Público
Público

"Lo tengo pensado pero no se lo he dicho ni a ellos"

La tardanza de Rajoy en dar los nombresde sus portavoces desata todo tipo de especulaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mariano Rajoy volvió a ponerse al frente de la labor de la oposición visitando Calahorra (La Rioja), donde recorrió la zona afectada por el último atentado de ETA. El líder del PP afirmó que ya tiene elegidos los nombres de los portavoces parlamentarios del Congreso y del Senado. Pero también desveló que los propios interesados no lo saben aún: 'Sí lo tengo pensado pero no se lo he dicho a nadie, ni siquiera a ellos'. Rajoy no piensa anunciar sus nombres hasta el próximo lunes en la Junta Directiva Nacional.

Para sortear el asunto, Rajoy dijo que no era un tema que interesara a los españoles: 'Lo que más les importa no es quien forme parte de la Mesa del Congreso, sino los precios, la situación económica de las familias...' Pero como no convenció a nadie tuvo que terminar por reconocer que lo hacía 'por respeto' a sus compañeros y porque realmente no le parecía 'serio estar contando por ahí cuáles son las propuestas que voy a hacer', según informa Europa Press.

Debería saber que su partido está más desconcertado por no saber a estas alturas quiénes son los elegidos, por ver a Zaplana al frente de las negociaciones con el PSOE, que les corroe la impaciencia por determinar qué estilo de oposición van a realizar... Mientras Rajoy se mantiene hermético, en el PP se desatan las especulaciones y el abánico de nombres crece sin parar.

Quinielas

Así para el Congreso, muchos creen que pondrá al frente a Juan Costa, mientras que otros apuestan por Soraya Saénz de Santamaría o Esteban González Pons. Pero en el repertorio también se han colado Manuel Pizarro, Ignacio Astarloa, Gabriel Elorriaga o José María Michavila. El cartel de 'Se busca' reza: perfil moderado, peso político, influencia y que sea un nexo entre el partido y el Grupo para que no se reproduzca la brecha de la legislatura pasada.

Y aunque en el Senado todos apuntaban desde un comienzo hacia Pío García-Escudero porque él ha expresado en muchas ocasiones lo a gusto que allí se encuentra, ahora dudan. También estaba cómodo en la concejalía de Urbanismo y en el 2004 lo dejó todo porque se lo pidió Rajoy. Con los días, en el PP no descartan que al final se convierta en secretario general y en su lugar pongan a Javier Arenas y a María Dolores de Cospedal.

Hay quinielas descabelladas y otras con sentido pero hasta el 31 de marzo nadie las tiene todas consigo. Por eso, al igual que muchos dirigentes llevaban el móvil en la mano en el XV Congreso esperando una llamada que les cambiara la vida, ahora todos están preocupados por su futuro.

Los que no se juegan nada también porque, conociendo a Rajoy y su estilo de renovación por adición, no están convencidos de que se vaya a dar una revolución. Un dirigente cosnervado comentaba a Público que 'haga lo que haga defraudará expectativas. El problema es que todos llevamos un seleccionador nacional dentro y cada uno ha ideado su propio equipo que, claro, no coincidirá'.