Público
Público

El Partido Verde Europeo expulsa de su seno al socio ecologista de IU

El Consejo de la formación decide, por más de un 90% de los votos, "retirar la condición de miembro" a la Confederación de Los Verdes porque es una "estructura vacía", que no cumple con los requisit

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

Nuevo movimiento de tablero del siempre controvertido espacio ecologista en España. Ahora, la ficha la ha desplazado el Partido Verde Europeo (PVE) desde Copenhague. Allí, en la capital danesa, se reunió el Consejo de la formación desde el pasado jueves hasta este domingo y decidió 'retirar la condición de miembro' a la Confederación de Los Verdes, por 'no ser representativo del espacio político verde en España'.  La Confederación formó parte de la coalición electoral que lideró Izquierda Unida en las pasadas elecciones generales del 20 de noviembre, y hoy día es una parte del grupo Izquierda Plural (IU-ICV-EUiA-CHA) en el Congreso, aunque sin diputado propio. 

Para hallar el origen de la expulsión hay que remontarse, necesariamente, a 2011 y al nacimiento de Equo. El año pasado, 13 de los 16 partidos que formaban parte de la Confederación elevaron una queja al PVE y luego confluyeron en la formación de Juan López de Uralde, que integró a un total de 35 fuerzas ecologistas y progresistas.  Tres únicos partidos, según el relato de Copenhague, se quedaron bajo el paraguas de la Confederación: Els Verds del País Valencià, Els Verds-Opció Verda de Catalunya y Gira Madrid-Los Verdes en la capital. La reclamación, detalló en su nota el PVE, significó la apertura de un procedimiento interno y la votación final, la que se tomó este fin de semana. La decisión necesitaba una mayoría cualificada del 75% de los 200 delegados de los 46 miembros del PVE. Esa barrera se cumplió con creces: la expulsión se zanjó con más del 90% de los votos.

La Confederación avanza que impugnará el veredicto del PVE

¿Cuáles son las razones? El PVE alega que la Confederación 'no cumple los requisitos mínimos de democracia interna', ya que es 'una estructura vacía'. La decisión, manifestaron Monica Frassoni y Philippe Lamberts, copresidentes de la formación europea, 'es un nuevo paso adelante en la clarificación y consolidación del espacio político verde en España como una opción independiente absolutamente necesaria en estos tiempos de crisis global'. España necesita, por tanto, una 'voz autónoma, competente y creíble', señalaron los dos dirigentes en su comunicado [ver aquí]

La decisión no tiene, sin embargo, demasiados efectos prácticos. La Confederación no podrá utilizar su denominación 'con el aval' del PVE, pero sí fuera de él. De hecho, en España ya opera otra formación, Los Verdes-Grupo Verde, dirigida por Esteban Cabal, que no está reconocida por la matriz europea. No obstante, la Confederación, coliderada por Joan Oms, reiteró que el comunicado no recoge literalmente la palabra 'expulsión' y señaló a Público que procederá a 'la impugnación, a todos los niveles, de esta actuación aberrante en contra de los estatutos de la Confederación y los del propio PVE'. Oms también apuntó que no obstante, la principal actividad de su fuerza política será luchar por el 'avance de la alternativa por el cambio ecológico, social y la participación política'. Mismas premisas que ya recogió en una reciente rueda de prensa con Cayo Lara, cuando acusó a López de Uralde de haberse comportado de forma 'irresponsable' al montar una sigla propia y con poco rendimiento electoral. 

