Público
Público

IBEX 35 El salario de los altos ejecutivos del Ibex supera 100 veces al de la plantilla

Las mayores diferencias entre las remuneraciones de primeros ejecutivos y los salarios del conjunto de la plantilla se produjeron en Inditex y ACS, ambas con diferencias superiores a 300 puntos.

Una pantalla muestra un gráfico con la evolución del Ibex 35 en la Bolsa, en Madrid. EFE/J.J. Guillén
Una pantalla muestra un gráfico con la evolución del Ibex 35 en la Bolsa, en Madrid. EFE/J.J. Guillén

EFE

La retribución de los presidentes ejecutivos y consejeros delegados de las empresas del IBEX 35 fue 100 veces superior al salario medio del conjunto de las plantillas en 2018, 25 puntos menos que un año antes, por el descenso de remuneraciones extraordinarias, según un informe de CCOO.

La cuarta edición del estudio Evolución de indicadores de buen gobierno en las empresas del IBEX elaborado por el sindicato y la Fundación 1º de Mayo que se ha presentado este lunes en Madrid incluye datos consolidados de las firmas que componían el indicador bursátil el 31 de diciembre de 2018.

Las mayores diferencias entre las remuneraciones de primeros ejecutivos y los salarios del conjunto de la plantilla se produjeron en Inditex (482 puntos) y ACS (322 puntos), ambas con diferencias superiores a 300 puntos, en tanto que en AENA (2,8 puntos), Bankia (15 puntos) o Red Eléctrica (16 puntos) se producen las menores diferencias.

El secretario de Políticas Públicas y Protección Social de CCOO, Carlos Bravo, que ha presentado el trabajo, ha destacado la diferencia entre las empresas del sector privado y aquellas que cuentan con capital público, donde las diferencias son más moderadas.

La remuneración de los primeros ejecutivos del IBEX 35 se redujo en el último año un 20,8% (137 millones de euros) y representa el 44,6% de la retribución agregada de los consejos de administración, que alcanzó 308 millones de euros, un 12,3% menos que en el año anterior.

La remuneración media por consejero fue de 692.000 euros por persona en 2018, un 13,5% menos que el año anterior; en este apartado destacan Santander y Naturgy, con remuneraciones medias cercanas a los dos millones de euros; las más bajas están en AENA, con 19.000 euros.

La partida de sueldos y salarios se ha incrementado ligeramente desde 2017 (un 0,7%) hasta 53.500 millones de euros, y el gasto salarial medio se redujo un 0,7%.

Brecha de género

El salario medio de los hombres (46.000 euros) es superior al salario de las mujeres (39.000 euros), con los datos agregados de 17 empresas.

Si bien se incrementa ligeramente el porcentaje de mujeres en los consejos de administración, hasta alcanzar el 23,8% en 2018, aún queda lejos el objetivo del 30% fijado para 2020, ha indicado Carlos Bravo.

En total, en las empresas que componen el IBEX 35 trabajan más de un millón de personas (1,4 millones), una cifra ligeramente superior (0,54 % más) a la de 2017.

Entre las empresas con mayores plantillas figuran Santander, ACS, Inditex, BBVA o Telefónica, todas ellas con 120.000 empleados o más; Merlin Properties e Inmobiliaria Colonial cuentan con las plantillas más reducidas (200 personas).

Las mujeres representan el 46% del total, y los trabajadores que desempeñan su labor fuera de España, el 63,5%, frente al 62,3% del año anterior.

Aunque se constatan avances en la información publicada por las principales compañías españolas, aún existe margen de mejora en la homogeneidad de la información y en el acceso a los datos disponibles, ha señalado Carlos Bravo.

Respecto de la temporalidad, el volumen de personas que tienen un contrato temporal en las empresas del IBEX 35 en es inferior al del año anterior (18,8%); en este apartado destaca Técnicas Reunidas, con una temporalidad del 54,8% seguida de ACS (42,9%) o Acciona (31,5%).

En el lado opuesto de la tabla figuran Colonial o Bankia, sin contratos temporales.

La proporción de las plantillas cubiertas por negociación colectiva se sitúa en el 76,5%, inferior al 82,7% de 2017, aunque sólo 29 empresas han facilitado datos. 

Más noticias de Economía