Público
Público

UNELE Un directivo de la patronal de Leganés dimite por los 'chanchullos' de su presidente

Florentino Gutiérrez admite las denuncias publicadas por este medio acerca de la Unión de Empresarios de Leganés, que "coló" presuntamente una factura de casi 6.000 euros para financiar una entrega de premios. 

Publicidad
Media: 2
Votos: 1

De izquierda a derecha: el presidente de la Unión Empresarial de Leganés (UNELE), Augusto Fuentes; el concejal de Desarrollo Local y Empleo de Leganés, Rubén Bejarano; y el alcalde de Leganés, Santiago Llorente, en la clausura del Congreso ’People & Business Leganés.

Florentino Gutiérrez, vocal de la junta directiva de la patronal de Leganés, ha anunciado su "dimisión de forma irrevocable" por la falta de transparencia de la organización que preside Augusto Fuentes Gazola. El empresario admite las denuncias publicadas por este medio acerca de la Unión de Empresarios de Leganés (UNELE), que coló presuntamente una factura de casi 6.000 euros al Consistorio del municipio madrileño para financiar una entrega de premios.

Gutiérrez, miembro de la Junta desde finales de 2012, ha pedido a la Confederación Empresarial de Madrid-CEOE (CEIM) que tome cartas en el asunto. Pide "zanjar de inmediato lo que es una vergüenza para el colectivo de empresarios que representa UNELE a través de su presidente, Augusto Fuentes", reclama el hasta ahora vocal en la carta remitida a Juan Pablo Lázaro Montero de Espinosa, presiente de la patronal de Madrid.

Asimismo, el directivo ha señalado que Augusto Fuentes "hace y deshace a su antojo" y critica la relación del presidente con el Ayuntamiento de Leganés, gobernado por el socialista Santiago Llorente. "El presidente se ve con el alcalde, con el concejal de Empleo, con las empresas públicas... pero no informa a la gente", añade.

En esta línea, otro de los motivos de su renuncia se basa en la exclusión de UNELE hacia el empresario. Todo comenzó el pasado mes de julio, cuando el Ayuntamiento otorgó a la organización empresarial una subvención de 200.000 euros para un plan de empleo. Explica a Público Florentino Gutiérrez que al cuestionar la política de obtención de subvenciones públicas, que "adolecían de transparencia", dejó de ser informado de las actividades de UNELE.

"Siempre alerté [en las reuniones de la Junta] de que no estaba de acuerdo con el cariz y el método que estaba eligiendo Augusto Fuentes a la hora de desarrollar las actividades de nuestra asociación", expone en la carta abierta a la que ha tenido acceso Público.

"Absoluta opacidad"

Unión por Leganés (ULEG), líder de la oposición del municipio madrileño, denunció que UNELE "coló" al ayuntamiento una factura de casi 6.000 euros correspondiente a un acto que no se había celebrado. Asimismo, la formación política advirtió que esta factura "falsa" servía para "camuflar" la celebración de la entrega de premios de la organización empresarial que tuvo lugar casi dos meses después en el lugar indicado en la factura, la finca Solimpar.

El Consistorio, por su parte, se desmarcó de las denuncias y alegó que todas las facturas fueron supervisadas y validadas por la intervención municipal y por los técnicos auditores nacionales. El propio presidente de UNELE, en una conversación con este medio, reconoció que la finca no albergó ese acto.

Gutiérrez cree que se ha actuado con "absoluta opacidad". Asegura, al mismo tiempo, que esta práctica de "inflar las facturas" se extiende a otros eventos, como es el caso del 'Barrio de las bodas', "un desfile de las tiendas de ropa [de Leganés] donde también se han inflado las facturas".

Considera que este tipo de comportamientos liderados por Augusto Fuentes "manchan la honradez de la asociación". "Todo no vale para obtener recursos, menos aún si son públicos y provienen del esfuerzo de los vecinos de la ciudad en la que vivimos", reflexiona.

Florentino Gutiérrez se desvincula de cualquier responsabilidad derivada del "proceder del presidente de UNELE" y de las que desde hace meses se siente ajeno. Por último, señala que para el colectivo de empresarios es necesario "una imagen y una actuación radicalmente distinta a la actual".