Público
Público

Pedraz viaja próxima semana a Irak para investigar la muerte de Couso

El fiscal encargado del caso ve "inviable legalmente" el viaje porque las autoridades iraquíes no ha autorizado en su territorio la diligencia de Pedraz

EFE

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz viajará la próxima semana a Irak para investigar in situ la muerte del cámara de Telecinco José Couso, el 8 de abril de 2003 en Bagdad, junto a una comisión judicial que estará integrada, entre otros, por cuatro periodistas que presenciaron su muerte.

Quien no acompañará al titular del Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional será el fiscal encargado del caso, Jesús Alonso, que el pasado lunes comunicó al magistrado su decisión después de que el Ministerio de Justicia advirtiera del elevado riesgo del viaje en cuanto a la seguridad de los miembros de la delegación española.

Para el fiscal, el viaje es "inviable legalmente" ya que, a su juicio, las autoridades iraquíes no han autorizado la ejecución en su territorio de la diligencia acordada por Pedraz de reconocimiento judicial e inspección ocular de los hechos.

Justicia argumentó su advertencia en la falta de un "compromiso de colaboración" por parte de Irak en materia de seguridad y en "la inexistencia de un dispositivo de seguridad suficiente para desplazar por una zona de alto riesgo a tan amplia delegación" por parte de España.

"Si algo ocurre a alguno de los miembros de la delegación por falta de medios, el responsable será el ministro de Justicia"

Sin embargo, para la familia de Couso, el hecho de que el Gobierno y la Fiscalía hayan esperado "al último momento" para informar sobre el viaje de Pedraz -que desde el pasado 14 de septiembre cuenta con la autorización del Consejo General del Poder Judicial para desplazarse hasta Bagdad- responde a un intento de querer "amedrentar" y "confundir" a los ciudadanos.

Esta misma opinión comparten los reporteros Carlos Hernández y Olga Rodríguez, que junto a Jon Sistiaga y Jesús Quiñonero, son los cuatro periodistas que presenciaron la muerte de Couso y que acompañarán, en calidad de testigos, al juez de la Audiencia Nacional a Irak, una vez que han obtenido el visado necesario.

"Si algo ocurre a alguno de los miembros de la delegación por falta de medios, por falta de dispositivo de seguridad, el responsable de lo que allí ocurra será el ministro de Justicia y no el juez, como han intentado trasladar de forma perversa", manifestó Hernández la semana pasada.

Aparte de Pedraz, que tras la advertencia de Justicia informó a todos los miembros de la comisión de que su presencia en Bagdad es "totalmente voluntaria", integran la delegación su secretaria judicial, un funcionario de su Juzgado, los cuatro testigos y tres abogados de las partes, aunque el pasado viernes no disponían aún del visado o la autorización diplomática necesaria para viajar.

Los testigos consideran que con la inspección ocular el juez "podrá acumular herramientas" que muestren "la insostenible tesis" de que los militares norteamericanos que se encontraban en el tanque que disparó contra el Hotel Palestina no supieran que atacaban a un edificio en el que trabajaban 200 periodistas.

Asimismo, afirman que podrán enseñar a Pedraz cómo los militares podían leer "claramente" y con "unos simples prismáticos", el nombre del hotel, además de indicarle la situación de las tres sedes periodísticas independientes "que fueron atacadas por fuego estadounidense" ese mismo día, en el plazo de tres horas, con el resultado de tres informadores muertos y varios heridos.

Desde que en octubre de 2005 Pedraz asumió la investigación de la muerte de Couso, el magistrado ha ordenado hasta tres veces la busca y captura de los tres militares estadounidenses imputados en la causa.

Más noticias de Política y Sociedad