Público
Público

Draghi ve muy pocas posibilidades de que los tipos de interés suban en 2018

El presidente del BCE dice que la volatilidad del eruo "representa una fuente de incertidumbre que requiere ser observada"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del BCE, Mario Draghi, durante la rueda de prensa habitual tras la reunión del Consejo de Gobierno de la entidad, en Fráncfort. REUTERS/Kai Pfaffenbach

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, dijo este jueves que ve "muy pocas posibilidades de que los tipos de interés puedan subir este año", sobre la base de los actuales datos y proyecciones económicas, y se mostró impresionado por la apreciación del euro.

Previamente, el Consejo de Gobierno del BCE mantuvo el tipo de interés al que presta a los bancos a una semana en el 0% y también la posibilidad de prolongar los estímulos monetarios en la zona del euro después de septiembre.

Además, seguirá cobrando a las entidades un 0,4% por el exceso de sus reservas a un día (facilidad marginal de depósito).

El presidente del BCE subrayó que sólo subirá los tipos de interés una vez que haya concluido las compras de deuda.

Algunos analistas prevén que el BCE prolongue las compras de deuda pública y privada de la zona del euro hasta finales de diciembre; otros, incluso, contemplan la posibilidad de que siga adquiriendo bonos en el primer trimestre de 2019.

La entidad compra desde comienzos de enero deuda pública y privada por valor de 30.000 millones de euros al mes y lo hará, al menos, hasta finales de septiembre de este año.

Draghi señaló que el Consejo de Gobierno discutirá en la próxima reunión de marzo sobre la comunicación de la orientación de su política monetaria.

Preguntado por la apreciación del euro, que hoy superó los 1,25 dólares, Draghi dijo que "el uso de lenguaje no refleja los términos de referencia acordados" en el Fondo Monetario Internacional (FMI), donde se reconoció que el exceso de volatilidad puede tener efectos en el crecimiento, que no se devaluarán las divisas y que no se usará el tipo de cambio para tener ventajas comerciales.

Draghi se refería a los comentarios del secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, quien indicó en la localidad suiza de Davos que un dólar débil es bueno para su país en la medida que abre oportunidades en el comercio exterior.

No obstante, el italiano Draghi insistió: "No tenemos un objetivo de tipo de cambio, pero este sí es importante para el crecimiento y la estabilidad de precios".

También consideró que "algunos movimientos del tipo de cambio del euro se justifican por la fortaleza de la economía, pero la cuestión es si otros movimientos son causados por el lenguaje y la pregunta es ver su efecto en la inflación".

"La reciente volatilidad en el tipo de cambio representa una fuente de incertidumbre que requiere ser observada respecto a las posibles implicaciones para la estabilidad de precios a medio plazo", según Draghi.

Las especulaciones de que el BCE podría subir los tipos de interés antes de lo que se creía llevaron hoy al euro por encima de los 1,25 dólares, pese a las declaraciones de Draghi.

Un euro fuerte dificulta la subida de la inflación porque abarata el precio del petróleo que se paga en dólares y otras importaciones en esa divisa, sobre la que se ha producido la apreciación.

Para el economista jefe de Commerzbank, Jörg Krämer, Draghi "hizo todo lo que pudo en la rueda de prensa para enfriar las expectativas de subidas de los tipos de interés. Ha descartado de hecho un movimiento este año".

Por otra parte, Draghi se mostró optimista respecto al crecimiento de la zona del euro y convencido de que la inflación se dirigirá hacia el objetivo, una tasa algo por debajo del 2%.

"La información disponible confirma un ritmo fuerte de expansión económica, que se aceleró más de lo esperado en la segunda mitad de 2017", apostilló el presidente del BCE.

Insistió en que es necesario "un amplio grado de estímulo monetario para que se creen presiones inflacionistas" y asegurar que la tasa de inflación vuelve a su objetivo porque "las presiones sobre los precios de la zona del euro siguen débiles y no han mostrado todavía señales convincentes de una tendencia al alza sostenida".