Público
Público

El IPC registra en octubre su mayor subida desde 1992 impulsado por el encarecimiento de la electricidad

Los precios crecen un 5,5% con respecto al mismo mes del año pasado y suben un punto y medio en comparación con el mes de septiembre.

Una persona cambia la bombilla de una lámpara.
Una persona cambia la bombilla de una lámpara. Marta Fernández / Europa Press

Continúa la escalada de los precios en octubre impulsada por el encarecimiento de la electricidad. En concreto, crecen un 5,5 % con respecto al mismo mes del año pasado y suben un punto y medio en comparación con el mes de septiembre. Se consolida así la tasa del Índice de Precios al Consumo (IPC) más alta desde 1992.

Si el dato publicado este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE) se confirma el próximo 12 de noviembre, quedará consolidada la aceleración de la inflación en los últimos meses, cada vez más intensa.

Entre las causas de este repunte, además del encarecimiento de la electricidad, se encuentran en menor medida, el aumento de los precios de los carburantes y lubricantes para vehículos personales.

La inflación subyacente, que no incluye los alimentos no elaborados ni productos energéticos, también aumentó en octubre cuatro décimas, hasta el 1,4%, con lo que se sitúa más de cuatro puntos por debajo de la tasa del IPC general. Se llega así a la diferencia más alta entre ambas tasas desde el comienzo de la serie, en 1986.

Por meses, el IPC encadena su tercer me consecutivo al alza al subir un 2% en septiembre, 1,2 puntos más que en julio y su mayor repunte mensual en casi 36 años, en concreto desde enero de 1986.

El reto de paliar la crisis energética

Estos datos llegan tras los esfuerzos del Gobierno por frenar la subida de la factura de la luz. Una tarea que se antoja complicada. España pidió este mismo miércoles a la Comisión Europea poder separar los precios del mercado de la electricidad y fijar un precio límite del gas natural en situaciones excepcionales. Sin embargo, la ministra Teresa Ribera se topó con la oposición de 11 países que ha propiciado un nuevo choque norte-sur en la UE.

El presidente Pedro Sánchez ya viajó la semana pasada en Bruselas con la intención de dar la batalla para conseguir una respuesta europea a la escalada de los precios de la electricidad. Sin embargo, volvió con las manos vacías porque las divisiones en el bloque comunitario imposibilitaron una solución común a corto plazo. 

Después de un verano en el que se aceleró la subida del precio del recibo de la luz, el Consejo de Ministros aprobó en septiembre un plan de choque para abaratar un 22% la factura de la electricidad, mientras que los precios del mercado mayorista continúan disparados. 

Más noticias de Economía