Estás leyendo: Otro muro derribado

Público
Público

Otro muro derribado

El Barça vence con dificultades al Hércules e iguala el registro de victorias seguidas en Liga

GERMÁN ARANDA

 

Más allá del pulso que mantiene con el Madrid, el único interrogante que inquieta a este Barça es si dejará algún reto y algún récord pendiente de superar, si le quedará alguna asignatura pendiente o lo pulverizará todo como viene haciendo.

Esta noche derribó unos cuantos muros con su victoria, que en el ocaso se convirtió en goleada. Uno lo formó la defensa del Hércules, una de las que más seriamente se le ha plantado delante. Otro era psicológico, levantado no sólo por la victoria de la ida (el Hércules es el único equipo que ha ganado al Barça en esta Liga), sino también por los dos partidos que le ganó al equipo entrenado por Robson en la 96-97 y que le impidieron ganar la Liga. Y por último, el conjunto de Guardiola derribó a la historia igualando la racha de 15 victorias consecutivas conseguida por el mítico Madrid de los 60, liderado por Di Stéfano. Próximo reto, superarlo.

Desde luego, tiene algo inexplicable el Hércules que complica la vida al Barça más de lo que debería un equipo de su nivel. Y hoy, pese a que la versión del conjunto azulgrana que llegó al Rico Pérez está mucho mejor que la que perdió en la ida, le volvió a costar.

Pedro abrió al marcador pese a las dificultades que puso el Hércules

Con una zaga atenta como pocas, ordenada a la perfección, rapidísima en la anticipación y muy molesta dentro del área (imposible contar cuántos lanzamientos del Barça rebotaron en cuerpos rivales), el Hércules pudo incluso adelantarse en el marcador cuando, con 0-0, le llegó el esférico a sus atacantes, que hacen muy bien su trabajo, por poco que tenga. Peinó Valdez un balón aéreo enviado desde la medular para que Trezeguet, con un remate suave pero intencionado, la mandara fuera por muy poco.

El Barça, como siempre, venía mandando y mareaba el balón por el campo con la fluidez y el brío de siempre. También, por supuesto, había avisado varias veces la portería de Calatayud. Pero la dificultad para encontrar el último pase estaba siendo mayor ante una defensa superpoblada y retrasada a la que era imposible ganarle la espalda.

Para desahogar el juego, ante la densidad de futbolistas rivales en el eje de la defensa, el Barça abrió mucho el juego a las bandas. Pero, a la hora de resolver, el balón tenía que acabar encontrando el centro a ras de suelo, puesto que el juego aéreo es un recurso apenas utilizado esta campaña por el equipo más bajo de la competición. Y ahí, siempre había un jugador del Hércules dispuesto a jugarse el tipo desviando los disparos barcelonistas.

En los últimos dos minutos, Messi igualó y superó los registros de Etoo

Hasta que Pedro, con la sencillez con la que entiende el fútbol, con la que entiende la vida, encontró ese camino que se sabe de memoria, el del gol. Le abrió el balón a su área Xavi y, con un control y un disparo ajustado al palo corto del portero dio al Barcelona la tranquilidad que necesitaba para el descanso.

En la reanudación podía llegar el vendaval, puesto que una vez el conjunto de Guardiola encuentra puerta, no hay quien se le resista. El Hércules dio un paso adelante pero no dos, y efectivamente el conjunto azulgrana disparó con más frecuencia, pese a que en algunos tramos se encontró desnortado. Messi y Xavi, en cualquier caso, empezaron a conectar como en las mejores noches y el argentino de repente recordó que le faltaba un gol para igualar los registros goleadores de Etoo en Liga. Lo probó desde cerca, desde lejos, suavemente y con trallazos, pero parecía de esas noches en que se niega a entrar. Su terquedad, sin embargo, no tiene límites.

Las esperanzas de remontar se le esfumaron al Hércules con la expulsión de Farinós. En los últimos tres minutos del encuentro, Messi tuvo tiempo de igualar y superar los registros de Etoo. Otra goleada.

Hércules: Calatayud; Cortés, Saar, Rodríguez, Peña; Aguilar, Fritzler (Farinós, m. 67), Tote, Valdez (Portillo, m. 79), Femenía (Cristian, m. 63); Trezeguet.

Barcelona: Valdés; Alves, Piqué, Puyol, Maxwell; Xavi (Keita, m.88), Busquets, Iniesta (Afellay, m. 89); Pedro, Messi y Villa (Nolito, m. 88).

Goles: 0-1. M. 43: Pedro ajusta un disparo inalcanzable para Calatayud. 0-2. M. 87. Messi cruza un disparo ajustado al palo del portero desde el filo del área. 0-3. M.89. Messi remata a placer un pase de la muerte de Alves.

Árbitro: Borbalán. Mostró amarillas a Aguilar, Peña, Farinós (2) y Alves. Roja a Farinós (m.84) por segunda amarilla.

Rico Pérez: 29.500 espectadores.