscrito entre acusaciones entre la Federación Española de Fútbol (RFEF), la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) y la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE).

Tras el partido, Alexia Putellas, una de las capitanas del Barcelona, reconoció ante los periodistas que, tras coordinarse entre las capitanas de los dos equipos, consideraron tener "un altavoz" y que lo van a "utilizar para que se firme de una vez el convenio".

La joven delantera de la Real Sociedad, Nahikari García, afirmó que las jugadoras de los dos equipos entendieron que "era el momento de dar un golpe encima de la mesa" para que esta situación "no se mantenga durante tanto tiempo".

Para ella, el convenio colectivo es algo "positivo para el fútbol femenino" y que con este paro simbólico de 30 segundos han tratado de "ayudar a desbloquear todo esto", por lo que reclamó, además, que "se encuentre una solución cuanto antes" y pidió "por favor que se resuelva cuanto antes".

Por su parte, Manu Lareo, que logró el único gol de la Real Sociedad en la final de la Supercopa, denunció que se está "dejando atrás" a las jugadoras, porque "no se ponen de acuerdo y las perjudicadas somos nosotras, las que saltamos al campo a jugar y estamos en la final de la Supercopa".

"Teníamos que luchar por todas las jugadoras de la Liga, toda esa gente que estamos luchando por conseguir ese convenio que nos deparará un futuro mejor"

"Teníamos que luchar por todas las jugadoras de la Liga, toda esa gente que estamos luchando por conseguir ese convenio que nos deparará un futuro mejor con unos derechos mínimos y creo que no estamos pidiendo demasiado", agregó.

Por otra parte, en el momento en que se anunció por los altavoces del estadio Helmántico, al final del partido, que el presidente de la Federación, Luis Rubiales, iba a entregar el trofeo de la Supercopa, fue silbado por la mayoría de los aficionados del estadio Helmántico.