Público
Público

Relevo en el segundo banco español El futuro presidente de BBVA asegura que no habrá cambios en la estrategia del banco

Carlos Torres dice que no habrá sorpresas con el nombramiento del próximo consejero delegado, que saldrá del propio banco 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El consejero delegado de BBVA, Carlos Torres, durante la presentación de resultados del ejercicio 2017.EFE/Zipi

El consejero delegado de BBVA, Carlos Torres, ha asegurado que no habrá cambios en la estrategia del banco una vez que asuma la Presidencia del grupo, previsiblemente el 31 de diciembre, y que no habrá sorpresas en cuanto a su sucesor en el cargo.

Así lo ha indicado en el IX Encuentro Financiero organizado por KPMG y el diario Expansión, en el que ha destacado que la estrategia de BBVA está muy orientada hacia la innovación desde hace una década y que ha tenido unos resultados que confirman que está enfocada "en la buena dirección".

"El proyecto continúa con un gran equipo muy enganchado en esas líneas de trabajo y será un cambio de continuidad absoluta", ha señalado Torres respecto al relevo en la Presidencia del grupo.

En cuanto a quién será el nuevo consejero delegado, el directivo ha señalado que se trata de "un proceso muy bien ordenado que tiene sus tiempos" y que "no habrá sorpresas". "Será alguien de la casa, tenemos un equipo con enorme talento y de ahí saldrá el consejero delegado", ha apuntado.

Carlos Torres ha destacado que el propósito de BBVA es "poner al alcance de todos las oportunidades de la nueva era" y aprovechar las oportunidades que ofrecen los datos y la inteligencia artificial para que las personas y las empresas cumplan con sus objetivos vitales y de negocio.

"La gran oportunidad es ayudar a nuestros clientes a tomar mejores decisiones en torno al dinero para poder elegir sus objetivos vitales y de negocio y eso necesita datos, que son la materia prima que permite que podamos tomar decisiones", ha explicado, quien ha recordado que el requisito previo para acceder a los datos es el consentimiento del cliente y, por tanto, la confianza.

En este sentido, el futuro presidente de BBVA ha indicado que normativas como la PSD2, que abre el acceso a la información de los bancos para terceros, van en la buena dirección, si bien considera que ese flujo de información debería tener lugar también en otras industrias.

"Lo que se entiende muy mal es que sea asimétrico, que puedan acceder a la información de los bancos terceros que se registren como entidades de pago, pero que no exista una obligación simétrica en el resto de sectores", ha defendido Torres, quien ha recordado que la normativa GDPR de protección de datos, aplicable en todos los sectores, solo se aplica a las personas físicas y no a las empresas, y que no está estandarizada y en tiempo real.

Por ello, Torres ha defendido que en Europa se impulse una regulación de datos para todos los sectores que establezca unas reglas del juego comunes. "Estamos en un mundo en el que los datos van a transformar todos los sectores y el nuestro no es más que uno de todos los que van a converger", ha apuntado.

Incertidumbres políticas

En otro orden de cosas, el consejero delegado de BBVA se ha referido a la fragmentación política y a las tensiones que existen, por ejemplo, en Cataluña. "Las incertidumbres no son buenas para los agentes económicos, las familias y las empresas son menos proclives a hacer inversiones con incertidumbre y eso puede tener impacto negativo en el crecimiento", ha advertido, si bien considera que España está "en un buen momento".

En esta línea, ha apostado por un consenso político "amplio" para abordar las incertidumbres que existen en España actualmente. Asimismo, ha apuntado en el corto plazo a los desequilibrios en el ámbito fiscal y del empleo y, más a largo plazo, a los retos de la digitalización, la globalización de la economía, el envejecimiento de la población y el ahorro privado, que es "una fuente de estabilidad financiera" a largo plazo.

Por otro lado, ha explicado que las incertidumbres en países emergentes en los que BBVA tiene presencia, como Turquía o Argentina, no ponen en riesgo la liquidez ni la solvencia del grupo, debido al modelo de múltiple punto de entrada que permite que cada filial del grupo se gestione de manera autónoma.

"En un grupo diversificado como BBVA siempre hay alguna situación difícil, estamos muy acostumbrados a gestionarla y por eso hemos visto cómo de forma recurrente en los últimos 10 o 20 años el banco siempre ha tenido niveles de rentabilidad adecuados, a pesar de las dificultades de algún mercado", ha recordado Torres.