Público
Público

El Banco de España avisa de que la bajada de los precios de la vivienda dañaría a la banca

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, apunta en un seminario que el mercado inmobiliario se está reactivando. 

Publicidad
Media: 1
Votos: 3

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos (i), y el presidente del BBVA, Carlos Torres, durante su participación en el curso sobre finanzas sostenibles organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP). EFE/Pedro Puente Hoyos

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha avisado de que un potencial ajuste a la baja de los precios de la vivienda tendría un impacto negativo, "aunque de menor cuantía", en las entidades de depósito. Esta afirmación llega apenas unos días después de que en su informe anual la entidad se mostrara contraria a limitar los precios del alquiler de viviendas.

Así lo ha señalado durante la inauguración este lunes en Santander del seminario Las finanzas sostenibles y su importancia en el futuro de la economía organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) y la Asociación de Periodistas Económicos (Apie) y patrocinado por el BBVA.

Para el gobernador del Banco de España, este impacto en las entidades de depósito se produciría a través del efecto sobre las valoraciones de los activos adjudicados y del impacto indirecto sobre los niveles agregados de consumo y actividad.

No obstante, ha asegurado que el crédito asociado a la actividad inmobiliaria no está aumentando y que las nuevas hipotecas a los hogares se están concediendo con "prudencia". Además, ha señalado que una desaceleración cíclica, no asociada a un excesivo crecimiento previo del crédito, "también puede afectar a la rentabilidad y a los niveles de solvencia de las entidades financieras".

En general, sobre el mercado inmobiliario, Hernández de Cos ha apuntado que este se está reactivando y que lo está haciendo con un incremento de las transacciones y un repunte de los precios en niveles "compatibles con sus determinantes fundamentales".

Pese a ello, ha puesto de relieve las importantes alzas de los precios de la vivienda que se están produciendo en algunas ciudades españolas, como las islas Canarias y Baleares, y ha destacado así la "notable heterogeneidad" del mercado inmobiliario español.

Sin embargo, ha destacado que el repunte de la actividad inmobiliaria no se está traduciendo en un aumento del crédito asociado, ya que el crédito bancario concedido a las empresas inmobiliarias y constructoras sigue cayendo a tasas superiores al 10%, "en parte por la venta de paquetes de préstamos morosos".

Sobre el stock de crédito, Hernández de Cos ha afirmado que el que respecta a las familias se encuentra "prácticamente estancado". "Es cierto que el flujo de crédito nuevo está mostrando bastante dinamismo, pero partiendo de niveles reducidos", ha añadido.

También ha apuntado que los estándares crediticios de concesión de hipotecas a hogares se mantienen "prudentes", puesto que la práctica totalidad de los préstamos concedidos son "de una cuantía inferior al valor de la transacción del inmueble, frente al 50% de antes de la crisis".

De hecho, ha asegurado que las hipotecas representan menos de cuatro veces la renta anual de los hogares y "el servicio de esta deuda supone menos del 20% de esa renta en un 50% de las hipotecas".

En lo que respecta a la economía española en general, Hernández de Cos ha resaltado que aunque, según las últimas previsiones del Banco de España, se espera "una cierta desaceleración del PIB", este seguirá creciendo por encima de su potencial, "con lo que la brecha de producción será progresivamente más positiva".