Público
Público
Únete a nosotros

El banco malo multiplica por seis sus pérdidas en 2016

En sus cuatro años de actividad, la sociedad que absorbió los activos inmobiliarios tóxicos de la banca acumula unas pérdidas de 751 millones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Stand del banco malo en el el Salón Inmobiliario de Madrid E.P.

La Sociedad de gestión de activos procedentes de la reestructuración bancaria (Sareb), el banco malo que absorbió los activos inmobiliarios problemáticos de buena parte de la banca española, registró fuertes pérdidas en 2016 por los altos costes de mantenimiento de su cartera inmobiliaria y la venta de activos con minusvalías.

La estatal Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria dijo el jueves que perdió 663 millones de euros en 2016 frente a un saldo negativo de 103 millones en el ejercicio anterior. En sus cuatro años de actividad, Sareb acumula unas pérdidas de 751 millones de euros.

Los ingresos subieron un 1% por ciento a 3.923 millones. Este nivel de ingresos permitió a la compañía cancelar 2.170 millones de euros de la deuda emitida para pagar los activos transferidos y que cuenta con el aval del Estado.

En los cuatro años de actividad, Sareb ingresó 16.864 millones de euros gracias a las desinversiones, reduciendo su cartera en 10.806 millones (un 21,3%) y su deuda en 9.856 millones (un 19,4%).

El presidente de Sareb, Jaime Echegoyen, ha explicado que a lo largo del pasado ejercicio la sociedad se dedicó a limpiar el futuro de los activos que tienen un bajo potencial de revalorización. "De no haber sido así, el fondo de minusvalías latentes tendría unos cientos de millones más", ha indicado.

El presidente de la Sareb, Rodrigo Echegoyen. EFE

La sociedad ha conseguido limpiar cerca de un tercio de los activos que no tienen capacidad de revaluarse, lo que equivale a unos 800 o 900 millones de euros, según sus estimaciones. Este hecho provocó que sus márgenes, pese a ser positivos, fueran inferiores a los de 2015.

En el resultado final de 2016 impactaron los altos costes vinculados a la gestión de la cartera, que incluye partidas como las comisiones de gestión y comercialización, con 237 millones de euros; el pago de tributos e impuestos municipales, con 197 millones de euros, o los gastos de comunidades de vecinos y mantenimiento de los inmuebles, que consumieron 90 millones.

La principal fuente de ingresos de Sareb en 2016 fue la cartera de préstamos a promotores, cuya gestión reportó 2.846 millones de euros. Cerca de tres cuartas partes de estos ingresos provinieron de la cancelación y venta de préstamos, las iniciativas de colaboración con los promotores a través de los Planes de Dinamización de Ventas (PDV) y la venta de los inmuebles que garantizan los préstamos.

De los 3.923 millones de ingresos, el 82% procedieron del mundo minorista y el 18% restante de la venta institucional.

La cifra de inmuebles vendidos por el banco malo al cierre del pasado ejercicio se incrementó un 25% respecto a 2015, hasta las 14.000 unidades entre residencial, suelo y terciario. El 60% de las ventas de la sociedad se concentran, especialmente, en Madrid, Andalucía, Cataluña y Comunidad Valenciana.

Sareb había recibido en 2012 un total de 200.000 activos por valor de 50.781 millones de euros, de los cuales el 80% eran préstamos y el 20% inmuebles.

Con estas cifras sobre la mesa, Echegoyen ha manifestado que el objetivo de la sociedad de gestión es desinvertir todos sus activos hasta 2027 y ha recordado que en su mandato no entra dar rentabilidad, aunque aspira a darla, ni pedir más capital.