Público
Público

La gran recesión ¿Qué hacen ahora los culpables de la crisis bancaria que nos llevaron a la gran recesión?

Diez años después de la caída de Lehman Brothers, los responsables de las entidades financieras se mantienen muy activos en otros grupos ya que la investigación de las autoridades estadounidenses se cerró sin apenas condenas.

Publicidad
Media: 2.75
Votos: 8

El letrero de Lehman Brothers en una subasta en 2010. / AFP - BEM STANSALL

La crisis financiera que agitó la vida de miles de personas a nivel mundial cumple diez años. Las consecuencias de aquella recesión se han transformado ahora en grandes cicatrices que aún quedan por reparar ya que aún hay desigualdad social y precariedad laboral.

La banca estadounidense se aprovechó de la especulación en el sector de la vivienda para obtener beneficios a través de las hipotecas subprime, o también llamadas basura. La burbuja que se creó fue engordando hasta hacerse insostenible, y durante el verano de 2008 su estallido colapsó el sistema financiero en el país, contagiando más tarde al resto de países desarrollados.

Los daños causados tienen unos responsables que no supieron reaccionar, o que lo hicieron demasiado tarde. Las decisiones y acciones que se tomaron hicieron mella en la sociedad y pusieron en entredicho la forma de regular la actividad de los bancos. Una década después, ¿qué se sabe de los culpables de una de las mayores crisis financieras que se recuerdan?

Lehman Brothers

El 15 de septiembre de 2008 Lehman Brothers anunció su bancarrota dejado un agujero de 638.000 millones, desatando así la mayor caída de la bolsa desde los atentados del 11-S. Al frente de la entidad se encontraba el banquero Richard 'Dick' Fuld, quien convirtió la empresa en una de las primeras firmas de Wall Street en incursionar en el negocio de las hipotecas subprime.

La decisión del gobierno de no rescatar a la entidad, como había hecho antes con Bear Stearns y con la aseguradora AIG, desató una herida en el sistema financiero en Estados Unidos por el abuso que se hizo de los créditos subprime. Días antes de la quiebra, Lehman Brothers intentó evitar el desastre pero la desconfianza era tal que fue abandonada a su suerte por sus prácticas fraudulentas. 

Manifestantes durante la comparecencia del director general del banco de inversiones estadounidense Lehman Brothers, Richard Fuld Jr., antes de que testifique ante el juez, el 6 de octubre de 2008. EFE/ Shawn Thew

Poco después de la llegada de la crisis, Fuld ya se encontraba trabajando en otros proyectos como en la asesora Matrix Advisors LLC en 2009 o en la firma de gestión de activos Matrix Private Capital Group en 2016. Nunca admitió ningún tipo de responsabilidad en la quiebra de la empresa ni fue condenado por ello.

Bear Stearns

El sistema que adoptó el banco de inversiones Bear Stearns para obtener rápidos beneficios a través de las hipotecas subprime fue fraudulento. Así lo indicaron investigaciones judiciales que determinaron que estas prácticas se hacían a través de engaños a los inversores, ya que se les mentía sobre la calidad de los títulos que adquirían.

Las consecuencias de esta práctica alarmaron al resto de bancos y el 16 de marzo, JPMorgan Chase & Co. intervino con una oferta de rescate respaldada por la Reserva Federal (Fed), quien le prestó una gran cantidad de dinero para mitigar los daños que habían causado las hipotecas basura en Bear Stearns. Una medida que no pudo frenar la llegada de la crisis ya que en mayo de 2008 el banco de inversiones finalmente colapsó.

Las ausencias de Jimmy Cayne se hicieron notables en los momentos más difíciles de la empresa

El ex Consejero Delegado de Bear Stearns, James Cayne, fue duramente criticado por su ausencia en plena crisis del banco. En enero de ese año, Cayne cedió el puesto al banquero de inversiones Alan Schwartz pero continuó en la cúpula de poder. Las ausencias se hicieron notables en los momentos más difíciles de la empresa y en las negociaciones de rescate mientras “estaba jugando al bridge en Detroit", admitió Cayne durante una entrevista en 2010 con Financial Crisis Inquiry Commission. Ahora, "está retirado y hace lo que más le gusta, jugar al bridge", aseguró su esposa Patricia Cayne, según recoge Wall Street Journal.

