Público
Público

El debate sucesorio en el PSOE andaluz aleja a Chaves y Griñán

El presidente quiere adelantar el congreso del partido para ocupar la Secretaría General.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'O se cierra de una vez el debate y no se abre hasta 2012 o se convoca un congreso extraordinario y se despeja el horizonte'. Con estas palabras evaluaba ayer un dirigente socialista andaluz la controversia pública sobre la conveniencia o no de adelantar el congreso del partido para que el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, suceda a Manuel Chaves en la Secretaría General.

Otro experimentado dirigente del partido en Andalucía auguraba que 'las bicefalias nunca acaban bien'. ¿Ni siquiera cuando, como en este caso, se trata de cabezas amigas como la de Chaves y la de Griñán? 'Ni siquiera', replicaba, convencido de que la mejor solución para el partido es el adelanto del congreso, previsto para 2012. El discreto pero progresivo, y para algunos irreversible, distanciamiento entre Chaves y Griñán parece darle la razón.

Aunque en el entorno de ambos líderes se guarda discreción, fuentes consultadas por este periódico confirmaban que el alejamiento entre Chaves y Griñán tiene que ver con los tiempos para llevar a cabo la sucesión en la secretaría general, pero no con el objetivo mismo de dicha sustitución, que casi todos los dirigentes institucionales y del partido comparten.

En el Partido Socialista no hay cultura de bicefalia. Ni cultura ni experiencias satisfactorias. El episodio más amargo lo sufrió el propio Chaves en la primera mitad de los noventa, cuando Carlos Sanjuán era el secretario general y Chaves el presidente y candidato electoral. El enfrentamiento estuvo a punto de costar a los socialistas el Gobierno andaluz.

El ex presidente regional y actual vicepresidente tercero del Gobierno no es partidario de que, en plena crisis económica, el PSOE autonómico se embarque en un proceso congresual. Sin embargo, la opción de Griñan es la contraria. Aunque no ha sido completamente explícito al respecto, en el partido se interpreta sin ninguna duda que su voluntad es adelantar el congreso. El diario local El Correo de Andalucía recogía ayer estas palabras textuales suyas: 'Si hay que hacer cambios en el partido se harán de acuerdo entre Chaves, yo y la organización'. En estos momentos, tal acuerdo no existe.

Otro dirigente socialista consultado por Público concluía que el presidente tal vez esta siendo imprudente al resucitar el debate sobre el liderazgo en el partido, aunque también admitía que es comprensible que Griñán se quiera hacer con las riendas de un partido hoy en manos de personas de la confianza de Chaves, no de la suya.

A la vista del debate interno en el seno del PSOE, el presidente del PP-A, Javier Arenas, aseguraba ayer por la tarde a la agencia Efe que el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, no ha logrado asentar un liderazgo ni como presidente del Ejecutivo andaluz ni en la filas del PSOE.

Arenas remachaba que el máximo responsable del Gobierno andaluz debe estar dedicado a ello 'al cien por cien', pero que Griñán 'vive deshojando la margarita de si soy o no soy líder' y añadía que el presidente tiene unos 'tics autoritarios' por esta falta de liderazgo.

Más noticias en Política y Sociedad