Público
Público

La Misa de las Familias se desinfla con el PP en el poder

La ceremonia, utilizada en anteriores ediciones como ariete contra el Gobierno socialista, registró ayer la menor asistencia de su historia. Rouco reclama a Rajoy "un modelo de familia basado en el matrimonio"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No hubo lleno en Colón. Ni mucho menos. La Misa de las Familias, la que se presumía iba a ser la apoteosis del cardenal Antonio María Rouco Varela y de su principal valedor, el iniciador del Camino Neocatecumenal, Kiko Argüello, quedó en agua de borrajas. Varios miles de personas decenas de miles según fuentes de los organizadores acudieron hoy a la quinta edición de esta celebración, un acto político-religioso instituido por Rouco Varela y utilizado sistemáticamente como ariete político contra el anterior Gobierno socialista. Pero muerto el perro, se acabó la rabia, podrían pensar algunos, pues la afluencia de católicos fue ínfima en comparación con las primeras ediciones, y la carga política de los discursos mucho más matizada. Rouco, de hecho, concluyó el acto agradeciendo la ayuda del nuevo Gobierno y de la nueva alcaldesa de Madrid, Ana Botella, a quien dio la comunión de su mano.

El show de los seguidores del Camino Neocatecumenal o kikos, que fueron mayoritarios en la plaza de Colón, arrancó pasadas las dos de la tarde, con la intervención de algunos obispos y los cantos de Argüello, y continuó con el rezo de un rosario en el que distintas familias proclamaban las virtudes del matrimonio cristiano frente al aborto, la eutanasia o el divorcio. A las cuatro de la tarde, medio centenar de obispos, comandados por Rouco Varela, hicieron acto de presencia en el altar instalado desde hacía varios días en Colón, flanqueado por una inmensa cruz. De fondo, la inmensa bandera española que preside la plaza.

Rouco: 'El número de niños a los que se ha impedido nacer es estremecedor'

El cardenal de Madrid no hizo referencia alguna, como solía ser costumbre, a las políticas familiares en España. Sí lo hizo en declaraciones previas a la cadena de televisión episcopal, 13TV, en la que mostró su confianza en que el Ejecutivo de Mariano Rajoy 'defienda un modelo de familia basado en el matrimonio'. En dichas declaraciones, el purpurado esperaba que, con el cambio electoral, España deje de ser 'uno de los países que menos apoya a la Iglesia'. Para Rouco, es preciso que el nuevo Gobierno 'dé su apoyo a los derechos fundamentales del hombre, especialmente a la libertad confesional, el derecho a la vida y al modelo de familia basado en el matrimonio'.

'Los tiempos han sido y son difíciles para las familias', proclamó durante la homilía el presidente del Episcopado, que recordó que 'ninguna instancia humana puede disponer de la vida de un ser humano inocente', a no ser por 'desnaturalizaciones voluntarias o reservas irresponsables'. '¡Cuánto cuesta hoy a una sociedad tan intensamente influida y condicionada por una visión materialista y egocentrista del hombre y de su historia comprender y aceptar el Evangelio de la vida, del matrimonio y de la familia!', clamó Rouco Varela.

Aunque en ningún instante citó las legislaciones sobre el aborto, el divorcio, la eutanasia o los matrimonios gays, Rouco Varela sí dejó claro que 'el hombre no es el dueño de la vida, sino su servidor', por lo que 'ninguna instancia humana puede disponer de la vida de un ser humano inocente'. Citando a Juan Pablo II, el cardenal de Madrid recalcó que 'quien negare la defensa a la persona humana más inocente y débil, a la persona humana ya concebida aunque todavía no nacida, cometería una gravísima violación del orden moral. Nunca se puede legitimar la muerte de un inocente. Se minaría el mismo fundamento de la sociedad'.

El obispo de Córdoba afirma que los hijos de familias católicas 'crecen más sanos'

Se trata de algo que, en su opinión, no ha tenido en cuenta la sociedad occidental. Tampoco la española. 'El número de niños a los que en nuestras sociedades, de raíces cristianas, se les ha impedido nacer en estas tres últimas décadas, es sencillamente estremecedor', incidió.

Con anterioridad, el propio Rouco había leído un mensaje que el papa Benedicto XVI había escrito para la ocasión. En el mismo, el pontífice insta a las familias católicas a 'dejaros guiar por la Iglesia sin ceder a tantas fuerzas mundanas que amenazan el gran tesoro de la familia'.

Junto a Rouco y el papa (Kiko Argüello, en esta ocasión, se dedicó a los cantos y no predicó ante los suyos), otros obispos europeos pidieron a los presentes que dieran testimonio de su vida en un mundo que 'busca destruir a la familia', como apuntó el arzobispo de Avignon, Jean-Pierre Cattenoz.

Por otro lado, al margen de lo ocurrido en la plaza de Colón, este viernes se conoció el contenido de una carta pastoral del obispo de Córdoba y miembro del ala dura de la Iglesia, Demetrio Fernández. En ella el prelado asegura que los hijos de una familia 'como Dios manda crecen más sanos', informa Alfonso Alba. 'Siguiendo los planes de Dios, la economía es más estable y armónica. Cuesta menos dinero una familia estable y fiel que el sujeto que tiene dos o más parejas. Los hijos de una familia como Dios manda crecen más sanos que los que están repartidos y no saben de quién son', señala el obispo, que 'es más fácil romper un matrimonio que cualquier otro contrato'.

Por otro lado, Fernández denuncia que en España se cometen miles de abortos 'impunemente' y que 'cuando las leyes facilitan algo, casi que se está induciendo a que se haga'.

Más noticias en Política y Sociedad