Público
Público

Mata, borrón y gol de la victoria

El valencianista falló un penalti, pero batió a Reina casi al final

SALVA TORRES

 

Mata personificó la impotencia y el acierto final del Valencia, que pudo enmendar en Liga el patinazo copero. Lanzó un penalti fuera en el minuto 28 y en igual minuto, pero de la segunda parte, mandó una falta al larguero en las dos mejores ocasiones de un partido tenso, trabado y muy adrenalítico, propio de un derbi muy deseado por el Levante. Finalmente pudo el pez grande comerse al chico, gracias a una acción del propio Mata, omnipresente en la victoria valencianista.

El Valencia salió con el regusto amargo de la Copa en los labios. Salió nervioso, corrigiéndose los jugadores constantemente la posición, temerosos de acrecentar la mala sombra que traían a cuestas. El Levante se aprovechó de la circunstancia imprimiendo un fuerte ritmo al partido, soplándole la oreja al equipo de Emery, que sintió la presión para acumular dudas y más dudas. Topal y Maduro pusieron más atención en no perder el sitio en el medio campo, que en mirar hacia delante, donde Mata y Pablo lo intentaron sin fortuna, mientras Soldado vagaba y Aduriz se enzarzaba con Ballesteros, yéndose ambos al descanso con sendas amarillas.

El Valencia se lleva un derbi que el Levante le disputó sin tregua

Cada vez que Caicedo controlaba el balón, temblaba la defensa valencianista, puro manojo de nervios. La furia levantinista puso contra las cuerdas a los blanquinegros, pero tanta energía rebosó en detrimento de la puntería, nula en la primera parte. Pudo el Valencia adelantarse, pero el mal fario le persiguió, si bien antes contó con la rigurosa apreciación arbitral, que señaló penalti una obstrucción al borde del área. Mata, que pudo ejercer de bálsamo a la fiereza azulgrana, lanzó el balón por encima del larguero, desaprovechando el regalo arbitral. Ni con esas. La grada reaccionó como si el Levante jugara una final. Y es que el derbi lo era para un conjunto, el de Luis García, que así lo vivió durante los días previos.

El Levante salió estimulado por el recuerdo de gestas pasadas: su entrenador empapeló el vestuario con páginas brillantes de la historia levantinista. Todo valía para encender un derbi cuyos puntos necesitaban ambos como si fuera un seguro de vida. El Levante se aplicó cerrando espacios, apurando sus opciones ante un rival apremiado por los nervios y el 'sí o sí' con el que encararon el partido. La necesidad, a veces madre del ingenio, también suele tener el peligro del embarullamiento. El Valencia no se encontró cómodo, incapaz de saltarse las líneas bien juntas del Levante, dispuesto a vender cara la derrota, pujando por la victoria a base de pulmón acciones eléctricas en ataque.

Mata arrancó la jugada decisiva
en fuera de juego, de ahí la polémica

El empate tenía el valor de un cheque falso, por lo que ambos equipos se lanzaron a por la victoria en la segunda parte. Las idas y venidas fueron constantes, al igual que los errores de pase motivados por el deseo de ganar a cualquier precio. Emery y Luis García se tomaron el área técnica como si fuera el corredor de la muerte, paseando su desesperación, como cuando Stuani fue derribado dentro del área y el árbitro ni se inmutó.

Mata, muy activo y tirando del equipo a medida que los minutos pasaban, fue quien concentró para sí toda la mala sombra de su equipo: falló el penalti y lanzó una falta contra el larguero, tras desviar con la yema de los dedos el providencial Reina. Pero fue tanta su insistencia que al final desequilibró el marcador y el derbi a favor del Valencia. Eso sí, no faltó la polémica, pues Mata arrancó en fuera de juego.

Levante: Reina; Cerra, Ballesteros, Robusté, Juanfran; Xisco Nadal (Xisco Muñoz, m. 75), Pallardó (Sergio, m. 65) Xavi Torres, Juanlu; Rubén (Stuani, m. 65) y Caicedo.

Valencia: Guaita; Miguel, Stankevicius, Dealbert, Alba; Pablo Hernández (Feghouli, m. 89), Maduro, Topal, Mata (Banega, m. 90); Aduriz y Soldado (Vicente, m. 75).

Gol: 0-1. M. 83. Mata enfila la portería de Reina para batirle por bajo en su salida.

Árbitro: Clos Gómez. Amonestó a Luis García, entrenador del Levante, Aduriz, Ballesteros, Juanfran, Stuani y Robusté.

Ciutat de València: 15.162 personas.