Público
Público

Paro El trabajo gratis vuelve a niveles prepandemia mientras el remunerado sufre la crisis

El volumen de horas extra sin remunerar impuestas a los trabajadores vuelve a acercarse a los tres millones pese a la caída general de la ocupación por la pandemia y hunde en la economía sumergida el equivalente a más de 70.000 empleos mientras la Inspección sanciona a más de 9.000 empresas por incumplir el registro de jornada en sus dos primeros años de vigencia.

Un operario trabaja en la cadena de montaje de la fábrica de PSA de Vigo.
Un operario trabaja en la cadena de montaje de la fábrica de PSA de Vigo. Miguel Riopa / AFP

La curva del trabajo no remunerado no se aplana: su vertiginosa recuperación en un contexto de crisis y con la ocupación lejos de la previa a la pandemia está desnudando la precarización del empleo en el mercado laboral español, en el que la tarea equivalente a casi 73.000 empleos de jornada completa se escurre cada semana por un sumidero de explotación, según revelan los datos de la última EPA (Encuesta de Población Activa) del INE (Instituto Nacional de Estadística).

Esos datos corroboran los que se desprenden de la actividad que está desarrollando la Inspección de Trabajo en materia de control de jornadas, según indica la respuesta del Ministerio de Trabajo a una pregunta del senador malagueño del PSOE Miguel Ángel Heredia, que se había interesado por conocer "el coste total de las sanciones a empresas por irregularidades con el registro horario obligatorio".

El montante de las sanciones, que han sido impuestas a algo más de 9.000 empresas, asciende a 1,89 millones de euros: 241.155 en los últimos siete meses y medio de 2019, que fueron los primeros de la vigencia de esta medida; 744.196 en 2020, ejercicio en el que la actividad productiva y comercial se redujo de manera notable por la pandemia, y 874.767 de enero a mayo de este año, en el que los resultados de la labor inspectora se han intensificado.

"Se ha multiplicado por cuatro el importe de las sanciones por irregularidades con el registro horario obligatorio, y son más de 9.000 las infracciones que se han sancionado", destaca el senador, que señala que "el registro de las mismas una herramienta de control, si bien no la única, de la que dispone la Inspección de Trabajo y Seguridad Social para evitar que las jornadas se realicen en incumplimiento de la legislación".

Heredia considera necesario perseverar en esa línea de trabajo, ya que "siguen siendo demasiadas las horas extraordinarias; y lo que es peor: solo la mitad de ellas son remuneradas. Es decir, que el empresario abusa del horario del trabajador sin pagarle". Y "son muchas también las empresas, sobre todo de pequeño tamaño, que no han abordado la obligatoriedad de tener un registro horario".

El trabajo sin remuneración vuelve a niveles prepandemia

La EPA del segundo trimestre de este año, el quinto de la serie pandémica, recoge la creación de casi 465.000 puestos de trabajo  y la salida de más de 110.000 del desempleo durante la pasada primavera, una tendencia positiva que, no obstante, convive con datos que lo son menos como la concentración de más del 75% de esa creación de empleo en contratos temporales.

Algunos registros ponen sobre la mesa otras tendencias precarizadoras existentes en el mercado laboral español. Y entre ellas destacan los que se refieren al trabajo gratuito, cuya recuperación está resultando ser más vigorosa que la del empleo remunerado.

Las 2,81 millones de horas extraordinarias que cada semana se trabajaron gratis en España entre marzo y junio de este año se acercan a los 2,91 del mismo trimestre de 2019 y a los 2,98 del de 2018 tras haberlas superado con creces en el de 2020, básicamente por las prolongaciones informales de jornada con el teletrabajo  y por el esfuerzo sin compensación del personal de la enseñanza y la sanidad con el confinamiento y la primera ola del coronavirus.

Ese volumen de trabajo no remunerado, que equivale a 72.950 empleos de 40 horas, es el indicador de ocupación de la EPA que con mayor consistencia y velocidad se está recuperando, algo que no deja de resultar inquietante cuando el número de horas efectivas trabajadas  cada semana la pasada primavera está 9,1 millones por debajo de la de ese mismo trimestre de los dos años anteriores (637,2 por 646,3), lo que revela que faltan por recuperar 227.500 empleos equivalentes para volver a la situación previa a la pandemia.

“Están sustrayendo empleo al no pagarlo”

La línea gráfica de las horas extraordinarias no remuneradas se va acercando a la de las pagadas, a la que suele rebasar en épocas de crisis, como ocurrió entre principios de 2012 y mediados de 2016 y también en la primavera de 2020, para caer por debajo en las etapas de bonanza económica.
La sexta parte de ese trabajo gratuito se concentra ahora en la enseñanza, que con 493.600 horas no remuneradas por semana ha superado a los dos sectores  que tradicionalmente se disputaban la primera plaza, y que eran el comercio (390.900) y la industria (316.500).

Tanto la sanidad como la hostelería, con 175.000 cada una, se encuentran en un escalón inferior; con altibajos en el primero y con dientes de sierra inversos a la dureza de las restricciones en el segundo, donde esa cifra sen duplicaba con creces en los años inmediatamente anteriores a la pandemia
"Ahí está el truco.

Esto se ha convertido en una parte de la estructura del mercado de trabajo", explica Desiderio Martín, director de la Escuela de Formación de CGT, que denuncia "la gran cantidad de empleo no pagado" que se registra en España. "Estamos hablando de contratos de doce horas semanales, con el sueldo claramente por debajo del Salario Mínimo Interprofesional, para trabajar una jornada completa e incluso más", anota.

"Los empresarios se están pasando por el arco del triunfo el decreto que regula el registro de jornada y están sustrayendo una enorme cantidad de empleo al no pagarlo", señala, "y a eso se le añade la devaluación del 6,3% que los salarios sufrieron el año pasado".

La EPA apuntala el análisis del sindicalista: hay que retroceder seis años, hasta 2015, para encontrar un trimestre primaveral con más trabajadores que se ven obligados a trabajar gratis , 426.600 entonces y 388.600 ahora, una cota que solo se vio superada en otros dos segundos trimestres en toda la anterior crisis.

Más noticias de Economía