Público
Público

El Gobierno de Aguirre quiere que Pedreira deje ya la 'Gürtel'

El consejero Francisco Granados dice que el juez debe inhibirse "de manera inmediata"

A.G.

Un día después de que los tres parlamentarios madrileños elegidos en las listas del PP e imputados en el caso Gürtel renunciaran a su escaño por anticipado, el Gobierno de Esperanza Aguirre dio pistas sobre sus planes. Y las dio a través del consejero de Presidencia e Interior, Francisco Granados, quien expresó su confianza en que el juez Antonio Pedreira se inhiba "de manera inmediata" , dado que la instrucción estaba a cargo del Tribunal Superior de Madrid (TSJM) porque tres de los imputados los tres parlamentarios gozaban de aforamiento. A la pregunta de si las palabras de Granados significan que el consejero cree que el juez no debe seguir instruyendo en tanto el caso siga en sus manos a la espera de la inhibición, fuentes de su departamento respondieron que, "lógicamente", carece de sentido que continúe tramitando la causa.

Pero la inhibición de Pedreira, previsiblemente en favor de la Audiencia Nacional, no se producirá hasta dentro de un mes o dos. Y, mientras tanto, el juez no planea dejar en suspenso la instrucción, según las fuentes jurídicas consultadas este viernes por Público.

Según las citadas fuentes, Pedreira no podría, aunque quisiera, suspender las 15 declaraciones previstas entre los días 4 y 18 de mayo, en plena campaña electoral. "Si las suspendiera, se le podría acusar de prevaricación", aseguran las fuentes.

Entre las 15 personas que desfilarán ante el juez, figuran testigos relevantes cuya declaración podría poner en aprietos al PP. Entre ellos, la concejala de Boadilla bajo cuya responsabilidad estaba el área que adjudicó a la trama corrupta la Oficina de Atención al Ciudadano (OAC) por medio millón de euros al año. También el arquitecto de ese mismo municipio que avaló una adjudicación supuestamente amañada.

Asimismo, debe declarar como imputado el gerente de la Sociedad de Fomento de Arganda, la empresa pública que permitió al grupo de Francisco Correa embolsarse una comisión presuntamente ilegal de 13 millones de euros gracias a un pelotazo urbanístico.

Pero, en contra de lo publicado este viernes en estas páginas, no declarará como testigo el obispo de Palencia, Esteban Escudero, sino un especialista en arte cuyo nombre y primer apellidos coinciden con los del prelado.

Escudero declarará el mismo día que Rosendo Naseiro, el extesorero del PP que en los años ochenta protagonizó el primer gran escándalo de financiación ilegal. Su testimonio resulta clave para el futuro procesal de Luis Bárcenas, quien sostiene que el dinero cuyo blanqueo le atribuye la Policía procedía en realidad de un crédito para la compra de unos cuadros que finalmente quedaron en manos de Naseiro.

Más noticias de Política y Sociedad