Público
Público

Los Gasol, un salto para el recuerdo en un All-Star de récord

Pau se lleva el momento mediático de la noche en el Madison. El Oeste de Marc gana el partido (163-158), que estableció una anotación conjunta jamás vista. Westbrook, con 41 puntos, fue elegido MVP del partido de las estrellas de la NBA.

Los hermanos Gasol en el salto inicial del All-Star. /EFE

PÚBLICO

Ese momento en el que Pau y Marc Gasol se elevaron en el centro del parqué del Madison Square Garden. Este instante plasmó la grandeza del segundo que les hizo pasar a la posteridad. Dos hermanos saltando por hacerse con el primer balón del partido del All-Star de la NBA. Un hito jamás antes visto y que pasará a los anales del deporte mundial como el reconocimiento de EEUU al baloncesto europeo en general y al español en particular. Fueron ellos los que acapararon la atención de todos los focos en una noche repleta de espectáculo, glamour y escasa de emoción. El salto inicial lo ganó el mayor, Pau, pero el gato al agua de la victoria se lo llevó Marc.

El Oeste se alzó con el triunfo por 163-158, una anotación conjunta que supera el récord del año pasado en Nueva Orleans y que establece una nueva plusmarca. Y otro hombre, Russell Westbrook, de los Thunder de Oklahoma City, fue el protagonista del encuentro. Anotó 41 puntos, superando en uno la marca que logró Michael Jordan en 1998 y quedándose a solo uno de igualar el récord, en poder de Wilt Chamberlain en 1962. Obviamente, fue nombrado MVP del partido.

Tras el histórico salto de los Gasol, el partido transcurrió por los derroteros de la diplomacia, como es costumbre. Mucho correpasillos, transiciones rápidas y anotaciones sin apenas pases entre las estrellas de la NBA. Todo en favor del espectáculo y de la anotación, que tanto gusta al público estadounidense. Y como siempre, el espectáculo careció por completo de emoción y tensión competitiva. 

El base estrella de los Thunder aportó para el Oeste en la primera mitad 27 puntos en sólo 11 minutos que estuvo en la pista del legendario Madison Square Garden, la mejor marca en la historia del Partido de las Estrellas en un sola mitad, que estaba en poder de Glen Rice (1997) y el base Kyrie Irving, de los Cavaliers (2014) que anotaron 24 tantos.

 

Anotación récord; juego para el olvido

La victoria supuso la número 27 para la Conferencia Oeste, la cuarta en las últimas cinco ediciones, pero el Este sigue dominando la serie global con 37 triunfos. El primer cuarto dejó un parcial de 36-47 favorable al Oeste. Los entrenadores Mike Budenholzer, de los Hawks, que dirigió al equipo del Este, y Steve Kerr, de los Warriors de Golden State, en el banquillo del Oeste, se limitaron a ver cómo las estrellas se divertían y no hicieron ni una sola jugada defensiva.

También quedó claro que los hombres altos no tendrían ningún tipo de protagonismo en el juego interior, a pesar que Marc Gasol, el pívot de los Grizzlies, brilló con seis puntos en el primer cuarto, sin que luego anotase ya más en los 25 minutos que estuvo en el campo, aunque capturó 10 rebotes, líder del equipo. Mejor le fue a su hermano Pau que jugó 26 minutos y alcanzó un doble-doble de 10 puntos (5-7, 0-0, 0-0), 12 rebotes, dio dos asistencias, recuperó un balón y puso un tapón, pero su equipo se quedó sin la victoria.

Al descanso se llegó con el marcador en un 82-83, favorable al equipo de la Conferencia Oeste. Nada cambió en la segunda parte, la tónica del juego fue la misma por parte de ambos equipos, que se dedicaron a buscar la canasta fácil con los jugadores que tuviesen mayor inspiración o quisieran buscar la anotación y se llegó al final del tercer periodo empatados a 122.

El partido comenzó a decantarse a falta de 4:18 minutos para el final cuando James anotó un triple que rompió el empate a 148-148 y la ventaja de tres puntos sería la definitiva porque la llegarían a incrementar hasta ocho (153-161). Aunque el Este luchó por forzar al menos la prórroga y Pau Gasol consiguió canasta a falta de dos segundos que puso el parcial de 158-161, Westbrook sentenció desde la línea de personal y cerró con broche de oro su consagración en el Madison Square Garden. Al final, cómo no, llegó un último abrazo entre los dos deportistas españoles que puso el broche a la función, de la que salieron los dos como claros triunfadores.

lea también...