Público
Público

ERE de Santander Santander cierra con 3.223 bajas el segundo ERE tras absorber Popular

El banco alcanza con la mayoría de los sindicatos un acuerdo que reduce en 494 las salidas inicialmente previstas y eleva al 78% y el 80% del salario las 'prejubilaciones' de los empleados de más de 58 años

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

Imagen de una sucursal de Banco Santander, que explorará un ERE tras la integración de Banco Popular. / EFE

Banco Santander reducirá finalmente en 3.223 empleados su plantilla tras haber alcanzado este jueves un acuerdo con la mayoría de los sindicatos en el segundo ERE (Expediente de Regulación de Empleo) que aplica tras la absorción de Popular y Pastor hace dos años.

Las negociaciones se cerraron este jueves tras restar otras 241 bajas de su planteamiento inicial, que ya había aceptado reducir en otras 249 que equivalen a las jubilaciones y despidos registrados en la plantilla en los meses de abril y mayo.
Con este nuevo recorte de empleo, que afecta al 10,76% de la plantilla actual (un empleo de cada nueve) y que se suma a la salida de 1.100 empleados y el traslado de otros 525 a empresas del grupo ajenas al banco en el ERE de los servicios centrales, Santander se habrá deshecho de menos de la mitad de los 10.299 empleos que absorbió con Popular y Pastor. Una vez ejecutado, su plantilla quedará fijada en 26.725 empleados.

El acuerdo incluye el cierre de 950 oficinas de la red comercial y el traspaso de otras 200 a trabajadores autónomos que pasarían a operar como “agentes colaboradores”, una fórmula que el banco lleva utilizando desde hace unos años en poblaciones que no considera prioritarias para su negocio.

El número de clausuras equivale al 60% de las 1.581 sucursales con las que se hizo al integrar en su red las de Popular y Pastor, cuya absorción generó las duplicidades de oficinas y de puestos que han sido el argumento central de los dos EREs.

CCOO, UGT y FITC lo apoyan, CGT lo rechaza y STS duda

El principio de acuerdo ha sido finalmente respaldado por UGT, CCOO y FITC, que suman el 80% de la representación, mientras STS (Sindicato de Trabajadores del Santander) todavía no ha decidido su postura, CGT lo rechaza al considerar que la plantilla cuenta con suficientes trabajadores de más de 55 años como para haber afrontado el recorte de empleo exclusivamente con prejubilaciones, y más cuando se trata de una empresa con beneficios: 7.810 millones netos el año pasado como grupo y 1.738 en España.

La última sesión del periodo de consultas del ERE, iniciado el 23 de mayo y que, por lo tanto, habría terminado con o sin acuerdo a finales de la semana próxima, incluyó también algunos movimientos en el apartado de las indemnizaciones.
Así, la empresa aceptó igualar las condiciones del anterior ERE para los empleados de 59 a 61 años, que percibirán el 80% del salario actual hasta los 63, y elevarlo hasta el 78% para los de 58. Ganan, respectivamente, cinco y tres puntos sobre el 75% para todos los mayores de 55 acordado el pasado martes, y que ahora queda para los de 55 a 58.

Todos ellos lo recibirán, descontando el desempleo y con las cotizaciones cubiertas hasta los 63 años, como renta mensual y libre de impuestos al tratarse, en realidad, de indemnizaciones por despido con pago en diferido.

Cotizaciones cubiertas de los 50 a los 63 años

Por debajo de esa edad se establecen dos tramos: el de 50 a 54 años y el de hasta 49, cuyas condiciones también se aplican a quienes lleven menos de quince años en la empresa.

Los primeros, a los que la empresa se compromete a pagar el convenio especial con la Seguridad Social hasta los 63 años (es obligatorio a partir de los 55), recibirán en un pago 3,6 salarios anuales (el séxtuple del 60%) más una prima de 15.000 euros por edad que fue incluida en la última sesión, otra de 30.000 por antigüedad y una más, de voluntariedad, de 2.000 por cada trienio consolidado.

Los segundos saldrán con una indemnización de 40 días por año trabajado con un tope de 24 mensualidades a la que se añaden la prima de voluntariedad, otra de 5.000 a 30.000 en función de la antigüedad y otros 15.000 para los de 50 a 54 años.

Por último, los mayores de 62 años recibirán una compensación de 20 días por año trabajado con el límite del sueldo de un año, es decir, la indemnización mínima que contempla la reforma laboral.

Voluntarios hasta el 15 de noviembre

El preacuerdo contempla, por último, tres plazos para ejecutar las salidas, en las que se prima la voluntariedad aunque el banco tiene capacidad para vetar la salida de trabajadores.

El calendario contempla que las extinciones de contrato de los voluntarios en los servicios centrales y entre los mandos intermedios estén ejecutadas el 31 de julio.

Paralelamente, y en este caso desde la firma del acuerdo hasta el 15 de noviembre, se abre un plazo para que los trabajadores de la red que decidan salir de la entidad comuniquen su voluntariedad a la dirección. Las salidas se irán produciendo hasta el 31 de diciembre.

La empresa comunicará y ejecutará los despidos forzosos, sin primas, a partir del 16 de noviembre, en un proceso que puede prolongarse hasta el 31 de marzo de 2020.