Público
Público

El jefe de IAG defiende una reestructración en todo el grupo de aerolíneas

Willie Walsh retrasa su salida del cargo por la crisis del coronavirus y se mantendrá hasta septiembre, cuando será reemplazado por el español Luis Gallego.

Aparatos de las aerolíneas que forman parte del grupo IAG, British Airways, Iberia, Air Lingus y Vueling. REUTERS
Aparatos de las aerolíneas que forman parte del grupo IAG, British Airways, Iberia, Air Lingus y Vueling. REUTERS

Reuters

El hólding propietario de British Airways, Iberia, Vueling y Aer Lingus debe recortar gastos de forma generalizada para capear la crisis del coronavirus, ya que el sector de aviación civil no volverá a la normalidad hasta por lo menos el 2023, dijo el jueves su consejero delegado, Willie Walsh.

British Airways ya ha anunciado un recorte de plantilla de hasta 12.000 puestos de trabajo, por lo que la comunicación de su matriz IAG abre la posibilidad de más recortes en las otras aerolíneas del grupo, que quiere mantener liquidez en caja durante la crisis.

Walsh, que ha retrasado su jubilación hasta septiembre hasta que IAG supere el paso de la pandemia, también dijo que la compañía quiere obtener una rebaja en el precio por la aerolínea española Air Europa, cuya compra por 1.000 millones de euros (1.100 millones de dólares) acordó el año pasado.

A diferencia de rivales como Air France-KLM y la alemana Lufthansa, el ejecutivo británico reiteró que IAG no va a pedir un rescate estatal y no irá más allá de los programas de ayudas generales que distintos Estados están ofreciendo para ayudar a las empresas del sector a sortear la crisis.

IAG insiste en que no va a pedir un rescate estatal y no irá más allá de los programas de ayudas generales que distintos Estados ofrecen para ayudar a sortear la crisis

Las acciones de IAG han perdido casi el 70% de su valor en los últimos tres meses.

"He sido muy claro con que la ayuda estatal que se hace de forma general, si es aplicable a nosotros y podemos aprovecharla... entonces lo haremos", dijo Walsh.

IAG, que se ha acogido a programas de despido temporal para pagar a su plantilla, dijo que había accedido a 300 millones de libras (371 millones de dólares) en el marco de una línea de crédito pública de Reino Unido para asistir a empresas que sufren la pandemia, y señaló que a finales de abril tenía liquidez disponible por 10.000 millones de euros.

"Sin embargo, no esperamos que la demanda de pasajeros se recupere hasta el nivel de 2019 antes de 2023 como muy pronto. Esto significa que la reestructuración de todo el grupo es esencial para superar la crisis y preservar un nivel adecuado de liquidez", advirtió Walsh.

Los analistas han especulado que IAG podría ahorrar costes aparcando el acuerdo de compra de Air Europa.

Walsh dijo que el proceso regulatorio continuaba pero que IAG lo estaba analizando, y que el precio podría ser rebajado.

"Hay un mecanismo de ajuste de precios en el acuerdo que tenemos con Air Europa", dijo.

Walsh tenía previsto retirarse en marzo, pero ahora se irá el próximo 24 de septiembre, fecha a partir de la cual será sucedido por el actual jefe de Iberia, el español Luis Gallego.

Para entonces, IAG espera que sus aviones vuelvan a estar en el aire. El grupo dijo el jueves que sus planes eran retomar los vuelos en julio con una capacidad de pasaje un 50% inferior, aunque el regreso a la actividad dependerá de la relajación en las restricciones de viaje.

En un momento de intenso debate sobre cómo hacer que las aerolíneas vuelvan a volar respetando el distanciamiento social, Walsh dijo que IAG apoyaba el uso de controles de temperatura al embarcar y desembarcar del avión, así como la obligación de cubrirse el rostro.

Más noticias de Economía