Público
Público

Hallan restos óseos en la caja de una fosa común de Alicante

Se encontraron fragmentos de bóveda de cráneo, costillas, extremidades, pelvis y mandíbulas

PÚBLICO

La incertidumbre con la que la familia Picó Robles ha tenido que vivir durante 50 años empezó a desaparecer ayer en poco más de tres horas. Es el tiempo que tardaron los operarios del cementerio municipal de Alicante en encontrar la caja de madera en la que se enterró supuestamente a la hermana melliza de María José Picó.

Bajo la supervisión del fiscal de Menores de la ciudad, Carlos Ferreirós, se encontraron fragmentos de bóveda de cráneo, costillas, extremidades, pelvis y mandíbulas. Así lo explicó ayer el director del Instituto de Medicina Legal de Alicante, Juan José Payo, al finalizar la exhumación de la primera fosa común donde debe estar enterrado el cadáver de uno de los cinco bebés supuestamente robados tras nacer en el Hospital de Alicante entre 1960 y 1980. La búsqueda, que lleva a cabo la Fiscalía de Menores, continuará la semana que viene.

Los restos localizados ayer serán remitidos al Instituto Nacional de Toxicología para practicar el análisis de ADN y verificar si corresponden a la hermana melliza de María José Picó. Los resultados, que la familia conocerá dentro de un mes, son clave, porque sólo se han encontrado fragmentos rotos de la caja y, por lo tanto, no es posible saber con seguridad si los restos óseos hallados ayer proceden del interior del ataúd o del resto de la fosa común.

"Me siento tranquila en parte porque se ha hecho todo lo posible", afirmó ayer, en declaraciones a Efe, la hermana melliza de la primera supuesta bebé robada investigada en el País Valencià. Nació el 28 de marzo de 1962 en el Hospital General de Alicante y fue separada de su madre nada más nacer. Dos días después del parto, una enfermera "le dijo que la niña había muerto heladita de frío", contaba María José recientemente en una entrevista a Público. Un empleado del centro apresuró al padre a comprar una caja donde depositar los restos del bebé. El hombre no vio cómo lo hicieron y llevó la caja, ya precintada, al cementerio donde fue enterrada en la fosa común.