Público
Público

Los consejeros de la gran banca se han repartido 645 millones en dividendos desde 2014

Los primeros ejecutivos de varias entidades han reclamado al BCE el levantamiento de la prohibición de retribuir a los accionistas, que afecta directamente a sus bolsillos.

El patio de negociación de la  Bolsa de Madrid. E.P./Eduardo Parra
El patio de negociación de la Bolsa de Madrid. Eduardo Parra / EUROPA PRESS

VICENTE CLAVERO

Los miembros de los consejos de administración de la gran banca, que son los que definen las políticas de dividendos, se embolsaron por ese concepto 645,6 millones de euros desde el inicio de la recuperación en 2014 hasta el estallido de la crisis del coronavirus en la primavera del presente año.

Para llegar a esa cifra se han tenido en cuenta las participaciones con que contaban al final de cada ejercicio los consejeros que eran a la vez accionistas, según consta en los informes anuales de gobierno corporativo remitidos en su momento por los diferentes bancos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El reparto de dividendos está paralizado desde que el Banco Central Europeo (BCE) publicó en marzo una "recomendación" en ese sentido, con el fin de fortalecer el capital de las entidades y disponer de más recursos para la concesión de créditos. La prohibición vencía el 31 de octubre, pero en julio fue prolongada hasta fin de año.

Como consecuencia de ella, los bancos han sufrido un severo correctivo en Bolsa: de los 129.510 millones de euros de capitalización que sumaban a principios de 2020, se ha pasado a unos 60.000 millones, lo que significa que han perdido más de la mitad de su valor. La caída del Ibex durante el mismo periodo ha sido del 30%.

El espectacular batacazo de los valores bancarios ha llevado a los primeros ejecutivos del sector a reclamar el levantamiento de la "recomendación" del BCE, que en su opinión ahuyenta a los inversores. El Banco de España, en cambio, es partidario de mantener la prudencia, por las incertidumbres económicas derivadas de la pandemia.

Algunos esos primeros ejecutivos se juegan mucho dinero con los dividendos, al unir la condición de accionistas a sus cargos como administradores de las entidades. En esa situación se encontraban al cierre de 2019 un total de 23 consejeros, entre los que había desde presidentes hasta vocales rasos.

Se incluyen en ellos varios que no son personas físicas sino jurídicas, como la Fundación CajaCanarias (CaixaBank) o Cartival, vehículo inversor de la familia de Jaime Botín y principal accionista de Bankinter, donde disfruta de un 22,89% del capital y de una Vicepresidencia.

Precisamente, Cartival es el mayor perceptor de dividendos de todos los consejeros de la gran banca española, con 295 millones de euros en números redondos desde 2014. A notable distancia le sigue su sobrino Javier Botín, propietario del 0,56% del Santander, que ha recibido 122 millones en los últimos seis años.

El tercer lugar lo ocupa Fernando Masaveu, cabeza visible de una de las mayores fortunas de España, cuya participación en Bankinter (5,30%) le ha reportado 68 millones de euros entre 2014 y 2020. Después de él aparece Ana Botín, presidenta del Santander, con 26 millones y un paquete accionarial del 0,15% en su banco.

No hay ningún otro presidente que se le acerque ni de lejos: Carlos Torres Vela, que lleva sólo dos años al frente del BBVA, se ha embolsado 344.000 euros por dividendos; José Ignacio Goirigolzarri (Bankia), 189.000; Josep Oliu (Sabadell), 2,1 millones, y Pedro Guerrero (Bankinter), 4,5 millones. Jordi Gual no tiene acciones de CaixaBank.

En conjunto, los miembros de los consejos de administración de los seis grandes bancos españoles han percibido 645,6 millones de euros desde el inicio de la recuperación, aparte de las retribuciones correspondientes a sus cargos. Eso supone un 1,5% de los dividendos repartidos por sus entidades, que ascendieron a 45.000 millones.

La presencia de un accionista tan destacado como Cartival, hace que esta entidad tenga el consejo que más cobra por sus participaciones en el capital: 371,9 millones de euros en el periodo mencionado. Más que duplica al del Santander, pese a que éste acumula la nada despreciable cifra de 181,4 millones.

Más noticias de Economía