Alan Schwartz fue el último jefe ejecutivo antes de la compra de JPMorgan Chase & Co. para intentar evitar el colapso. Schwartz fue el que negoció la venta del banco de inversiones y tuvo que comunicar al equipo que había un trato que “no iba a gustar" ya que se vendía a dos dólares la acción. 

El artista neoyorquino Geoffrey Raymond pintó un retrato del ex Consejero Delegado de Bear Stearns, Jimmy Cayne, para que los empleados mostraran su enfado por el colapso de la entidad. / AFP - EMMANUEL DUNAD

Schwartz fue contratado en 2009 por el banco de inversiones Guggenheim Partners LLC como presidente ejecutivo, puesto que mantiene hasta ahora. Según recoge el periódico estadounidense económico, esta vez Schwartz espera que Guggenheim perdure "mucho después de que me haya ido, será una gran empresa". 

AIG

La aseguradora American International Group (AIG), que sigue activa actualmente, concedió seguros contra el impago de los bonos hipotecarios pese a los altos riesgos que había de incumplimientos de pagos. Cuando el sistema se dio de bruces con la realidad, la aseguradora estuvo al borde de la quiebra, forzando al gobierno estadounidense a rescatarla, con un préstamo de emergencia de 85.000 millones de dólares, justo un día antes de la quiebra de Lehman Brothers. 

El que fuera el Director Ejecutivo de la aseguradora, Joseph Cassano, apodado por Vanity Fair como “el hombre que estrelló el mundo”, tuvo un papel relevante en la germinación de la crisis. 

Invocó la Quinta Enmienda una vez cada 38 segundos 

Cassano, de 63 años, ha estado activo de forma silenciosa y ahora busca privacidad en su casa de Westport. En 2010 defendió su papel durante la crisis ante el Congreso y finalmente el Departamento de Justicia cerró el caso sin presentar cargos contra él. Un año antes, invocó la Quinta Enmienda una vez cada 38 segundos, aproximadamente, para no responder a la investigación sobre la crisis de AIG ante la Comisión de Investigación de Crisis Financiera (FCIC) estadounidense.

Joseph Cassano, a la izquierda, defendió su papel durante la crisis ante la Comisión de Investigación de Crisis Financiera (FCIC). / AFP - MARK WILSON

Merril Lynch

El banco de inversión Merril Lynch obtuvo grandes beneficios con las hipotecas basura, registrando un crecimiento del 40% de su valor en 2006. Sin embargo, debido a los incumplimientos de pagos masivo hizo tambalear sus cimientos por su abuso del sistema fraudulento y tuvo que ser adquirida por otra entidad por 44.000 millones en septiembre de 2008.

Su ex Consejero Delegado, John Thain, supo encontrar un comprador durante la crisis que azotaba a una larga lista de bancos. Una solución que su salvador, Bank of America, ha pagado caro ya que ha tenido que hacer frente a numerosas multas heredadas de Merrill Lynch por su papel previo a la crisis de 2008.

El banquero ahora está sumido en administrar los problemas de Uber

El que fuera jefe de la Bolsa de Nueva York (NYSE), ahora mismo forma parte de la cúpula directiva de Uber Technologies Inc. Un nombramiento que vino con polémica dentro de la empresa porque fue designado por sorpresa. El banquero ahora está sumido en administrar los problemas de la empresa por la controversia que genera su regulación en varios países.

También fue elegido para formar parte del consejo de supervisión de Deutsche Bank AG en un momento en que el prestamista alemán enfrentaba tres pérdidas consecutivas en un año. "Me gusta arreglar cosas que alguien ha estropeado antes", dijo Thain en una entrevista en el Wall Street Journal en 2015.

