Público
Público

Lluvia de millones para los accionistas de la banca del Ibex, tras un año de sequía

Las seis principales entidades tienen previsto repartir más de 1.100 millones en concepto de dividendos, una vez levantado parcialmente el veto impuesto por el BCE a raíz de la pandemia.

Un panel muestra la evolución del IBEX 35 en el interior de la Bolsa de Madrid. EFE/ Vega Alonso
Un panel muestra la evolución del IBEX 35 en el interior de la Bolsa de Madrid. EFE/ Vega Alonso.

VICENTE CLAVERO

La gran banca española pretende distribuir este año 1.111,2 millones de euros entre sus accionistas, después de que el Banco Central Europeo (BCE) ha atenuado las limitaciones al reparto de dividendos impuestas durante 2020 con el objetivo de fortalecer el capital de las entidades, ante el previsible impacto de la crisis sanitaria sobre su solvencia.

Esa lluvia de millones coincidirá con la puesta en marcha de los ajustes de plantilla ya pactados con los sindicatos, entre otros por el Banco Santander (3.572 empleos) y el Sabadell (1.800), además de los que se puedan anunciar tras las fusiones de CaixaBank con Bankia y de Unicaja con Liberbank.

Desde la declaración de la pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el primer trimestre del pasado ejercicio, los bancos no habían tenido la posibilidad de retribuir a sus accionistas, ni con cargo a 2019 ni a cuenta de 2020, salvo que lo hubieran aprobado previamente sus respectivas juntas generales.

Sin embargo, a mediados de diciembre, después de recibir innumerables presiones, el BCE abrió la mano y volvió a permitir los dividendos, siempre que no superen el 15% del beneficio acumulado en los dos últimos años ni el 0,2% del capital de máxima calidad de cada entidad, es decir, el que refleja su capacidad de resistencia.

El veto persiste por lo que se refiere a la retribución a cuenta de los resultados de 2021, al menos hasta el 30 de septiembre, lo que obliga al BCE a pronunciarse al respecto antes de esa fecha.

La prohibición de distribuir dividendos ha infligido un considerable castigo en Bolsa a toda la banca europea y en particular a la española, cuyo valor se redujo drásticamente a lo largo de 2020, como consecuencia de la disminución de su atractivo para los inversores.

Sólo los seis bancos incluidos en el Ibex 35 (Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Sabadell y Bankinter) perdieron un 27,5% de su capitalización, que pasó de 129.511 a 93.900 millones de euros. En lo que va de 2021, estas entidades han recuperado parte del terreno perdido hasta sobrepasar de nuevo la cota de los 100.000 millones, según se desprende de los datos ofrecidos por la Bolsa de Madrid.

Junto con las nuevas perspectivas abiertas por el proceso de vacunación contra el coronavirus, una de las principales causas de la revalorización de la banca ha sido el levantamiento parcial del veto a los dividendos y el posterior anuncio por cada una de las entidades de cuánto piensan pagar a sus accionistas en los próximos meses.

El Santander tiene previsto distribuir 0,0275 euros por título; el BBVA, 0,059; CaixaBank, una vez consumada la fusión con Bankia, 0,0268, y Bankinter, 0,05. El Sabadell ha hecho saber su propósito de no abonar, en principio, ningún dividendo durante el presente ejercicio.

Además, hay dos operaciones que acabarán repercutiendo en el bolsillo de los accionistas, según han anunciado sus promotores: la venta de la filial estadounidense del BBVA por más de 9.500 millones de euros y la prevista salida a Bolsa de Línea Directa, la aseguradora controlada por Bankinter.

La idea del BBVA es aprovechar los 9.500 millones para proceder a una importante recompra y amortización de acciones, que elevaría el valor de las demás, mientras que Bankinter se ha comprometido a repercutir en sus accionistas los fondos obtenidos de la colocación de Línea Directa en el mercado.

Sin contar esas dos operaciones, los dividendos ya confirmados exigirán un desembolso total de 1.111,3 millones de euros, de los que la mayor parte corresponden al Santander (456,9 millones), seguido del BBVA (394,3), CaixaBank (216,0) y Bankinter (44,9). La rentabilidad por acción se situará así alrededor del 1% en 2021, muy por debajo del 4% que por término medio ha tenido en los últimos años.

En 2020, los seis grandes bancos españoles anunciaron el reparto de más de 7.000 millones de euros por dividiendo con cargo a 2019, que se quedaron en 4.600 millones como consecuencia del veto del BCE. Desde el inicio de la recuperación económica en 2014, los accionistas de esas entidades han sido retribuidos con casi 45.000 millones de euros.

Más noticias de Economía