Público
Público

Periscope, la nueva amenaza para el fútbol televisado

En las últimas semanas se ha detectado el uso de esta herramienta de vídeo vinculada a twitter para emitir partidos de fútbol. En España, la LFP se ha puesto manos a la obra para encontrar a los autores de lo que considera un 'pirateo' y clausurar sus cuentas.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

La Liga de Fútbol Profesional (LFP) se ha puesto manos a la obra para encontrar a los autores de lo que considera un pirateo para clausurar inmediatamente sus cuentas.

MADRID.— En las últimas semanas varias personas están empleando Periscope, la herramienta de vídeo vinculada a twitter, para emitir partidos de fútbol. La Liga de Fútbol Profesional (LFP) se ha puesto manos a la obra para encontrar a los autores de lo que considera un pirateo para clausurar inmediatamente sus cuentas.

Cuando Kayvon Beykpour tuvo la brillante idea de crear la aplicación de Periscope posiblemente no calibró el alcance y el poder que acabaría teniendo esta herramienta vinculada a Twitter y que se ha convertido en una auténtica revolución en los últimos meses. Nació en pleno corazón de Turquía, con motivo de las revueltas y protestas sociales que se produjeron en el verano del 2013 en la plaza Taksim de Estambul. Aquel verano se gestó el embrión que vio finalmente la luz en marzo del año pasado. La clara intención era poder contar y retransmitir en directo y en tiempo real lo que estaba sucediendo.

Ese mismo espíritu e incluso labor de servicio público tuvo con motivos de los salvajes atentados terroristas que sacudieron la ciudad de París el 13 de noviembre del pasado año. Incluso a través de Periscope pudimos asistir a lo que estaba sucediendo en el interior en el interior de la sala Bataclán.

Pero, como suele suceder en la mayoría de estos casos, no todo es bonito, creativo, productivo o incluso instructivo. La capacidad de poder retransmitir en vivo y en directo todo aquello que sucede alrededor de quien está grabando le otorga al usuario de Periscope un poder casi ilimitado, hasta el punto de poder burlar la ley. Y eso es precisamente lo que está sucediendo en estas últimas semanas con los derechos de retransmisión de los eventos deportivos, especialmente con el fútbol.

Uno de los ejemplos más recientes lo tenemos en el encuentro de ida de los cuartos de final del pasado miércoles entre el Wolfsburgo y Real Madrid. Un usuario de Periscope decidió ofrecérselo al mundo entero, a todos aquellos que quisieran verlo desde esta herramienta.

¿Cómo lo hizo? Pues muy sencillo, lo único que hizo fue colocar su dispositivo móvil delante del televisor y empezar a emitir en directo. Así todos aquellos que lo pincharon pudieron acceder a este contenido de forma gratuita sin tener que estar abonados a ninguna de las plataformas que te permiten ver la Liga de Campeones.

Actualmente en España los derechos de televisión de la Liga de Campeones la comparten el grupo ATRESMEDIA y BEINSPORTS. La primera posee la primera opción del partido en abierto de los martes mientras que BEINSPORTS posee los derechos en cerrado del resto de la competición. Cualquier espectador que quiera ver actualmente cualquier del resto de los encuentros de cuartos de final de la Champions como el resto de la competición debe abonarse pagando una cantidad en las distintas plataformas que llegaron a un acuerdo con el propietario de la competición.

Varias preguntas surgen ahora: ¿Se trata de algo circunstancial o se puede convertir en algo habitual? ¿Cómo pueden los propietarios de los derechos combatir esta práctica?

Alerta en la LFP

El problema no sólo afecta a la máxima competición continental, sino también a la Liga Nacional de Fútbol Profesional. Cualquier usuario de Periscope puede ponerse delante del televisor y ofrecer gratuitamente un contenido que esta temporada, salvo el partido en abierto de los salvados, lo tiene en exclusiva la plataforma de pago Movistar+, que en esta temporada 2015-2016 tiene los derechos de retransmisión de nueve de los diez encuentros de la Primera división y toda la Segunda. Mediante el uso de Periscope, cualquiera puede ofrecer gratuitamente los partidos más cotizados del Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid, así como del resto de la competición.

La LFP ya está alertada al respecto y tiene claras las medidas a adoptar: rastrear y buscar todas aquellas cuentas que estén haciendo este uso ilícito de esta nueva herramienta de las redes sociales para cancelarlas de forma inmediata.

