Público
Público

Los inversores especularon con la vacuna mientras arreciaba la pandemia

Los valores relacionados con el turismo, la banca y la energía despegan en un noviembre récord para el Ibex 35, a la espera de un inminente remedio contra el coronavirus.

Patio de negociación de la Bolsa de Madrid. EFE/Vega Alonso Del Val
Patio de negociación de la Bolsa de Madrid. Vega Alonso Del Val / EFE

VICENTE CLAVERO

Si, como algunos apunta, la Bolsa es un indicador adelantado de lo que está por venir, a la economía española le deben de aguardar muy buenos tiempos. El Ibex 35 cerró noviembre con una subida del 25%, la más alta de su historia, impulsado por las noticias sobre un inminente inicio de la vacunación contra el coronavirus. Pero no a todos los valores les fue igual: los vinculados al sector turístico y la banca experimentaron mejoras muy por encima de la media.

Este favorable comportamiento del mercado no fue exclusivo de España. El Eurostoxx, que incluye las cincuenta mayores empresas de la eurozona, también disfrutó un mes de noviembre sin precedentes (+18%). Y lo mismo ocurrió con el MIB, equivalente italiano del Ibex 35, que se anotó una mejora del 22,95%. Los índices selectivos francés (CAC) y alemán (DAX) experimentaron subidas significativas aunque no históricas, del 20,12% y 15%, respectivamente.

Este impulso por el optimismo en torno a las vacunas ha continuado en la primera sesión de diciembre, con un alza del 0,79% para el Ibex. El resto de bolsas europeas también han concluido la jornada con ascensos.

Paradójicamente, la euforia bursátil de noviembre ha coincidido con uno de los periodos más duros de la pandemia, con un fuerte aumento del número de contagiados y de fallecimientos. En España, en concreto, el virus se cobró 9.200 vidas, la cifra más alta desde abril, cuando la crisis sanitaria estaba en todo su apogeo. Pero esta dramática realidad cedió ante la expectativa de los inversores de una vuelta a la normalidad propiciada por los avances en la vacuna para la covid-19.

Los dos valores del Ibex que más mejoraron su cotización en noviembre son el grupo hotelero Meliá, controlado por la familia Escarrer, cuyos títulos cerraron el mes a 5,4000 euros (+69,81%), y el consorcio aeronáutico hispanobritánico IAG, propietario de Iberia, con un precio por acción de 5,4000 euros (+61,99%). El eventual levantamiento a medio plazo de las restricciones a la movilidad y la consecuente reanimación del turismo influyeron sin duda en esas fuertes subidas.

La central de reservas Amadeus (+40,18%) y la gestora aeroportuaria AENA (+18,7%) también se sumaron a la fiesta. De tal modo que, si a esos cuatro valores se les añade NH, el grupo hotelero fundado por Antonio Catalán, que no pertenece al Ibex, resulta que las cinco grandes sociedades turísticas cotizadas recuperaron en noviembre 16.000 millones de euros de capitalización, aunque continúan todavía un 20% por debajo de la cifra registrada a primeros de año.

Después de Meliá e IAG se sitúa un valor bancario, el BBVA, que cerró el lunes a 3,9300 euros, un 59,63% por encima de la cotización con que empezó el mes. El sector financiero, en general, obtuvo fuertes ganancias en noviembre, en previsión de una progresiva recuperación económica cuando las vacunas contra el coronavirus empiecen a dispensarse. El Santander subió un 47,45%; CaixaBank, un 37,45%; Bankia, un 36,98%; Bankinter, un 28,97%, y el Sabadell, un 24,24%.

En el caso de la banca, la recuperación tendría una ventaja añadida: la supresión, siquiera parcial, de la prohibición de repartir dividendos impuesta por el Banco Central Europeo para fortalecer el capital de las entidades ante un posible repunte de la morosidad. Ese veto, unido al parón general de la actividad derivado de la pandemia, explica el fuerte batacazo que ha sufrido el sector en Bolsa, donde ha perdido casi un 30% de su capitalización desde el inicio de 2020.

La subida del BBVA, muy superior a la de sus competidores, obedece en buena medida también a la venta de su filial estadounidense a PNC Financial Services por 9.700 millones de euros, así como a la fulminante ruptura de las negociaciones de fusión con el Sabadell, que no era la opción preferida por algunos inversores para destinar los cuantiosos recursos obtenidos con aquella operación.

La cuarta sociedad más revalorizada en Bolsa durante noviembre es la petrolera Repsol, cuyos principales accionistas son la constructora Sacyr (8%) y el fondo buitre BlackRock (5%). Cerró el mes en 8,058 euros por acción, con un crecimiento del 50,90%, animado por el incremento del consumo de derivados del crudo que debería llevar consigo la vuelta a la normalidad, si finalmente ésta se produce como consecuencia del proceso de vacunación.

Los demás grupos energéticos también subieron el mes pasado, aunque con menos fuerza que Repsol. Naturgy lo hizo un 24,83%; Red Eléctrica, un 13,29%; Iberdrola, un 13,04%; Enagás, un 10,20% y Endesa, un 4,17%.

Sólo dos valores del Ibex retrocedieron: Cellnex Telecom (-4,00%), que en el último año ha crecido aun así un 45,61%, y el laboratorio Pharma Mar (-15,99%), cuyo valor se ha multiplicado por dos veces y media desde el 30 de noviembre de 2019.

Más noticias de Economía