Público
Público

Lladró arranca el período de consultas para aplicar un ERE que afectará a 81 trabajadores

La compañía de cerámica, adquirida en 2017 por el fondo inversor PHI Industrial, dice que tiene que "ajustar los recursos a su tamaño de negocio actual y esperado para los próximos años".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Logo de Lladró en su sede. E.P.

Lladró ha iniciado este martes el período de consultas para aplicar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectará a 81 trabajadores, repartidos entre las cuatro empresas que conforman el grupo empresarial. En concreto, la reducción de plantilla prevista implica la extinción de 34 empleos en Porsa, 32 en Lladró, 10 en Daisa y cinco en Arte y Porcelanas, ha precisado la compañía en un comunicado.

La compañía, que fue adquirida en 2017 por el fondo inversor PHI Industrial, ha justificado estos despidos en causas tanto económicas como productivas. "La sostenibilidad a largo plazo de la compañía exige ajustar los recursos a su tamaño de negocio actual y esperado para los próximos años, con el objetivo de garantizar la viabilidad futura de la empresa", ha señalado en un comunicado.

Durante los dos últimos años, ha dicho, "se ha trabajado intensamente en potenciar el desarrollo de producto, la inversión en marketing y la eficiencia y adecuación de los perfiles comerciales. Sin embargo, los ajustes estructurales no se habían aplicado todavía a la central, donde se cuenta con una organización sobredimensionada y demasiado compleja para el tamaño actual del negocio", ha asegurado.

Para Lladró, la respuesta de los nuevos mercados y canales a los que se dirigen las nuevas categorías de producto, fruto de la diversificación de la compañía, es muy positiva, pero requiere de mayor capacidad de reacción y agilidad por parte de empresa. A su entender, el proceso de reconversión y reposicionamiento de la compañía exige mejorar la eficiencia interna, pero también flexibilizar la producción, para responder con rapidez a las demandas del mercado.

La compañía espera que "con la organización adecuada de los sistemas productivos se podrá trabajar con menores niveles de stock".

Algunos datos que reflejan la buena senda de la compañía son la positiva evolución del negocio online, la apertura de nuevas tiendas en el mercado asiático o la inauguración de los nuevos espacios Lladró Lifestyle dedicados al canal de interiorismo y decoración.

Su estrategia seguirá centrada en diversificar, crear y alimentar nuevas categorías de producto, apoyándolas desde marketing y comercial para darles visibilidad y abrir los canales de comercialización correspondientes. En especial iluminación, joyería, fragancias para el hogar e iconos de diseño en porcelana.

En paralelo, y aunque las ventas del producto clásico reflejan la madurez del mercado, continuará trabajando en adaptar el producto figurativo a los nuevos gustos y tendencias, ha asegurado.

En todo caso, para poder seguir invirtiendo y reforzar el prestigio de la marca y la distribución de los productos a nivel internacional, Lladró considera "necesario disponer de unos servicios corporativos y productivos optimizados y focalizados en aquello que aporta valor a la compañía".

En base a estas circunstancias, las reducciones de plantilla necesarias implicarían la extinción de 34 empleos en Porsa, 32 en Lladró SA, 10 en Daisa y 5 en Arte y Porcelanas, S.A.

Este nuevo ajuste seguirá complementándose con el Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) iniciado a finales de 2018 y con la adopción de "medidas que proporcionen viabilidad económica" al grupo Lladró. No obstante, la propiedad de la compañía ha aseverado que su intención es "garantizar la continuidad de la mayor parte de la plantilla y la sostenibilidad a largo plazo de la empresa".