Público
Público

Tsipras denuncia que la negociación con la UE fracasa por las "conveniencias políticas"

El primer ministro griego se niega a recortar más las pensiones como le exige la troika. "No tenemos el derecho a enterrar la democracia europea en el lugar en que nació", dice.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una imagen al contraluz de Alexis Tsipras. / YANNIS KOLEDISIS (EFE)

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, atribuyó el fracaso ayer, domingo, de las negociaciones con los acreedores en Bruselas a "conveniencias políticas" y no al mero desacuerdo en las cifras, y aseguró que su Gobierno esperará "con paciencia" a que las instituciones "se unan al realismo".

"Cargamos sobre nuestras espaldas la dignidad de un pueblo y la esperanza de los pueblos de Europa. Es una carga demasiado pesada como para ignorarla. No es una cuestión de la obsesión ideológica. Es una cuestión de democracia", dice Tsipras

"La insistencia de las instituciones [lo que antes era la troika] en nuevos recortes de las pensiones tras cinco años de saqueo a través de los memorandos (programas de rescate) sólo puede explicarse por conveniencias políticas", señaló Tsipras al diario griego Efymerida ton Syntaktón.

Tsipras hizo estas declaraciones tras la interrupción anoche en Bruselas de las negociaciones entre Grecia y la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional).

Tras la imposibilidad de llegar ayer a un acuerdo, las negociaciones pasan a un plano superior y quedan en manos de los ministros de Finanzas de la eurozona, que se reunirán el jueves en Luxemburgo o, incluso, de los jefes de Gobierno.

Fuentes comunitarias señalaron que las negociaciones quedaron interrumpidas al persistir "una importante brecha entre los planes de las autoridades griegas y las exigencias comunes" de las tres instituciones sobre las medidas fiscales.

 

El viceprimer ministro griego, Yanis Dragasakis, quien participó en las negociaciones sostuvo al término de estas que Grecia había presentado a los acreedores propuestas que servían para satisfacer plenamente las exigencias de los acreedores en materia fiscal y de superávit primario, pero que éstos insistieron en otro tipo de recortes.

"Las propuestas abrían el camino a un acuerdo definitivo" en materia financiera, presupuestaria y de crecimiento, y "cubrían al cien por cien la brecha, tal y como lo exigían los representantes de las instituciones", explicó Dragasakis.

El viceprimer ministro recalcó que la troika insistió en que esta diferencia financiera debía cubrirse "exclusivamente" con recortes de pensiones en hasta el 1% del producto interior bruto y con el aumento del volumen de recaudación del IVA de idéntico porcentaje.

Tsipras recalcó que el Gobierno va a esperar "pacientemente hasta que las instituciones se unan el realismo".

No obstante, subrayó que si alguien percibe "como una debilidad" su "sincero deseo de una solución y los pasos" que han "dado para superar las diferencias con los socios, deben de tener en cuenta" que no solo llevan "el lastre histórico de la lucha".

"Cargamos sobre nuestras espaldas la dignidad de un pueblo y la esperanza de los pueblos de Europa. Es una carga demasiado pesada como para ignorarla. No es una cuestión de la obsesión ideológica. Es una cuestión de democracia", subrayó.

"No tenemos el derecho a enterrar la democracia europea en el lugar en que nació", concluyó.

Varufakis: "Es mejor empezar de cero"

Coinciendo con la entrevista a Tsipras, este lunes también se publica en Alemania, en el diario Bild, una entrevista con Yanis Varufakis. El ministro griego de Finanzas dice que el rescate de Grecia tiene que empezar otra vez de cero y que Europa tiene que empezar por admitir que lo que ha hecho hasta ahora ha sido equivocado.

"Todos somos humanos y es difícil admitir errores. Creo que se necesitará tiempo para que las instituciones europeas, Berlín y Bruselas reconozcan que el programa que han apoyado durante cinco años fue un error, pero no hay otro camino", dijo Varufakis.

"Tenemos que empezar de cero con el plan de rescate, hacer tabla rasa", agregó.

En la entrevista, Varufakis insiste en sus planteamientos de que Grecia necesita vincular el pago de la deuda a su crecimiento económico, además de una quita.

"En primer lugar, necesitamos vincular el pago de la deuda al crecimiento económico. En segundo lugar necesitamos una quita, sólo así podemos garantizar pagar la mayor parte posible de la deuda", dijo Varufakis.

"Si recaudamos más dinero podemos pagar cuotas más altas. Pero también necesitamos una ampliación de los plazos", explicó.

Para justificar esto último, Varufakis se refirió a la deuda de 7.000 millones de euros con el BCE que vence en verano.

"En verano tenemos que pagar 7.000 millones de euros al BCE pero no tenemos ese dinero. ¿Debemos entonces recurrir otra vez a los contribuyentes alemanes para que nos presten el dinero y podamos pagarle al BCE?. Eso no tiene sentido. Es mejor aplazar el pago", dijo.

Más noticias de Economía