Público
Público

El conflicto, en 11 fechas clave

Tres sentencias judiciales han anulado el ERE de Coca-Cola y dado la razón a los trabajadores, que esperan a que el Supremo obligue a la empresa a reabrir la fábrica de Fuenlabrada.

Imagen de la manifestación contra el cierre de la planta de Coca-Cola en Alicante, el pasado 1 de febrero.

MADRID.- El ERE de Coca-Cola Iberian Partners ha sido uno de los que más ha alarmado a la opinión pública durante la crisis. Con más de 900 millones de euros anuales de beneficio, decidió cerrar cuatro fábricas y despedir, trasladar y prejubilar a casi 2.000 empleados. Sin embargo, el proceso se encuentra suspendido por la Audiencia Nacional y a la espera de que el Tribunal Supremo se pronuncie sobre el recurso de la empresa. Así ha sido el proceso.

17 de febrero de 2013- La Comisión Nacional de la Competencia da el visto bueno al proceso de fusión de las siete embotelladoras de Coca-Cola en España en una única sociedad. Las empresas Casbega, Colebega, Cobega, Rendelsur, Begano, Norbega y Asturbega pasan a estar integradas en Coca-Cola Iberian Partners, que pondrá en marcha un proceso de remodelación del mapa de producción y distribución de los refrescos en España y Portugal.

22 de enero de 2014- Iberian Partners, en aplicación del nuevo modelo organizativo, presenta a los sindicatos el Expediente de Regulación de Empleo que afectaba a 1.250 trabajadores. La empresa pretendía despedir y prejubilar a 750 empleados, cerrar las fábricas de Fuenlabrada (Madrid), Colloto (Asturias), Alicante y Palma de Mallorca, y recolocar en otros centros a 500 empleados.

31 de enero de 2014- Los trabajadores de las cuatro plantas afectadas por los cierres inician una huelga indefinida. Se convocan paros parciales en todas las fábricas del país exigiendo la retirada de cierres y despidos, además de grandes movilizaciones.

15 de febrero de 2014- Miles de trabajadores de la empresa de distintos puntos del país se manifiestan en Madrid contra los cierres y los despidos. La manifestación la encabezan los secretarios generales de UGT y CCOO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo.

21 de febrero de 2014- Tras casi un mes de negociación entre sindicatos y dirección de la empresa, no se llega a ningún acuerdo. La compañía redujo a 1.193 los trabajadores afectados por el ERE y ofreció prejubilaciones de a partir de los 56 años, una compensación económica a los recolocados y bajas incentivadas a razón de 45 días de sueldo por año trabajado durante 42 meses.

26 de marzo de 2014- El sindicato Comisiones Obreras impugna el ERE de Coca-Cola ante la Audiencia Nacional. Consideran que la fusión de las embotelladoras no se llevó a cabo adecuadamente, por lo que la empresa no tiene potestad para realizar los despidos. Denuncian vulneración de la negociación colectiva por parte de Iberian Parters. En lo sucesivo, los sindicatos CSI-F y UGT se adhieren a la impugnación. También denunciarán vulneración del derecho de huelga.

1 de abril de 2014- Coca-Cola Iberian Partners ejecuta el ERE y los cierres de las cuatro fábricas. El proceso de salda con casi 236 despidos forzosos, la mayoría de trabajadores de la planta de Fuenlabrada. El resto de afectados suscribieron el plan de bajas incentivadas, prejubilaciones y traslados que ofreció la empresa. Desde que se cerró la planta, los empleados de Fuenlabrada llevaron a cabo un proceso de movilización y visibilización del conflicto que perdura hasta la actualidad, mientras que el resto de fábricas abandonó la protesta.

13 de junio de 2014- La Audiencia Nacional anula el ERE de Coca-Cola Iberian Partners y ordena su suspensión cautelar, dando la razón a los trabajadores. También reconoce prácticas de esquirolaje por parte de la empresa durante la huelga de los trabajadores de Fuenlabrada. El tribunal obliga a la readmisión de los 236 despedidos y de los empleados que aceptaron la baja incentivada y ahora quieran recuperar su empleo. También obliga al abono de los salarios dejados de percibir. La batalla de los empleados se centra ahora en la reapertura de la planta madrileña. La empresa recurre la decisión ante el Tribunal Supremo.

21 de noviembre de 2014- La Audiencia Nacional vuelve a dar la razón a CCOO y obliga a la empresa a aplicar provisionalmente la sentencia. Le da cinco días de plazo para que especifique cómo lo hará. La postura del sindicato es que los trabajadores tienen que ser readmitidos en su anterior puesto de trabajo, es decir, en la fábrica de Fuenlabrada. Coca-Cola Iberian Partners ofrece recolocaciones en otros centros de trabajo operativos, pero los trabajadores lo rechazan.

15 de enero de 2015- La empresa, pese a la sentencia y a la espera de lo que diga el Supremo, envía a varios operarios para desmontar la fábrica de Fuenlabrada. Los trabajadores tratan de impedirlo y la Policía carga contra ellos, aunque consiguen que la maquinaria no salga de la planta. Denuncian una “política de hechos consumados” por parte de la empresa para desmantelar la fábrica antes de que el Supremo decida si hay que reabrila o no.

26 de enero de 2015- La Audiencia Nacional vuelve a fallar a favor de los trabajadores de Fuenlabrada. En un auto considera irregulares las recolocaciones en otros centros de trabajo. Con el fallo del Supremo sobre la reapertura de la fábrica madrileña aún en el aire, esta decisión acerca la idea de la reapertura. Obliga a la empresa a dar de alta en la Seguridad Social a 308 empleados recolocados (278 de Fuenlabrada) y a pagarles el salario aunque no realicen actividad mientras el Supremo toma una decisión.

Más noticias de Economía