Público
Público

GUERRA JUDICIAL DE LA ULTRADERECHA Pamela Palenciano: "No solo se ha hecho justicia para mí, se ha hecho justicia para todas"

Pamela Palenciano, durante la entrevista con 'Público'
Pamela Palenciano, durante la entrevista con 'Público'. Jaime García-Morato

La Audiencia de Madrid afirmó la semana pasada que jamás debió admitirse a trámite la querella machista de una asociación de hombres autodefinidos como "maltratados" contra el monólogo feminista de la actriz y activista Pamela Palenciano. Una indudable victoria feminista, ya que, por primera vez, un tribunal español aplica la doctrina europea para frenar las acciones legales abusivas en materia de participación social.

Ha conseguido una auténtica victoria feminista en el ámbito judicial. ¿Cómo se encuentra?

Me encuentro con un subidón brutal porque no siento que se haga justicia para mí, sino para todas. Siento que esto es colectivo. Así como sentía que si me iba a juicio era una cosa que iba a estigmatizar al movimiento feminista y que iba a ser muy jodido para todas, ahora siento una alegría colectiva. Si se considera que es libertad de expresión, que el feminismo no incita al odio contra nadie, esto va a afectar a todas las compañeras feministas en positivo.

Su abogada hizo ver que era la estrategia seguida en las SLAPP. Es decir, en los pleitos abusivos contra la participación pública, dentro de la guerra judicial de la ultraderecha

Sí. Todo esto no hubiera sido posible sin Laia Serra, mi abogada. Así que estoy muy contenta, muy agradecida. Ella trabajó en hacer ver cómo está organizada la misoginia. Es decir, que no es una denuncia concreta, que no es que estas asociaciones me odien a mí, sino que odian a las que defienden el feminismo.

Después de la respuesta de la Audiencia de Madrid, ¿ha vuelto a recibir amenazas?

Sí. Me han dicho que si la justicia no responde, habrá que hacer justicia de otra manera.

Como muchas mujeres, usted sufre un constante acoso digital.

Sí. Todo lo que nos pasa a nosotras siempre va a quedar en el aire, suspendido. Va a parecer que tú, histérica, te lo has inventado. Eso es porque somos las mujeres quienes lo sufrimos y no equipos de futbolistas. En mi caso, hay una parte de peso que me he quitado, pero hay otra parte que no se ha callado todavía: todo el discurso antifeminista y todas la amenazas en la parte digital. Tantas veces he ido a comisaría y no me ha servido para nada...  Si no es una amenaza por teléfono o no es continuada, no te hacen caso.

¿Desde hace cuántos años que sufre esta violencia digital? 

El acoso continuado de amenazas, de verse mi trabajo afectado por llamadas telefónicas, lo he recibido, sobre todo, a partir del 2017. Y esto, por supuesto, tiene que ver con un auge de la ultraderecha. No es casualidad. Sembraron una semilla del discurso antifeminista, que ha crecido en gente que no es de ultraderecha.

¿Cómo lidia con ello?

He aprendido a aceptarlo y a normalizarlo para poder vivir. Intento no dedicarle tiempo, no dejar que me afecte. Pero me ha costado años de aprendizaje, años de terapia, años de insomnio, años de pérdida de trabajo, años de ver a mis hijos preguntándome por qué estoy triste. A veces lidio mejor, otras veces peor. Lo que intento es, si se puede, contestar desde el humor. La realidad es que no han podido conmigo porque he está muy acuerpada por muchas. La que pone el cuerpo en primera línea soy yo, pero aquí hay mucha, mucha gente a mi lado, a la cual no tendré nunca palabras para agradecerles. Un cuerpo humano solo, enfrentando todo el acoso y toda la violencia, es imposible que aguante.

"Me ha costado años de terapia, años de insomnio, años de ver a mis hijos preguntándome por qué estoy triste"

Ha sido censurada en muchas ocasiones por defender el feminismo. ¿Esta es la verdadera cultura de la cancelación?

Eso es cultura de cancelación, no lo que muchos dicen, como Plácido Domingo o los que hacen chistes sobre gitanos. Cancelación es: defiendo derechos humanos y eso es cancelable. Como siempre ha sido normal que alguien se coloque encima de alguien y ahora hemos dicho eso ya no…. Chicos, poneros las pilas y haced humor más inteligente.

Usted ha sido cancelada y amenazada de muerte...

Me han estado amenazando de muerte durante cinco años, me han denunciado tres veces. ¿Qué cultura de cancelación quieres venderme? ¿Que eres hetero y has contado chistes de gais toda tu vida y que te ha ido muy bien en tus monólogos, cobrando el triple que yo por ser tío y ahora, de repente, te ponen el dedo? La cancelación, quien de verdad la enfrentamos, somos la gente que defendemos lo que no ha sido defendible hace mucho tiempo. Las que estábamos en los márgenes, calladas, y, ahora, hemos agarrado protagonismo y primera línea. Hemos dicho: nosotras también contamos. Y eso es lo que se cancela.