Público
Público

Endesa repartirá 5.940 millones en dividendos en los próximos 4 años

La eléctrica apuesta por mantener las nucleares en operación "a largo plazo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El logo de Endesa en un cartel desplegado en su sede en Madrid. REUTERS/Andrea Comas

La eléctrica española Endesa actualizó el miércoles sus guías estratégicas hasta 2021 y dijo que prevé mantener un suelo de 1,33 euros para el dividendo por acción en los próximos dos años, mientras que en el horizonte del plan distribuirá el 80% de su beneficio. Así, Endesa prevé repartir unos 5.940 millones de euros en dividendos entre sus accionistas en el periodo 2018-2021.

En el periodo anterior (2017-2020), la eléctrica controlada por el grupo de capital público italiano Enel se había comprometido con un payout del 100% de su beneficio neto ordinario salvo circunstancias excepcionales.

En una presentación enviada al supervisor bursátil, Endesa dijo que espera un beneficio neto de 1.800 millones de euros frente a los 1.400 millones que espera ganar en el ejercicio en curso.

Las nuevas proyecciones suponen un crecimiento anualizado del beneficio neto de alrededor del 7%, frente al 6% del periodo anterior.

Su matriz italiana Enel adelantó la víspera las cifras operativas de su filial ibérica, que contemplan un beneficio operativo bruto (ebitda) de 3.900 millones de euros en 2021 acelerando las inversiones brutas a los 5.500 millones de euros en el periodo 2019-2021. En términos netos, Endesa invertirá en el periodo 5.000 millones de euros.

El consejero delegado de Endesa, Jose Bogas, en la junta de accionistas de la eléctrica. REUTERS/Andrea Comas

En una conferencia con analistas para presentar el plan estratégico, el consejero delegado de Endesa, José Bogas, ha apostado por mantener la operación de las centrales nucleares "a largo plazo, en adecuadas condiciones de rentabilidad y asegurando siempre que estas instalaciones cumplan los más elevados estándares de seguridad establecidos en la regulación nacional e internacional".

Bogas volvió a así a defender alargar la vida útil de las nucleares más allá de los 40 años para garantizar la transición energética a 2050, ya que "no hay otra alternativa" y garantiza la seguridad de suministro, un precio competitivo de la electricidad y ayuda en el cumplimiento de los objetivos de emisiones.

En su presentación del plan estratégico remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Endesa señala que prevé un crecimiento de la demanda de electricidad en el sistema peninsular español de más del 28% desde 2017 a 2030, hasta los 325 teravatios hora (TWh), con un incremento de la demanda punta desde los 41 gigavatios (GW) hasta los 49 GW.

En su plan estratégico 2018-2021, Endesa ya confirma que no abordará las inversiones necesarias para adaptar las centrales térmicas de Compostilla (León) y Andorra (Teruel) al cumplimiento de los niveles de emisiones establecidos por la Unión Europea, pues las condiciones regulatorias y de mercado, tanto actuales como previsibles, las hacen inviables, por lo que cerrarán en 2020.

Así, el plan de la energética contempla las actividades necesarias para iniciar el desmantelamiento de las dos plantas a partir del 30 de junio de 2020. Además, en  su nueva hoja de ruta, Endesa sí que incluye las inversiones necesarias para adaptar la central de As Pontes a esos límites de emisiones, al igual que ya se ha hecho en la de Litoral (Almería).