Público
Público

El Congreso reformará la ley para frenar el transfuguismo

Todos los grupos apoyan el cambio, que se incluirá en la legislación electoral

MIGUEL ÁNGEL MARFULL

Hace unos meses, el presidente de la Comisión Constitucional, Alfonso Guerra, pidió a los diputados que integran la subcomisión que estudia posibles reformas de la legislación electoral que ideasen una fórmula para evitar que el transfuguismo cambie el signo político de un ayuntamiento.

No era fácil. "Un candidato es del partido hasta que se celebran las elecciones, pero cuando es elegido, sólo pertenece al mandato popular", explican casi a la par José María Benegas, ponente del PSOE en la subcomisión y José Antonio Bermúdez de Castro, representante del PP. "No se puede por eso tomar medidas disciplinarias contra un tránsfuga, privarle de su acta de concejal", completa Benegas.

Se reforzará la mayoría necesaria para aprobar una moción de censura

No se les puede echar, pero sí neutralizar. Esa es la fórmula que ha acordado el Congreso para frenar la influencia de los tránsfugas en las corporaciones muncipales. ¿Cómo? Reforzando la mayoría necesaria para sacar adelante una moción de censura requiriendo un voto más por cada tránsfuga que la respalde, de manera que su voto no sea decisivo.

Así, si un concejal díscolo se amotina contra un alcalde o la lista a la que pertenecía, "se elevará el requisito numérico para llegar a la mayoría absoluta" que de luz verde al cambio de gobierno, ejemplifica Benegas: "Si hay un sólo tránsfuga será necesaria la mayoría absoluta de la corporación más uno, si hay dos, esa mayoría, más otros dos votos, y así sucesivamente".

De esta forma se diluye la capacidad de los profesionales de la mudanza ideológica. Por el momento, la idea es una propuesta aceptada por todos los grupos políticos del Congreso carente aún del enunciado jurídico que ultiman los letrados de la Cámara. Su plasmación conllevará la creación de una nueva figura, la de concejal adscrito a un grupo parlamentario. Cuando un edil rompa su disciplina para promover un cambio de mayorías quedará fuera de esta protección y se aplicará sobre sus intenciones la mayoría reforzada que preconiza la reforma.

La iniciativa neutraliza el valor del voto de los ediles tránsfugas

"Llevábamos mucho tiempo reflexionando sobre el tema, buscando una solución que no conculcara los derechos del concejal", señala el ponente socialista. El PSOE y el PP han liderado la iniciativa en el marco de la subcomisión parlamentaria.

Hay jurisprudencia del Tribunal Supremo y del Constitucional que avala a los concejales que, propietarios únicos de su acta de cargos electos, han cambiado el color de sus corporaciones contra el criterio del partido que los presentó. La fórmula planteada por el Congreso sortea estos precedentes.

"Los tránsfugas existen y pueden seguir existiendo, pero no podrán cambiar los gobiernos municipales, no serán determinantes", subraya José Antonio Bermúdez de Castro, ponente del PP en la subcomisión. "Es una medida de regeneración democrática muy importante" subraya. "No es tan importante el número de casos, que sean más o menos, como el hecho de que este fenómeno no es bueno y todos los partidos vamos a contribuir a desactivar su efecto más pernicioso, que es el cambio de poder municipal", concluye el diputado conservador.

Más noticias de Política y Sociedad