Equo se congratula de que se 'clarifique' el espacio verde 

Oms se remite a la carta colectiva que la Confederación envió meses atrás al PVE [descargar aquí]. La Confederación denuncia que la formación copresidida por Frassoni y Lamberts promovió 'la división del voto apoyando a un partido que no es todavía miembro del PVE', como Equo, 'y consiguió como único resultado un diputado nacionalista defensor de los trasvases y de los toros'. Se refiere a Joan Baldoví, parlamentario de Compromís-Equo por Valencia, pero militante del Bloc Nacionalista (el partido mayoritario en Compromís). Mientras, la coalición encabezada por IU 'consiguió 11 representantes, lo que significa el mejor avance electoral jamás hecho'. La carta también se explaya contra Iniciativa per Catalunya Verds (ICV), a la que acusa de 'deslealtad', porque pese a tener firmado un protocolo de colaboración con Equo, concurrió a las generales con IU por 'oportunismo electoral'. La misiva también asegura que algunos de los partidos que se acabaron adhiriendo a Equo 'no pertenecieron jamás' a la Confederación como miembros de pleno derecho. Desde Gira Madrid, su portavoz, Juan Manuel Román, remachó que la Confederación es la que cuenta con 'mayor representación institucional' –tanto en el Congreso como, ahora, en Andalucía– gracias a su alianza con IU, y que no son sólo tres los partidos confederados (la propia Gira Madrid, Els Verds de Valencia y Opció Verda de Catalunya), sino que hay algunos más (como los ecologistas de Galicia) y otros que están ultimando trámites. 

IU dice que la decisión no le afecta en la relación con su aliado 

Equo, en cambio, mostró su amplia satisfacción. 'Es una decisión importantísima que clarifica, y que deja muy claro quién ocupa el espacio verde en España y que no se puede jugar a la ceremonia de la confusión, abarcar espacios que no existen', subrayó López de Uralde a este diario. Un mensaje explícito no sólo para Oms, sino también para Lara e IU, que se aliaron a 'una Confederación que no tiene detrás un movimiento, porque es simplemente una marca sin nada detrás'. El líder de la formación cree que esta 'clarificación' inducida por el PVE 'es muy importante de cara a las próximas elecciones europeas', previstas para 2014. 'Viene a decir que cada mochuelo, a su olivo'.

IU prefiere no inmiscuirse en este paso dado por el PVE. Entiende que 'no afecta' a su relación con la Confederación. 'No tenemos nada que opinar', apostilló Enrique Santiago, secretario federal de Refundación. 

Tras la expulsión de este fin de semana, sólo un partido en España integra temporalmente el PVE, y es ICV. Pero 'después del verano', según los cálculos de López de Uralde, se incorporará Equo, pues tiene todas las bendiciones posibles.

Todavía hay otro tercer protagonista en danza, Los Verdes-Grupo Verde (LV-GV) de Esteban Cabal. Este partido, junto con Gira Madrid-Los Verdes, trabó una coalición con IU en las elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2011. Pero aquella unión a tres bandas se ha resquebrajado ya.

LV-GV dio por rota oficialmente la alianza el pasado 25 de abril. Acusaba a IU de 'no cumplir' los acuerdos suscritos el año pasado. Cabal se queja de que la federación le adeuda 'unos 20.000 euros' y no situó a un miembro de LV-GV como 'asesor del grupo', indicó a Público. La tensión no sólo es política. Los ecologistas promovieron un acto de conciliación al que no acudió el coordinador regional de IU, Gregorio Gordo, así que adelantaron que presentarían demanda en los tribunales.

Pepa Merín, secretaria de Política Municipal de IU-Madrid, comentó en su momento que LV-GV no podía romper la coalición porque esta se sustentaba en tres formaciones, y Gira Madrid no se ha marchado. Merín reconoció 'diferencias políticas serias' con algunos miembros verdes, al tiempo que acusó a Cabal de instalarse 'desde el primer momento' en el 'camino de la ruptura permanente'. Juan Manuel Román, de Gira Madrid, reprochó a este su afición a 'enredar' y en declaraciones a Efe criticó a Juan Carlos Martínez Agüera, de LV-GV y edil de Alcorcón hoy ya expulsado de la coalición, 'por apoyar las políticas del PP', que gobierna la ciudad del sur. 

Más noticias en Política y Sociedad