Público
Público

Muguruza, Suárez y Bautista alcanzan los octavos en Río

La pareja de dobles formada por David Ferrer y Roberto Bautista alcanza los cuartos

Muguruza, durante el partido ante Hibino. REUTERS/Kevin Lamarque

eduardoortega

Garbiñe Muguruza amplió su perspectiva en los Juegos Olímpicos tras arrollar en dos sets (6-1 y 6-1) a la japonesa Nao Hibino y alcanzar los octavos de final de Río 2016, donde se medirá a la portorriqueña Mónica Puig.

La campeona de Roland Garros, tercera favorita, fue de menos a más a medida que atravesaba las rondas. Asentada en la competición, alimenta las expectativas de medalla. Fue muy superior Garbiñe ante la nipona, una tenista peleona pero anclada en el puesto 75 del ránking y con el título de Tashkent del pasado año como hecho de más mérito.

No tuvo problemas la tenista española, que impuso un ritmo fuerte desde el inicio tal y como sucedió meses atrás en el torneo de Doha, cuando batió a Hibino por un contundente 6-2 y 6-0. Ganó en 56 minutos. Muguruza buscará un sitio entre las ocho mejores en el partido contra Mónica Puig. La portorriqueña, con la que nunca se ha enfrentado, ganó a la rusa Anastasija Pavlychenkova por 6-3 y 6-2.

Por su parte, Roberto Bautista prolongó su buena racha en Río 2016, donde progresa tanto en el torneo individual como en el de dobles, y se situó en los octavos de final tras terminar con la resistencia del italiano Paolo Lorenzi (7-6(2) y 6-2). El jugador de Castellón sigue acumulando méritos olímpicos y sacó adelante un choque espeso, especialmente en el primer parcial, resuelto en el desempate.

Lorenzi, 41 del mundo y flamante vencedor del torneo de Kitzbuhel, afrontaba a sus 34 años sus primeros Juegos. Es un tenista incómodo, conocido por el español, que le había ganado en los dos choques previos, recientemente en el Masters 1000 de Roma. Años atrás le batió en Roland Garros. Siempre en tierra.

Bautista, duodécimo del ránking, tiene paciencia. El ganador de Sofía y Auckland, con cuatro éxitos ya en su mochila, encontró menos resistencia en el segundo set, que ganó por 6-2, para cerrar el partido en hora y media. El tenista español, el segundo en octavos de Río 2016 junto a Carla Suárez en el cuadro femenino, buscará un lugar entre los ocho mejores contra el vencedor del francés Jo Wilfried Tsonga y el luxemburgués Gilles Muller.

Mientras, Carla Suárez alcanzó por primera vez en su carrera los octavos de final de un torneo olímpico al imponerse a la croata Ana Konjuh por 7-6 (5) y 6-3 en la segunda ronda de los Juegos de Río 2016. En un choque sin precedentes, la tenista española sufrió para batir a la joven balcánica, de 18 años y situada en el puesto 100 del circuito femenino.

La canaria tuvo que salvar un punto de set para evitar contratiempos mayores. Llevó la manga al desempate y ganó el tie break' Esto desmotivó a Konjuh y espoleó a la española, que inició el segundo parcial con 4-0. Carla, duodécima del mundo, que en Río participa en sus terceros Juegos y que este año presume de haber ganado en Doha y Portugal, buscará situarse entre las ocho mejores de la competición en el partido contra la estadounidense Madison Keys y la francesa Kristina Mladenovic.

Asimismo, la pareja de dobles formada por David Ferrer y Roberto Bautista alcanzó los cuartos de final.

Del Potro mantiene el tipo

Por otro lado, Juan Martín del Potro mantuvo el tipo ante el portugués Joao Sousa, un batallador que llevó al límite al argentino, que consolidó su continuidad en Río 2016 gracias a un laborioso triunfo en tres sets (6-3, 1-6 y 6-3).

Sin apenas tiempo de asimilar el revolcón que dio al torneo con su victoria de anoche ante el serbio Novak Djokovic, el argentino irrumpió a la pista central horas más tarde. Donde tanto el serbio como él habían marcado con lágrimas. Con la grada dividida, algo que tendrá que asimilar el 141 del mundo, bulliciosa y caliente, Del Potro salió airoso del choque de segunda ronda. Mantuvo el tipo el tenista de Tandil para el que la jornada aún no ha terminado.