Público
Público

RBS pagará una multa récord de 4.323 millones en EEUU por las hipotecas basura

La entidad fue salvada de la quiebra por el gobierno británico gracias a un rescate de 51.200 millones en 2008

Publicidad
Media: 4
Votos: 2

El logo del banco británico Royal Bank of Scotland (RBS) en una sucursal en Londres. REUTERS/Peter Nicholls

Royal Bank of Scotland pagará una multa de 4.900 millones de dólares (4.323 millones de euros) para resolver las reclamaciones de Estados Unidos de que engañó a los inversores con titulizaciones hipotecarias entre 2005 y 2008, dijo el martes el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

El Departamento de Justicia dijo que la multa es la más alta que se haya impuesto a un banco por mala conducta antes del estallido de la crisis financiera global en 2009. El banco anunció en mayo que había llegado a un acuerdo con las autoridades estadounidenses.

El gobierno alegó que RBS engañó a los inversores en la suscripción y emisión de valores tóxicos, causándoles elevadas pérdidas al subestimar los riesgos subyacentes y proporcionar datos inexactos.

El Departamento de Justicia dijo que RBS negó las acusaciones y no admitió haber cometido malas prácticas, aunque el banco dijo en un comunicado que el comportamiento descrito por las autoridades estadounidenses ya no podría producirse en la actualidad.

"No hay lugar para el tipo de comportamiento inaceptable alegado por el Departamento de Justicia en el banco que estamos construyendo hoy", dijo el consejero delegado de RBS, Ross McEwan, en el comunicado.

Junto con el acuerdo, el banco también dijo que pagaría un dividendo ordinario interino de 2 peniques por acción el 12 de octubre a los accionistas.

El dividendo es el primero desde que la entidad fue salvada de la quiebra por el gobierno británico gracias a un rescate de 45.500 mil millones de libras (unos 58.000 millones de dólares) en 2008.

El pacto alcanzado con RBS marca el último de una larga serie de acuerdos logrados entre el gobierno de EEUU y los grandes bancos mundiales por la conducta que causó la crisis financiera global de 2009.

El 1 de agosto, el Departamento de Justicia llegó a un acuerdo con Wells Fargo, que acordó pagar 2.090 millones de dólares para resolver reclamaciones similares.