Público
Público

"De los hombres depende acorralar el machismo"

Zapatero responsabiliza a los varones del éxito de la lucha contra la violencia de género y por la igualdad

VANESSA PI / PAULA DÍAZ

"El futuro sólo es posible si vosotras sois las ganadoras". Así de alentador fue ayer el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en la clausura del acto institucional del Día Internacional de la Mujer. Ante un auditorio con abrumadora mayoría femenina, Zapatero llamó a los hombres a involucrarse más en la defensa por la igualdad entre géneros y en la lucha contra "el machismo criminal". "De los hombres depende que acorralemos y erradiquemos esa lacra, que es de las peores", aseguró.

Zapatero, que condenó el último crimen machista, ocurrido el lunes en Fuente el Saz (Madrid), llamó a acabar con "el instinto inaceptable de superioridad y de dominio de los hombres hacia las mujeres", e insistió en que esta "es una de las causas por las que merece la pena rebelarse cada día".

El presidente aseguró que "siempre" ha aspirado a cambiar la máxima de que para combatir la discriminación de la mujer hace falta ser mujer. "Hombres y mujeres debemos saber estar del mismo lado en la defensa de la igualdad efectiva, de la libertad y las oportunidades para todos", insistió.

Zapatero también destacó que "en el ámbito de la empresa el trecho pendiente aún es largo. La mayor posibilidad de empleo la genera la igualdad en el ámbito del mercado laboral. También la presencia activa y real en puestos de decisión". A su juicio, los cambios no ocurren con facilidad. "Avanzamos lentamente, tenemos que avanzar más rápido", aseguró.Este año se cumplen 100 años de la celebración del Día de la Mujer.

La llegada de Zapatero al Palacio de Congresos de Madrid, repleto de las féminas que desde el lunes participaban en el congreso de mujeres mayores, causó revuelo en algunas de las asistentes. "Presidente, te queremos", le gritó una espontánea, lo que provocó que otro grupo de mujeres recordara el motivo del acto coreando el lema "Viva la lucha de las mujeres".

Zapatero, que llegó al auditorio junto a la ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, y la de Cultura, Ángeles González-Sinde, también tuvo palabras para las mujeres mayores, en quienes el Gobierno ha puesto este año el foco. Zapatero destacó su "papel imprescindible y decisivo" en la sociedad, "demasiadas veces desde el anonimato, en demasiadas ocasiones invisibles". Por ello las animó a tomar las riendas de sus vidas: "Bien merecido os tenéis este homenaje. Y bien os merecéis de vez en cuando que os deis un homenaje". De nuevo, sonó un aplauso.

El presidente también tuvo palabras para las mujeres de los países árabes donde las revueltas de las últimas semanas han derrocado o han puesto en jaque a sus dictadores. "No habrá democracia real, un cambio de verdad, si los códigos en esos países no garantizan la igualdad de esas mujeres que han sufrido tanta discriminación. Estaremos en posición vigilante para que las propuestas legislativas no dejen de lado la perspectiva de género", prometió.

Unos minutos antes, Leire Pajín ya defendió el papel de las mujeres en las revueltas del Magreb. "Estamos con las mujeres de Túnez, Libia y Egipto, porque si ellas no están, si ellas no deciden, no habrá democracia plena", aseguró.

Pajín recordó que en los últimos siete años de Gobierno socialista, más allá de las leyes como la de Igualdad de Género, la del Aborto y la de Igualdad de Trato, la igualdad "ha sido un eje transversal" para el Gobierno. Pajín aseguró que "este proceso no tiene vuelta atrás". "No dejaremos quehaya vuelta atrás", insistió.

Zapatero lo dejó claro por la mañana: "Que el ritmo no se detenga, que el paso no se aminore", recalcó en el acto institucional. Por la tarde, miles de personas, sobre todo mujeres, tomaron las calles de las principales ciudades de España. Y de todo el mundo.

En Madrid, unas 2.500 personas, según fuentes policiales, recorrieron el centro de la ciudad. La marcha unió en una causa común a las decenas de asociaciones que integran el movimiento feminista. No eran mayoría, pero muchos hombres alzaron su voz por la igualdad. El color violeta (del feminismo) impregnó los pañuelos, lazos y camisetas de varios de los asistentes.

La Asamblea Feminista de Católicas por el Derecho a Decidir encabezó la manifestación: "Las mujeres, aún más desiguales ante la crisis. Juntas, con más motivos para la lucha", rezaba su pancarta. En la marcha había también representantes del PSM, como Tomás Gómez, y de IU, representada por Gaspar Llamazares. También asistieron representantes de los sindicatos y de las organizaciones de mujeres más importantes.

La lucha contra el machismo estuvo presente en varias pancartas. "El feminismo no mata, el machismo sí", rezaba una. "Si tu matrimonio es una condena, tira de la cadena", portaba un grupo de mujeres mayores. Las calles de Barcelona, Valencia o Sevilla también se tiñeron de violeta.

Más noticias de Política y Sociedad