Este empleo ilícito no se limita exclusivamente al hecho de ponerse delante del televisor para emitir el partido en cuestión; también es igual de ilegal el hecho de hacerlo desde el interior de estadio. Es decir, aprovechar tu condición de aficionado dentro de cualquier estadio, para emitir lo que está sucediendo sobre el terreno de juego. En este caso, es el club propietario del estadio o pabellón donde se produce, a quien le compete emprender las acciones que considere oportunas, especialmente el privarle o impedir la entrada para futuros acontecimientos.

Un ejemplo muy ilustrativo sucedió con motivo del estreno hace un año de la quinta temporada de Juego de Tronos. Entonces fue directamente twitter quien se apresuró a advertir que todos aquellos usuarios que infringieses su términos de uso, en donde se prohíbe la retransmisión de contenidos protegidos por derechos de propiedad intelectual, podrían ver su cuenta clausurada de forma permanente.

Este nueva forma de "piratería del fútbol" surge precisamente días después de que se haya pospuesto en Coruña el juicio abierto contra Rojadirecta, la página web que ha estado emitiendo de forma gratuita durante mucho tiempo partidos de las grandes ligas mundiales, y que fue clausurada el pasado mes de noviembre a instancia del juzgado mercantil número 1 de La Coruña.

Pero no sólo el fútbol está amenazado por el Periscope, también el resto de modalidades deportivas que se celebran cada fin de semana en nuestro país. Sin ir más lejos este pasado fin de semana la Liga Nacional de Fútbol Sala ha tenido constancia de su empleo en uno de los partidos de la Segunda división. Un aficionado estaba emitiendo en directo desde el interior del pabellón el encuentro que se estaba celebrando. La intención del máximo organismo del fútbol sala nacional es avisar al club en cuestión para que esto no vuelva a producirse porque, de lo contrario, podría ser sancionado según la normativa existente en la competición.

También entra en la ecuación el uso que los propios deportistas están haciendo del Periscope. El caso de Gerard Piqué es llamativo. La duda que se plantea es: ¿Puede utilizarlo cuando y donde quiera?. La respuesta es que no. El jugador azulgrana puede hacer uso de esta herramienta en cualquier espacio público siempre y cuando no afecte a terceros que no le hayan dado la pertinente autorización. En ese caso el jugador azulgrana podría exponerse a una denuncia por parte de los afectados.

¿Y qué sucede con los espacios cerrados como por ejemplo un estadio de fútbol?
Pues ahí depende directamente de quien sea el propietario de la competición. Como ya exponíamos líneas atrás en el caso de la competición española habría que determinar a quién le corresponde emprender acciones contra el jugador cuando este reproduzca imágenes por ejemplo de cualquier vestuario de fútbol. A priori debería ser el club propietario de las instalaciones quien actuara antes que la propia Liga de Fútbol Profesional.

Esta duda que existe en el caso español no sucede cuando hablamos de cualquier competición dependiente de UEFA, como la Liga de Campeones o la próxima Eurocopa. Aquí el estadio donde tiene lugar el encuentro es "propiedad" total y absoluta de la máxima competición oficial.

Dado que UEFA ya ha anunciado que va a prohibir su uso en la cita de selecciones del próximo verano, ningún jugador podrá grabar y emitir dentro de ninguno de los estadios de Francia, desde el momento que entra a las instalaciones hasta que las abandone, y tanto en el entrenamiento oficial previo al encuentro como el mismo día del partido.

Fuera de estas instalaciones, es la Federación de cada país a quien le compete decidir si quiere prohibir su empleo durante la concentración. Vicente del Bosque, seleccionador nacional, no es partidario de esta prohibición. El mejor ejemplo lo tenemos con el uso que Piqué ya hizo del mismo junto a Iker Casillas durante la concentración con motivo de los dos últimos encuentros amistosos ante Italia y Rumanía.

Lo mismo sucede con los próximos Juegos Olímpicos que se celebran en Río de Janeiro y donde también ha sido prohibido por el COI (Comité Olímpico Internacional). Esto supone que estará terminantemente prohibido su utilización en todas y cada una de las instalaciones olímpicas incluida la Villa Olímpica, residencia habitual de los deportistas.