Público
Público

Santander cancela el dividendo complementario de 2019 y el de 2020 por la crisis del coronavirus

El banco sigue las instrucciones del BCE, que ha dicho que no se repartan dividendos hasta octubre como muy pronto y que usen los beneficios para sostener la economía-

La presidenta del Banco Santrander, Ana P. Botín, y el consejero delegado de la entidad. José Antonio Álvarez, en la presentación de los resultados de 2019. REUTERS
La presidenta del Banco Santrander, Ana P. Botín, y el consejero delegado de la entidad. José Antonio Álvarez, en la presentación de los resultados de 2019. REUTERS

Servimedia

El Santander ha decidido cancelar también el dividendo complementario con cargo al resultado de 2019 cuyo importe iba a superar los 1.661,81 millones de euros después de que el Banco Central Europeo (BCE) haya pedido a la banca que no abone cupón alguno hasta, al menos, el mes de octubre para tener mejor idea del impacto del Covid-19.

La entidad suprime su propuesta la víspera de la Junta general de accionistas donde iba a aprobarlo y tras la demanda del organismo dirigido por Christine Lagarde, según ha explicado el banco a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En su orden del día llevaba aprobar un dividendo de 13 céntimos por acción -10 en pago en efectivo y 3 con entrega de acciones- para abonarlo el próximo día 5 de mayo y que era el abono complementario después de que en noviembre pasado pagase otros 10 céntimos por acción a cuenta del beneficio de 3.520 millones logrado por el grupo el pasado año.

Ahora se retira del orden del día y se pospondrá la decisión sobre otra propuesta de entrega de dividendos con cargo a los resultados del 2019 a una futura Junta, que la entidad estima que se convocará en octubre de 2020, tras "una reevaluación de la situación cuando las incertidumbres causadas por la crisis del Covid-19 desaparezcan".

El banco ya había aprobado y comunicado el pasado día 23 que cancelaba el dividendo que preveía pagar en noviembre, pero a cuenta ya de los resultados que obtenga durante el actual ejercicio 2020 para poder aumentar el crédito y apoyar las necesidades de empresas y particulares afectadas por la pandemia del coronavirus.

En aquel momento explicó que "cumple holgadamente los requisitos de capital para mantener la política de dividendo", de forma que podría distribuir entre el 40 y 50% del beneficio entre accionistas, y que "está cómodo con los colchones que tiene respecto a los mínimos regulatorios exigidos".

Sin embargo, anulaba su abono para poder maximizar el crédito, con la intención de consolidar un único dividendo final ya en el 2021 una vez que se conozca el impacto final de la pandemia y sin abonar cupón alguno durante el actual ejercicio con cargo a sus resultados de 2020.

Ahora da otra vuelta de tuerca a la retribución al inversor después de que el BCE pidiese públicamente a la banca cuatro días después, el pasado 27 de marzo, retener los dividendos en reservas para poder prestar a las familias y empresas y les aconsejase no abonar cupón alguno hasta, al menos, octubre.

El organismo supervisor europeo reclamó de manera específica suprimir los dividendos previstos pagaderos con los resultados del 2019 y del 2020 y, en caso de tener ya anunciada su aprobación en la convocatoria de la Junta, cancelar dicha propuesta de su orden del día. Posteriormente se ha publicado la decisión del organismo de ir más allá y tomar represalias con entidades que desoigan sus instrucciones.

El Santander no sólo cancela ahora el dividendo que le quedaba por pagar con cargo a los beneficios cosechados en el año 2019, sino que además revisará su política de dividendos también para los abonables con el resultado del 2020 hasta cerrar el año. "La intención del consejo es ahora no proponer la distribución de dividendos a los accionistas hasta que no exista mayor visibilidad sobre los efectos de la crisis del Covid-19 y se conozca el resultado del ejercicio del 2020", explicó el banco.

Más noticias de Economía