Público
Público

Banco El BBVA vende su negocio en EEUU por 9.700 millones y se dispara en Bolsa

La entidad no descarta dedicar una parte del dinero ingresado a acometer una fusión en un futuro no muy lejano, lo que provocado que sus títulos se revaloricen muy significativamente en el Ibex. 

El edificio principal de la Ciudad BBVA, la sede corporativa del banco en la zona norte de Madrid. E.P./Joaquin Corchero
El edificio principal de la Ciudad BBVA, la sede corporativa del banco en la zona norte de Madrid. Joaquin Corchero / EUROPA PRESS

Público | AGENCIAS

BBVA ha acordado la venta de su filial en EEUU Unidos a PNC Financial Services por un precio de aproximadamente 11.600 millones de dólares (9.700 millones de euros) en efectivo, según ha anunciado este lunes la entidad. Este precio representa 19,7 veces el resultado obtenido por la unidad en 2019 y equivale a cerca del 50% del valor en bolsa actual de BBVA, por lo que la operación crea un "enorme" valor para los accionistas.

Se trata de la segunda mayor compraventa bancaria en Estados Unidos desde la crisis financiera de 2008 y permite crear un banco estadounidense con casi 560.000 millones de dólares en activos y presencia en dos docenas de estados.

La iniciativa pone de relieve que la relajación de las normativas financieras y la reducción de los impuestos a las empresas bajo la presidencia de Donald Trump han animado a las entidades crediticias regionales a tratar de ganar tamaño a través de acuerdos, para competir con empresas más grandes como JPMorgan Chase y Wells Fargo.

PNC y BBVA han mantenido conversaciones para llegar a un acuerdo durante las últimas semanas, y decidieron continuar con la negociación tras el resultado de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, ante la percepción de que el entorno normativo no cambiará con el demócrata Joe Biden como presidente y el posible control del Senado de EEUU por los republicanos, según dijeron fuentes consultadas por la agencia Reuters.

La transacción representa la reversión de la adquisición por parte de BBVA de Compass Bancshares Inc por un valor de 9.600 millones de dólares en 2007, que convirtió en su filial estadounidense. BBVA decidió salir del mercado estadounidense después de que el bajo rendimiento del negocio pesara sobre su cotización, según las fuentes consultadas.

El acuerdo se produce seis meses después de que PNC vendiera su participación del 22,4% en el gigante de fondos de inversión BlackRock por 14.200 millones de dólares. PNC registró unas ganancias después de impuestos de 4.300 millones de dólares por la venta, que utilizará para financiar el acuerdo con BBVA.

PNC, que tiene un valor de mercado de 52.000 millones de dólares, se ha centrado tradicionalmente en las regiones del Atlántico Medio, el Medio Oeste y el Sudeste de Estados Unidos. El acuerdo le da una mayor presencia en Texas y le permite entrar en otros estados del denominado Cinturón del Sol (regiones meridionales del país) como Arizona y Nuevo México.

Plusvalías de 580 millones 

BBVA estima que la operación generará un impacto positivo en su ratio de capital Common Equity Tier 1 fully loaded (la medida más exigente de solvencia en el sector) del grupo de aproximadamente 300 puntos básicos y un resultado positivo neto de impuestos de aproximadamente 580 millones de euros.

El acuerdo alcanzado no incluye la venta del negocio institucional del grupo BBVA desarrollado a través de su bróker BBVA Securities Inc ni la participación en Propel Venture Partners US Fund I LP, activos que se transmitirán de BBVA USA Bancshares Inc (filial vendida en la operación) a entidades del grupo BBVA con carácter previo al cierre de la Operación. BBVA indicó que continuará desarrollando el negocio mayorista que realiza actualmente a través de su sucursal en Nueva York.

"Esta es una gran operación para todas las partes. PNC ha reconocido el enorme valor de nuestro negocio, nuestros clientes y nuestro gran equipo en Estados Unidos, que formarán parte de un grupo financiero líder en el país", ha señalado el presidente de BBVA, Carlos Torres Vila.

"El acuerdo fortalece nuestra ya sólida posición financiera. Nos aporta mucha flexibilidad para invertir de forma rentable en nuestros mercados -impulsando nuestro crecimiento a largo plazo y apoyando a las economías en la fase de recuperación- así como para incrementar la remuneración al accionista", ha resaltado.

El BBVA tiene intención de llevar a cabo una recompra de acciones "relevante" con el exceso de capital derivado de la venta de su filial de Estados Unidos, al tiempo que ha apuntado que puede dedicar una parte de lo ingresado a acometer una posible operación de fusión.

Así lo han manifestado Carlos Torres y su consejero delegado, Onur Genç, durante la presentación a analistas de la operación. Torres, que ha destacado que el grupo ya estaba bien capitalizado incluso antes de la transacción, ha afirmado que no se siente cómodo operando con unos colchones de capital estructuralmente tan altos, por lo que la operación aporta una gran flexibilidad para pensar en distintas operaciones.

Los inversores se han mostrado cada vez más impacientes con los esfuerzos de BBVA para atajar los flojos resultados de su negocio en Estados Unidos después de que la entidad española realizara un saneamiento de 1.500 millones de dólares en sus beneficios del cuarto trimestre de 2019, achacándolo a los bajos tipos de interés y a la disminución del crecimiento.

El consejero delegado de BBVA, Onur Genç, cambió recientemente de rumbo, afirmando que estaba abierto a la venta de negocios si creaban valor para los accionistas.

Tras conocer el mercado la noticia de la venta y el comentario sobre el posible destino de sus fondos, los títulos de BBVA se disparaban un 16,35%, hasta 3,69 euros, y los de Banco Sabadell, posible objetivo de una futura fusión, un 12,93%, hasta 0,379 euros, ante la expectativa de ambos formen pareja en el actual baile de fusiones. Al cierre del mercado, las acciones de ambas entidades se revalorizaron un un 15,25% y un 24,59% respectivamente.

En septiembre, una información de la agencia Reuters apuntaba que Sabadell había mantenido conversaciones informales sobre una posible integración con otras entidades, incluida BBVA.

En su comparecencia ante analistas para explicar la operación en EEUU no quiso dar nombres específicos sobre eventuales parejas de baile. Sabadell declinó hacer comentarios sobre su estrategia de fusiones y adquisiciones.

Más noticias de Economía