Público
Público

Crisis del coronavirus El BCE acelerará las compras de bonos para frenar la subida de tipos de la deuda

La entidad eleva sus previsión de crecimiento para la Eurozona en 2021 hasta el  4,6%, seis décimas más que la cifra que había pronosticado en marzo, dijo este jueves en rueda de prensa su presidenta, Christine Lagarde, tras la reunión del Consejo de Gobierno.

El logo del euro en la fachada del rascacielos donde tiene su sede el BCE en Fráncfort. REUTERS/Kai Pfaffenbach
El logo del euro en la fachada del rascacielos donde tiene su sede el BCE en Fráncfort. Kai Pfaffenbach / REUTERS

El Banco Central Europeo (BCE) dijo el jueves que iba a aumentar el ritmo de sus compras de bonos durante el próximo trimestre, probablemente con la intención de mantener bajos los costes de la deuda pública para una economía de la Eurozona que sigue luchando contra la crisis provocada por la pandemia de la covid-19.

El BCE no hizo cambios en su política monetaria, ya que le queda casi un billón de euros de munición para comprar bonos y mantener el crédito barato para los Estados, los hogares y las empresas de los 19 países que comparten el euro.

Sin embargo, trató de disipar las dudas de los inversores sobre su determinación de frenar cualquier nuevo repunte de los rendimientos de los bonos, que han subido en las últimas semanas debido en gran medida a factores externos como el aumento de las expectativas de inflación en EEUU, la subida de los precios del petróleo y las interrupciones de suministro relacionadas con la pandemia.

"Sobre la base de una evaluación conjunta de las condiciones de financiación y las perspectivas de inflación, el Consejo de Gobierno espera que las compras en el marco del PEPP (programa de compras de bonos contra la pandemia) durante el próximo trimestre se realicen a un ritmo significativamente mayor que durante los primeros meses de este año", dijo el BCE en el comunicado posterior a la reunión mensual de su consejo de Gobierno.

El BCE compra bonos por valor de unos 80.000 millones de euros al mes para hacer frente a la pandemia y 20.000 millones de euros al mes por otros programas regulares de compra de deuda. En mayo adquirió deuda de emergencia por la pandemia por valor de 80.700 millones de euros y ha comprado hasta ahora bonos para afrontar la crisis por la covid-19 por valor de 1,11 billones de euros. El BCE añade que compra con flexibilidad, "de acuerdo con las condiciones de mercado" para evitar un endurecimiento de las condiciones de financiación que sea incompatible con el objetivo de contrarrestar el impacto negativo de la pandemia.

El banco central de la Eurozona está sometido a la presión del mercado para que aclare hasta dónde está dispuesto a dejar que suban los rendimientos de los bonos antes de intervenir y qué otros parámetros de los costes de financiación está vigilando. Los dirigentes monetarios se han mostrado divididos en cuanto a la conveniencia de aumentar las compras de bonos, ya que algunos afirman que la reciente subida de los rendimientos no está justificada por la mejora de las perspectivas económicas, mientras que otros dicen que incluso podría ser bienvenida.

Además de continuar con el programa de compras de deuda semanales, el BCE mantiene los tipos de interés de las subastas semanales en el 0%. La entidad deja también inalterados los tipos de interés a los que presta a los bancos a un día (facilidad marginal de crédito), en el 0,25 , y de la facilidad de depósito, con los que anteriormente remuneraba el dinero a un día pero ahora penaliza el exceso de reservas, en el -0,50%.

Nuevas previsiones económicas

El BCE, además, publicó este jueves sus nuevas proyecciones de crecimiento e inflación para la zona del euro. La entidad, así, prevé que la economía de la Eurozona crecerá este año un 4,6%, seis décimas más que las previsiones realizadas en en marzo, según dijo su presidenta, Christine Lagarde, tras la reunión del Consejo de Gobierno.

Lagarde añadió que el BCE prevé un crecimiento del 4,7% en 2022 (un 4,1% pronosticado en marzo) y del 2,1% en 2023 (sin variación respecto a marzo).

Lagarde señaló que la entidad monetaria espera que "la actividad económica se acelere en la segunda mitad del año en la media que se levantan las medidas de confinamiento", por lo que es más optimista respecto al crecimiento que hace unos meses.

La presidenta del BCE dijo que "tras la contracción en el primer trimestre del año, la economía de la zona del euro se reabre gradualmente en la medida que la pandemia mejora y las campañas de vacunación progresan significativamente". "Los últimos datos señalan una recuperación en la actividad de los servicios y que se mantiene el dinamismo en la producción manufacturera", apostilló Lagarde.

Serán cruciales para la recuperación el repunte del gasto del consumidor, la fuerte demanda global y las políticas presupuestarias y monetarias expansivas, según la presidenta del BCE. Pero, al mismo tiempo, Lagarde alertó de que se mantienen las incertidumbres porque las perspectivas económicas a corto plazo dependen de la pandemia y de cómo responde la economía una vez que se reabra.

El BCE pronostica también una inflación todavía por debajo de su objetivo del 2%: del 1,9% en 2021 (el 1,5% pronosticado en marzo), del 1,5% en 2022 (el 1,2% pronosticado en marzo) y del 1,4% en 2023 (sin variación respecto a marzo).

La inflación ha subido los últimos meses debido a "efectos base, factores transitorios y un incremento de los precios de la energía", explicó Lagarde. El BCE prevé que la inflación suba más en la segunda mitad del año, en otoño, pero bajará a comienzos de 2023 cuando desaparezcan esos factores transitorios y los precios de la energía se moderen.

Más noticias de Economía