Público
Público

Las bases de Batasuna afianzan la vía política

La izquierda abertzale prepara un documento con las conclusiones del debate que avalan la propuesta de Alsasua. Llegará a las asambleas a finales de enero para su ratificación

GUILLERMO MALAINA

La propuesta de Alsasua de la izquierda abertzale ilegalizada, que plantea como prioridad superar la violencia y fijar una estrategia sólo por vías políticas, ha salido reforzada en las asambleas locales celebradas por sus bases. La dirección dinamizadora del debate prepara ya un informe con las conclusiones del proceso, que avalarán la iniciativa presentada en noviembre en esa localidad navarra. El nuevo texto comenzará a llegar a las bases a finales de este mes para someterlo a una última votación antes de la clausura final del proceso en febrero.

La izquierda abertzale ilegalizada ya hizo público hace una semana un comunicado en el que aseguraba que la "mayoría" de las "miles de opiniones" recabadas entre su militancia estaban en sintonía con el documento base del debate, Clarificando la fase política y la estrategia, redactado, entre otros por Arnaldo Otegi y Rafa Díez Usabiaga, ambos encarcelados desde octubre.

Las tesis de Otegi salen fortalecidas en el debate, que finalizará en febrero

Según ha podido saber este diario, la mayoría de las bases de la antigua Batasuna también respalda la propuesta de Alsasua. Sus aportaciones están recogidas en cientos de actas levantadas en cada una de las asambleas celebradas en más de 250 localidades del País Vasco y Navarra. El núcleo dirigente que dinamiza el debate trabaja ahora en sintetizar todas esas aportaciones en un nuevo documento. Este texto con las conclusiones finales no llegará a las bases hasta finales de este mes debido a la compleja tarea de aglutinar las sugerencias introducidas estos meses. El siguiente paso consistirá en la celebración de nuevas asambleas locales para, previsiblemente, su ratificación. Este calendario no prevé, en principio, que al final del debate, a mediados de febrero, se haga una escenificación con un acto similar al celebrado en Alsasua con el respaldo de más de un centenar de miembros de la izquierda abertzale.
Miembros de Aralar, EA, la izquierda abertzale ilegalizada y otros colectivos presentan, ayer, en Bilbao un acto para el día 30 en favor de los derechos civiles y políticos.

A falta de la redacción de ese documento con las conclusiones finales, en el debate han prevalecido tres ideas clave. En primer lugar, ha calado el planteamiento de abrir un nuevo ciclo político en el que el "conflicto" no se plantee entre ETA y el Estado, sino entre Euskadi y el Estado por cauces exclusivamente políticos. La segunda idea clave se centra en la conformación de un polo soberanista para avanzar en la confrontación con el Estado. Por último, la tercera idea de las conclusiones es que para favorecer ese marco de colaboración entre fuerzas abertzales es necesario asumir "compromisos" en forma de "cambios internos", tanto en la izquierda abertzale como en otros agentes.

La mayoría cree que la lucha armada ya no permite avanzar

El debate no se celebra sobre la disyuntiva "ETA sí o ETA no". El planteamiento se ciñe a clarificar una estrategia adaptada a la actual coyuntura política, social e internacional que le permita a la antigua Batasuna superar su bloqueo y avanzar en el futuro. Y, sobre esos mimbres, la postura del sector posibilista con Otegi y Rafa Díez como principales referentes- está saliendo refrendada. El convencimiento de que la lucha armada ya no permite avanzar en la consecución de objetivos es mayoritario.

Al margen de en qué términos podría quedar reflejada esa idea en la declaración que hará la antigua Batasuna al finalizar su debate, en su seno anida la esperanza de que ETA decida implicarse en el "proceso democrático" "sin violencia ni injerencia externa", tal y como se plantea en el documento Clarificando la fase política y la estrategia, así como en la propuesta de Alsasua, bajo los principios del senador estadounidense George Mitchell. En Irlanda, estos favorecieron el diálogo sobre el compromiso con el uso de las "vías políticas, pacíficas y democráticas".

La respuesta de ETA ante el debate en la ilegalizada Batasuna es hoy una incógnita. No obstante, en la izquierda abertzale ilegalizada se ha recibido como un aval para continuar adelante con la propuesta de Alsasua la respuesta del colectivo de presos (EPPK), integrado por casi 750 reclusos, a favor de impulsar dicho "proceso democrático". EPPK siempre se ha presentado como un frente duro por no cuestionar la estrategia de las sucesivas direcciones de ETA y puede tener por eso un poder de influencia mayor que los reclusos que se han posicionado abiertamente en contra la violencia y han sido por ello expulsados del propio colectivo.

Otro dato significativo que da una idea de los derroteros por los discurre el debate es que ha quedado fuera la ponencia Mugarri, cuya autoría fue atribuida a ETA por fuentes policiales y que, sin embargo, fue impulsada por un sector de la izquierda abertzale que defendía, eso sí, la validez de una estrategia político-militar. "En la fase política en la que nos encontramos la lucha armada juega un papel decisivo", señalaba el documento apartado de la discusión.

A falta de un mes para el final del proceso de reflexión en la antigua Batasuna, sus posibles aliados en un escenario de acumulación de fuerzas soberanistas mantienen la condición planteada desde un principio: sólo habrá colaboración sobre vías exclusivamente políticas y democráticas. Aralar y EA ven por ahora con optimismo cómo discurre la discusión en la izquierda abertzale.

De hecho, ambos partidos se manifestaron en contra del encarcelamiento de Otegi, Rafa Díez y otros tres dirigentes abertzales, la operación policial contra Segi y, por última vez, en Bilbao para exigir el cumplimiento de los "derechos de los presos". Ayer mismo, ex cargos y dirigentes de Aralar, EA y la izquierda abertzale convocaron otro acto conjunto para el día 30 en Bilbao con el lema Por la expresión de los derechos civiles y políticos.

 

Más noticias de Política y Sociedad