La carrera de Stan O'Neal no ha sido la misma desde que dejó en ruina a Merrill Lynch. Fue reemplazado por Thain por este motivo. Hasta ahora ha formado parte de la junta directiva de una empresa  especialista en piezas aeroespaciales, Arconic Inc., y de la empresa de productos químicos Platform Specialty Products Corp.

El Congreso lo acusó en 2009 de posible violación de las leyes por la estafa de las subprime, sin embargo, en 2011 el caso se cerró y no se presentaron cargos en su contra.


Goldman Sachs

El banco de inversiones Goldman Sachs fue uno de los pocos que consiguió grandes beneficios usando la venta de activos ligados a las hipotecas basura. Uno de los banqueros que más beneficios obtuvo con las hipotecas basura fue Lloyd Blankfein como Consejero Delegado del grupo de inversiones, empresa que sigue dirigiendo actualmente. En total se hizo con una suma de 68 millones de dólares en bonos en 2007, casi 60 millones de euros con el cambio actual.

Sin embargo, según informan varios medios estadounidenses, Blankfein dejará este cargo a finales de este año y será sustituido por David M. Solomon, y de momento no se sabe cuál será su próximo proyecto, según informan algunos medios estadounidenses. 

El francés Fabrice Tourre, excorredor bursátil de Goldman Sachs, fue el único condenado por las acciones fraudulentas por la Comisión de Bolsa y Valores estadounidense. En concreto, fue sancionado a pagar más de 825.000 dólares, unos 156.000 de euros en el cambio actual, porque el juez lo consideró culpable de engañar a los inversores. Ningún otro miembro de la cúpula de la empresa se sentó en el banquillo de los acusador porque Goldman Sachs llegó a un acuerdo pagando 550 millones para que la denuncia de la Comisión no continuara.

La Reserva Federal (Fed)

La reacción del Gobierno estadounidense ante la inminente llegada de la crisis llegó tarde, con Ben Bernanke como presidente de la Fed durante 2006 hasta 2014. La actuación de esta institución ha sido criticada en numerosas ocasiones, como por ejemplo el economista Laurence M. Ball en su libro The Fed and Lehman Brothers: Setting the Record Straight on a Financial Disaster, en donde afirma que "el fracaso de Lehman podría haberse evitado y que los responsables de la formulación de políticas no tenían que ser especialmente hábiles para lograr ese resultado". 

Unas afirmaciones que, según el columnista de The Washington Post, Robert J. Samuelson, no son del todo ciertas ya que "hasta la quiebra, intentaron encontrar un comprador privado para Lehman"

El ex presidente de la Reserva Federal Alan Greenspan en la Comisión del Congreso estadounidense sobre la crisis financiera, en 2010. AFP/Alex Wong

Ahora Bernanke forma parte del centro de investigación Brookings Institution, donde investiga, entre otras cosas, las causas de la crisis financiera desde que dejó la Fed en 2014. 

Sin embargo, el verdadero responsable fue el expresidente de la Fed, Alan Greenspan, ya que  ocupó este cargo durante los años 1987 y 2006. Como él mismo admitió en una entrevista de la CBS en 2007, no supo ver venir la crisis hipotecaria y desechó las opiniones de economistas que vaticinaban los efectos nocivos de la burbuja inmobiliaria. "Si bien yo estaba al tanto de que se aplicaban mucho esas prácticas, no tuve noción de cuán significativas se habían convertido hasta mucho más tarde", añadió.

Ningún alto ejecutivo fue condenado

Los integrantes de las cúpulas directivas de los distintos bancos involucrados en el fraude de las subprime, y que fueron los que plantaron la semilla de la crisis, siguen con sus carreras dirigiendo grandes empresas pese a esta mancha negra. 

Algunos se mantienen muy activos en otros grupos sin haber pasado por prisión ya que la investigación de la Comisión de Bolsa y Valores estadounidense cerró sin apenas condenas. La excepción fue Fabrice Tourre, "un conejillo de indias" para algunos medios ya que no se era un alto cargo, a quien se le encontró culpable de seis de los siete cargos que se le imputaban por engañar a los inversores de Goldman Sachs.