Público
Público

El presidente del Bundesbank no ve mal que Guindos salte de la política al BCE

Jens Weidmann, principal favorito para suceder en 2019 a Mario Draghi en el banco de la Eurozona, defiende una retirada gradual de estímulos y de poner fin a las compras de bonos a final de 2018

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Jens Weidmann, presidente del Bundesbank y principal favorito para suceder en 2019 a Mario Draghi en el BCE, en la rueda de prensa del banco central alemán. REUTERS/Ralph Orlowski

Jens Weidmann, presidente del Bundesbank y principal favorito en la carrera para suceder en 2019 a Mario Draghi en la presidencia del Banco Central Europeo (BCE) ha expresado su aprecio hacia Luis de Guindos, futuro vicepresidente del instituto emisor de la eurozona, señalando que el paso desde la política a un banco central "no es inusual".

"Desde un punto de vista personal, puedo decir que he coincidido con el señor De Guindos como ministro de Economía en repetidas ocasiones y he aprendido a apreciarle como persona", ha declarado Weidmann durante la presentación de las cuentas anuales del Bundesbank, que ganó un 108% más en 2017, hasta 2.002 millones de euros, al ser cuestionado sobre una hipotética pareja junto al español al frente del BCE.

El presidente del Bundesbank, señalado a menudo como un 'halcón' en el seno del Consejo de Gobierno del BCE, ha rehusado especular sobre qué puede ocurrir en el futuro, limitándose a recordar que "el cambio desde el campo de la política al de los bancos centrales no es nada inusual".

En este sentido, el banquero alemán ha dejado clara su postura de que al final lo que cuenta es cómo se comportan las personas en los diferentes cargos, apuntando que "las instituciones también tienen una influencia sobre las personas que trabajan en ellas".

"En el caso de los bancos centrales, este efecto es sustancial", ha asegurado Weidmann, añadiendo que la independencia de estas instituciones monetarias "tiene fundamentos muy sólidos".

Acabar con las compras del BCE

Durante la presentación del informe anual del Bundesbank, Jens Weidmann ha defendido la importancia de reducir "gradualmente" los estímulos aplicados por el banco central a la economía, mostrándose partidario de poner fin a las compras de activos a finales de 2018.

"Creo que hay una buena razón para reducir las compras de activos más pronto que tarde y fijar una fecha clara para su finalización", afirmó el banquero alemán en la presentación de las cuentas anuales del Bundesbank, subrayando que "acabar con las compras no implicará echar el freno a la política monetaria, sino que no funcionará a todo gas".

Señalado habitualmente como un halcón en el seno del Consejo de Gobierno del BCE, Weidmann ha adoptado este martes un tono particularmente dovish haciendo hincapié en que la normalización monetaria en la zona euro "llevará tiempo" y expresando su opinión favorable a una reducción "gradual y confiable" del grado de laxitud de la política monetaria cuando las perspectivas económicas de la zona euro lo permitan.

En este sentido, Weidmann ha destacado la evolución "muy satisfactoria" de la economía, tanto en Alemania como en el conjunto de la zona euro, permitiendo una aceleración del crecimiento, que reposa ahora sobre una amplia base de la economía.

"La economía alemana está incluso experimentando un boom. El empleo ha registrado un nuevo récord en 2017 y paro se encuentra en mínimos desde la reunificación", señaló Weidmann, añadiendo que la positiva evolución del mercado laboral ha impulsado el consumo y la inversión inmobiliaria, lo que hace prever que Alemania crecerá en 2018 a un ritmo semejante al 2,5% observado en 2017.

Asimismo, el banquero germano ha señalado que existen señales que apuntan a que la tendencia de subida de las presiones inflacionistas a nivel doméstico será sostenida, lo que, sumado a la robusta expansión económica, hace pensar en que la inflación se moverá hacia el objetivo de estabilidad del BCE, por debajo, pero cerca del 2%.

"Si el repunte continúa y los precios suben en consecuencia, en mi opinión, no hay razón para que el Consejo de Gobierno no finalice sus compras este año", dijo Weidmann.

El Bundesbank duplica su beneficio

El Bundesbank, el banco central de Alemania, obtuvo un beneficio neto de 2.002 millones de euros en 2017, cifra que representa un incremento del 108% en comparación con las ganancias de 963 millones del año anterior, según ha informado la entidad, que transferirá de esta cantidad un total de 1.902 millones al Gobierno Federal de Alemania, casi cinco veces más que los 399 millones entregados un año antes.

Weidmann indicó que "la política monetaria acomodaticia perseguida en 2017 volvió a conllevar una considerable expansión del balance del Bundesbank", apuntando que elevado volumen de liquidez, junto a la aplicación de tipos negativos a los depósitos, también impulsaron el beneficio de la entidad.

Al cierre del ejercicio, el balance del Bundesbank sumaba la cifra récord de 1,72 billones de euros, un 24% más que en 2016. En 2017, los ingresos por intereses netos del Bundesbank sumaron 4.172 millones de euros, un 25,7% más que en 2016, incluyendo 2.174 millones de euros por la aplicación de intereses negativos a los depósitos.