Público
Público

Bruselas congela las reglas fiscales para que los gobiernos puedan gastar "todo lo que necesiten" contra el coronavirus

La presidenta de la Comisión Europea no descarta recurrir a la emisión de "coronabonos" para financiar ayudas a empresas que entren en crisis por las repercusiones económicas de la pandemia.

La presidenta de la Comisión Europea, Von der Leyen. EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ
La presidenta de la Comisión Europea, Von der Leyen. EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ

AGENCIAS

La Comisión Europea ha congelado este viernes las reglas fiscales para que los gobiernos nacionales puedan poner en sus economías "todo lo que necesiten" para ayudar a empresas, trabajadores, autónomos y familias a superar la crisis creada por las medidas articuladas para combatir el coronavirus.

Así lo ha explicado la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, a través de las redes sociales: "Prometimos que haríamos todo lo posible para apoyar a los europeos y a las compañías a través de la crisis. Lo hicimos. Ayer implementamos las reglas más flexibles que nunca para ayudar a las personas + empresas. Hoy activamos la cláusula para relajar las reglas presupuestarias, permitiendo que los gobiernos bombeen en la economía", explica desde su cuenta personal en Twitter.

La principal responsable del Ejecutivo comunitario relata en un video adjuntado a la cita que el Covid-19 está teniendo un "impacto dramático" en la economía, con "muchos sectores golpeados".

Según recuerda, los 27 países de la Unión acordaron recientemente desbloquear 37.000 millones de euros en fondos europeos y destinar este montante a financiar medidas encaminadas a la lucha contra el brote de coronavirus.

Pero Von der Leyen, agrega que ahora se ha tomado una medida histórica: "Hoy, esto es nuevo y nunca se ha hecho antes, activamos la cláusula de escape general del Pacto de Estabilidad y Crecimiento para que los gobiernos puedan poner en sus economías todo lo que necesiten".

Con esta decisión, Bruselas permite, en la práctica, que los gobiernos puedan acometer las medidas que estimen oportunas sin temor a sujetarse al escrutinio del Pacto de Estabilidad y Crecimiento que impone corsés al déficit, bajo riesgo de exponerse a expedientes de no cumplirlos y libera a los Estados que tenían deberes pendientes por su aplicación.

En su alocución la presidenta del Ejecutivo Comunitario da además "la bienvenida" a las medidas adoptadas por el Banco Central Europeo (BCE) que, entre otras iniciativas, ha dispuesto hasta 750.000 millones de euros para evitar crisis en los mercados de deuda con la compra de títulos públicos y privados.

Entre las medidas aprobadas por Bruselas figura también una flexibilidad en las ayudas de Estado para dar margen igualmente a las políticas de gasto. Con las herramientas arbitradas confía que se ayudará al sector sanitario y aquellos otros más afectados como las compañías hoteleras, de restauración y transportes además de a las familias.

"Coronabonos"

La presidenta de la Comisión Europea, además, no descarta recurrir a la emisión de "coronabonos" para financiar ayudas a empresas que entren en crisis por las repercusiones económicas del coronavirus. "El principio es analizar todas las herramientas y recurrir a las que sirvan. Eso es válido también para los coronabonos. Rercurriremos a ellos si están bien estructurados y si ayudan a enfrenta la crisis", dijo Von der Leyen en declaraciones a la radio alemana Deutschlandfunk.

La situación actual, según Von der Leyen, está marcada por le hecho de que empresas que en principio tienen unas finanzas sanas se están viendo golpeadas por la crisis sin tener responsabilidad alguna en ella. "La idea es que los Estados les proporcionen a las empresas un puente hasta el momento en que la vida social vuelva a funcionar y vuelvan a recibir pedidos y contratos", explicó.

"Son empresas sanas. Tenemos que mantenerlas para que podamos salir fortalecidos de la crisis", agregó.

Von der Leyen agregó que si no se ayuda a las empresas y se produce una cadena de insolvencias y el paro se dispara "será mucho más difícil salir de la crisis". "Por eso lo correcto ahora es ser flexibles y generosos y hacer todo para apoyar a nuestras empresas y para que la gente mantenga sus puestos de trabajo", explicó.